ECONOMíA › ABANDONA EL MERCADO MINORISTA DE BRASIL Y ARGENTINA

El Citibank emprende la retirada

El Citibank planea vender sus activos en Argentina y Brasil. La entidad de capitales estadounidenses que ocupa un rol protagónico en la historia económica del país pretende desprenderse del negocio minorista. Los negocios del banco crecieron exponencialmente desde 1976 cuando se consagró el modelo de valorización financiera y hoy se ubica entre las quince entidades más grandes.

A pesar del proceso de liberalización y desregulación iniciado por el gobierno de Mauricio Macri, la decisión todavía no confirmada del holding se enmarca en un proceso global. La novedad fue informada por la agenda de noticias Bloomberg. La minimización de su presencia en el exterior como banco con atención al público general comenzó en 2014. Ese año se fue de once países entre los que figuran Japón, Perú y Costa Rica.

La sucursal argentina fue la primera que abrió el banco en su historia fuera de los Estados Unidos en 1914. Hoy la filial argentina tiene 2700 trabajadores y 71 sucursales en 25 ciudades. Durante la década de los noventa, el banco tuvo un lugar privilegiado en el proceso de privatizaciones. De manera directa y a través del holding CEI que encabezaba los banqueros Ricardo Handley y Raul Moneta, el Citibank se apropió de una cantidad significativa de empresas y negocios en los sectores de celulosa, papel, acero, frigoríficos, telecomunicaciones, electricidad, petróleo, gas, turismo. Tuvo su propia AFJP, Siembra, que fue denunciada y sentenciada por malversar los fondos de los jubilados. Como reveló Página/12 el Citibank estuvo involucrado en casos de sobornos, evasión, vaciamiento de empresas y bancos, fuga de dinero ilegal, tráfico de influencias entre otras modalidades violatorias de la ley.

A pesar de la notoriedad de la decisión, la salida del banco responde a una estrategia global de reducción de su presencia a nivel global. El Citibank viene retirándose de la operatoria minorista alrededor del mundo desde 2014. Depende de cada país, pero el banco ha mantenido en muchos lugares su operatoria corporativa: comercio exterior, colocación de bonos y grandes empresas.

El año pasado el Citibank fue sancionado por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. El entonces ministro de Economía Axel Kicillof lo lo acusó de firmar “con los fondos buitre un acuerdo violatorio de las leyes argentinas”. Ese convenio habilitó a la entidad a cumplir con sus obligaciones en el pago de bonos. A cambio, el banco renunció a apelar las mismas decisiones del juez Griesa que cuestionó con dureza durante meses en tándem con los abogados del país. Por ese acuerdo el CEO del banco en Argentina, Gabriel Juan Ribisich, fue inhabilitado por el Banco Central “para desempeñarse como representante legal y máximo responsable de la sucursal del Citibank NA” ante la autoridad monetaria.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.