ECONOMIA › EL GOBIERNO MANTIENE LA PRESION SOBRE LOS EXPORTADORES DE CARNE

Baja la hacienda, pero no la carne

La ministra Felisa Miceli advirtió que la suspensión de exportaciones podría extenderse más allá de 180 días si no bajan los precios al consumidor. Ayer, con escasa entrada, el precio de la hacienda en Liniers bajó otro escalón: 2,7 por ciento.

Pese a una nueva baja del 2 al 3 por ciento en el precio de la hacienda al que se negoció ayer en el Mercado de Liniers, la ministra de Economía advirtió que no está descartada la extensión a un año de la suspensión de las exportaciones de carnes, si no se observa en las carnicerías un correlato de las reducciones registradas en el valor de la hacienda. El eventual endurecimiento de la medida provocó nuevas reacciones de los sectores más enfrentados con el Gobierno por la intervención en el mercado.

Según estimó el vicepresidente de la Asociación de Propietarios Carniceros de la Capital, Alberto Williams, recién a mediados de semana la rebaja del precio de la hacienda llegará a nivel del consumidor, “siempre que los frigoríficos y matarifes trasladen la fuerte caída del viernes”. El empresario minorista estimó que si la entrada de animales se sostiene en el tiempo, “la plaza se va a descomprimir un poco y los precios van a bajar”.

El ingreso a Liniers registró ayer apenas 2699 animales, poco más de la mitad que la cantidad normal para un día lunes. Sin embargo, la reducida presencia de la demanda planchó los precios e incluso provocó la baja de algún escalón adicional.

El índice Novillo cerró 7 centavos por debajo del valor del viernes, a 2,45 pesos por kilo vivo. El precio de las vaquillonas bajó en promedio 3 centavos y las vacas mantuvieron el valor del cierre de la semana anterior. El promedio general, entonces, reflejó una baja del 2,7 por ciento, que se agrega a la disminución del 14,9 por ciento del viernes. El mercado volvió a operar bajo la estricta vigilancia de inspectores de la Comisión de Defensa de la Competencia, que desde el viernes realizan un control de la transparencia y verifican el registro de toda la comercialización.

Al tiempo que ayer se publicaba en el Boletín Oficial la Resolución 114 del Ministerio de Economía, disponiendo la suspensión por 180 días de las exportaciones de carnes –con vigencia a partir de hoy–, empresarios del sector frigorífico analizaban la posibilidad de presentar a las autoridades esta semana una propuesta de autorregulación del mercado, que posibilitaría reducir el precio de algunos cortes de consumo masivo. De esa forma, esperan convencer a las autoridades de que dejen de lado las medidas de restricción a las ventas externas. Las medidas dispuestas por el Gobierno sobre el fin de la semana anterior también incluyen la elevación en 10 puntos (del 5 al 15 por ciento) de las retenciones a las exportaciones de los cortes bovinos con hueso, carnes procesadas, termoprocesadas y conservas.

Ayer, mientras en algunos establecimientos ya había inquietud por las amenazas de despidos y suspensión del pago de sueldos –el frigorífico Subpga, de Berazategui, estaba tomado por su personal–, el Ministerio de Trabajo reiteró el compromiso del gobierno nacional de “adoptar las medidas que sean necesarias para que no se afecten las condiciones laborales de los trabajadores del sector”.

El titular de la Federación Agregia, Eduardo Buzzi, pareció en cambio más proclive a aceptar la medida al manifestar que “primero está el bienestar general”. No obstante, pidió la instrumentación de “una política de concertación” y estimó que en un par de semanas se debería convocar a la Mesa de Ganados y Carnes y establecer, en ese ámbito, “cuánto exportar y cuánto se necesita para el mercado interno”.

“Si la baja de la carne no se consolida, podría prorrogarse por otros 180 días la suspensión de las exportaciones”, manifestó ayer la ministra Felisa Miceli. De esta forma, el Ministerio de Economía intentó demostrar firmeza ante las versiones que anticipaban un ablandamiento de la medida en el marco de una eventual negociación con el sector exportador. El comportamiento de los precios en el Mercado de Liniers en el día de ayer fue tomado por cautela tanto por el Gobierno como por los analistas. Tras el importante volumen de hacienda negociado el viernes –casi 25 mil animales–, era lógico esperar una menor afluencia de compradores, ya que frigoríficos y matarifes habrían quedado plenamente abastecidos por unos días. “Muchos tienen sus cámaras frigoríficas y corrales completos”, comentó un operador ayer en el mercado de hacienda.

Compartir: 

Twitter
 

Miceli desmintió los rumores sobre un eventual acuerdo para levantar la restricción a exportaciones.
SUBNOTAS
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.