EL MUNDO › ANTICIPAN UNA COMODA REELECCION DE URIBE EN MAYO

La mano dura arrasó Colombia

Las siete agrupaciones que apoyan al presidente antiguerrilla Alvaro Uribe se alzaron el domingo con el 70 por ciento del Congreso, anticipando una reelección fácil el próximo 28 de mayo.

 Por Pilar Lozano *
Desde Bogotá

El bloque de partidos que respaldan al presidente Alvaro Uribe arrasó en las elecciones parlamentarias de Colombia celebradas el domingo. Las siete agrupaciones uribistas, con casi todos los votos escrutados, han logrado en torno de 60 de los 102 escaños en juego en el Senado y 90 de los 166 en la Cámara de Representantes (Diputados). Este triunfo da una gran ventaja al presidente con vistas a su reelección en los comicios del próximo 28 de mayo. También el domingo, y por consulta popular, los liberales y el bloque de izquierda eligieron a sus candidatos para competir con Uribe.

En el último medio siglo, según destaca el diario El Tiempo, Colombia no había tenido un Congreso tan marcadamente presidencialista como el elegido el domingo. Tras conseguir más del 70 por ciento del poder de ambas Cámaras en las urnas, el uribismo ha dado un paso muy significativo con vistas a las presidenciales del 28 de mayo, en las que Alvaro Uribe pretende renovar su mandato. El presidente ya había arrasado en las elecciones anteriores sobre la base de una línea muy dura contra las guerrillas de las FARC y el ELN y los paramilitares de la AUC. De ser un político minoritario, los sucesivos fracasos del gobierno precedente de Andrés Pastrana en contener a la guerrilla, así como una ola de violencia que se acercaba cada vez más a las ciudades, hicieron a Uribe presidente casi de la noche a la mañana. A menos que ocurran hechos imprevistos y excepcionales, todos los expertos creen que las legislativas del pasado domingo auguran la victoria de Uribe. Para ganar las presidenciales en la primera vuelta se necesita la mitad más uno de los votos. Las últimas encuestas muestran que el presidente mantiene una intención del voto del 57 por ciento. Ayer mismo, cuando aún faltaban mesas por escrutar, los críticos del uribismo ya comenzaban a hablar de posibles alianzas para frenar el avance de los partidos afines al presidente.

Es la primera vez que un partido (o grupo de partidos) diferente a los que históricamente han marcado la vida política del país –el liberal y el conservador– no dominan el legislativo. De los dos, el gran derrotado es el Partido Liberal, que quedó relegado a un tercer lugar, con apenas 17 escaños. La otra gran corriente opositora, el izquierdista Polo Democrático Alternativo, creció y es hoy es la quinta fuerza política del país.

“Presidente: misión cumplida”, fue el parte de victoria que Juan Manuel Santos, coordinador del oficialista Partido de la U, dio al presidente Uribe. La U será el grupo con mayor peso en el Senado: 20 escaños. El candidato más votado dentro de este partido fue Germán Vargas, un uribista de “primera línea”.

“Las elecciones reflejan la alta popularidad del presidente. Fueron, además, como un plebiscito de la gestión del gobierno. Pero lo más importante es que fueron una especie de primarias presidenciales”, opina el analista Alfredo Rangel. Para otros expertos, sin embargo, lo que pasó el domingo fue que la publicidad derrotó a las ideas. Hubo derroche de dinero y un verdadero bombardeo de mensajes, por radio y televisión, repletos de lemas con más juego de palabras que de propuestas concretas. El jefe del Partido Liberal, César Gaviria, puso su cargo a disposición del partido. En un discurso con sabor a derrota acusó al narcotráfico y a los paramilitares de haber influido demasiado en los comicios. Entre los candidatos, hubo unos cuantos vinculados a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), los paramilitares. La mayoría quedaron fuera de la arena política. Otros, entre ellos algunos que previamente habían sido expulsados de las listas uribistas, han logrado algún escaño.

El batacazo más duro, no obstante, se lo llevó Convergencia Ciudadana, que quedó relegada a la sexta posición entre las fuerzas políticas del país. Hace poco el presidente Uribe pidió al fiscal que investigara el origen de las ingentes sumas de dinero con las que contó este partido para su campaña. Entre sus siete senadores, hay tres seriamente cuestionados por su cercanía con los paramilitares. Entre los grandes perdedores de estas elecciones están los más exitosos alcaldes que ha tenido Bogotá en los últimos años: Jaime Castro, Antanas Mockus y Enrique Peñalosa. Las nuevas reglas electorales perjudicaron las listas de carácter personalista y favorecieron las configuradas por las alianzas de partidos.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Alvaro Uribe deja su centro de votación bajo fuerte custodia este domingo.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.