ECONOMíA › POR DECRETO, EL GOBIERNO DESPLAZO A UN DIRECTOR DEL BANCO CENTRAL CON MANDATO DEL SENADO

Sturzenegger no quiere críticas

El macrismo se deshizo de uno de los directores que provenía del anterior gobierno mediante una controvertida interpretación legal. También venció el mandato de otro director del kirchnerismo. Dos vacantes para la ortodoxia.

 Por Federico Kucher

El Gobierno revocó el mandato del director del Banco Central Juan Cuattromo que estaba vigente hasta 2021. El decreto publicado ayer en el Boletín Oficial con firma de Mauricio Macri y Alfonso Prat Gay retira a un hombre que había ingresado a la autoridad monetaria con acuerdo del Senado en 2015 y era cercano a la gestión del ex ministro de Economía, Axel Kicillof. Otro de los hombres del kirchnerismo, Germán Feldman, también dejará vacante la silla en el directorio de la entidad este mes.

“Lo que hicieron con Cuattromo es una estrategia de Cambiemos para que Sturzenegger se quede al frente del Central hasta 2021, cuando su mandato debería vencerse en 2019”, aseguró a este diario Alejandro Vanoli, ex presidente del organismo. Indicó que, más allá de los manejos que pretenden hacer con el directorio, la gestión no está dando resultado, con la inflación que duplica a la del año pasado, el dólar apreciado y números de la economía real que se desploman mes a mes.

“Téngase por designado al Licenciado Juan Cuattromo como director del Central hasta el 23 de septiembre de 2016”, indicó la normativa de Cambiemos en la que se desplaza al funcionario, pese a que había sido nombrado en octubre pasado por seis años. En el decreto se aclaró que se pone fin al mandato por “razones de ilegitimidad manifiesta”, al asegurar que sólo le correspondían 11 meses de gestión. Esa decisión se debería a que Cuattromo ingresó al Central para reemplazar a Waldo José María Farías, que no llegó a tener la aprobación del Senado. Farías tenía un mandato de 2010 a 2016 y, según el Gobierno, Cuattromo debería cumplir ese período y no comenzar uno nuevo del 2015 al 2021.

La lógica que utiliza Cambiemos para justificar el decreto de remoción es producto de una laguna en las regulaciones del Banco Central y se basa en la interpretación Griffi, aportada por un abogado de la órbita de Prat Gay. Según esta visión, no importa que haya o no aprobación del Senado para los directores del organismo, sino que el período de seis años se debe respetar siempre aunque cambie el funcionario en el medio. Pero no es la única interpretación posible. También puede aplicarse la perspectiva Lamberti, de un ex síndico del organismo, la que menciona que los seis años sólo corren para quiénes hayan tenido acuerdo del Senado. Como Farías no lo tenía, Cuattromo estaba en todo su derecho de comenzar el nuevo período en 2015. Cuando Juan Carlos Fábrega reemplazó en 2013 a Marco Del Pont y obtuvo el visto bueno de los legisladores, hubo consenso de que el mandato duraba hasta 2019 (lógica Lamberti) y no que sólo podía quedarse hasta 2016 (cerrando el período iniciado en 2010, según visión Griffi).

“El Gobierno quiere usar el mismo argumento empleado con Cuattromo para legitimar la idea de que Sturzenegger puede empezar un nuevo período en 2016 y quedarse hasta 2021. Todo hacía suponer hasta ahora que su mandato vencía en 2019, al finalizarse el período iniciado con Fábrega en 2013”, planteó Vanoli. Por el momento no hay noticias de quiénes reemplazarían a los directores del kirchnerismo que dejaron su silla este mes. Algunas versiones indican que la intención de Sturzenegger es tener algo de “oposición” en el directorio y aceptaría la llegada de algún funcionario del Frente Renovador para cubrir una de las vacantes.

“Las maniobras que hacen en el directorio no tapan lo que está pasando en las gestión. La competitividad que iba a traer la devaluación no existió porque se trasladó todo a los precios del mercado interno. Las economías regionales están peor que antes porque no mejoraron la paridad cambiaria real y perdieron otros instrumentos para hacerlas más competitivas como créditos subsidiados, tasas de interés bajas y las tarifas reguladas”, planteó el ex presidente del Central. Resaltó que el panorama parece bastante oscuro para los próximos meses, cuando la puja distributiva tomará nuevamente protagonismo y acelerará el proceso inflacionario. También resaltó que las inversiones no reaccionan, salvo la de algunos sectores concentrados, pero que en mayor parte son importadas. “El campo está invirtiendo en compra de maquinaria agrícola, pero casi todo llega de afuera y por tanto no derrama tanto a la actividad local y el empleo”, mencionó.

Compartir: 

Twitter
 

Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central, acomoda las normas para desplazar a heterodoxos.
Imagen: Bernardino Avila
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.