ECONOMíA › PERSISTEN LAS DUDAS EN EL GOBIERNO SOBRE EL BLANQUEO

“No tanto como ellos quieren”

El ex presidente del Banco Central Mario Blejer advirtió que el resultado del blanqueo puede ser importante, pero “no tanto como el gobierno quiere”. En el gobierno debaten de qué forma alentar una mayor atracción hacia la exteriorización de capitales. La dificultad mayor, en estas horas, se está presentando en cierta resistencia que ofrecen los bancos a tramitar pedidos de normalización de activos a personas o empresas que no son clientes, por el desconocimiento del origen de los fondos. El ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, y el secretario de Finanzas, Luis Caputo, tuvieron contacto con los responsables de las entidades financieras en las últimas semanas para solicitarles que faciliten el ingreso al blanqueo de los interesados. También hubo reuniones, con el mismo propósito, de las autoridades de la UIF encabezadas por Mariano Federici, con asociaciones de entidades bancarias. Esta semana, Federici negó en forma tajante la posibilidad de una prórroga en el vencimiento del blanqueo.

El gobierno juega una carta fuerte a obtener una recaudación importante por el blanqueo –son los recursos con los que se atenderá la recomposición de haberes por diferencias de jubilaciones de años anteriores–, una exteriorización significativa de capitales no declarados y, al menos, la repatriación de una porción de los activos financieros que se declaren en el exterior. Sin embargo, en el transcurso de las primeras semanas del régimen los resultados han sido muy pálidos.

Blejer consideró ayer, en una entrevista, que juegan a favor del blanqueo que “está muy difícil exponer dinero en el extranjero”, por los acuerdos internacionales de intercambio de información fiscal. Sin embargo, para evaluar los resultados recomendó “esperar a ver qué pasa”. Consideró posible que el monto que se exteriorice sea “una cantidad bastante importante, pero no sé si tanto como el Gobierno quiere”.

El principal conflicto que enfrenta a los bancos con la tramitación del blanqueo es la responsabilidad que les cabe si la operación que faciliten es investigada como lavado de activos de origen ilícito. La única garantía que tienen para sí los bancos es conocer el origen de los fondos. Por eso es que muchas entidades se niegan a tramitar solicitudes de personas o empresas que no son clientes de la entidad, de la cual no tienen un real conocimiento de sus actividades y movimientos. Un dinero que tiene un origen lícito en el país pero luego fue fugado por mecanismos no declarados, no presentaría inconveniente para las instituciones que intervengan en su blanqueo. En cambio, si se trata de capitales cuyo origen se desconoce o no puede ser demostrado –por ejemplo, operaciones en negro en cualquier rubro–, la situación puede tornarse más complicada, advierten los especialistas.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.