SOCIEDAD › FAMILIARES DE PAULINA ACUSAN DE “INACCION” AL GOBIERNO TUCUMANO

El misterio del remisero fantasma

 Por Carlos Rodríguez

“El asesino nos lleva 15 días de ventaja.” El abogado Emilio Mrad, que representa a la familia de Paulina Lebbos, la estudiante de 24 años asesinada en Tucumán luego de estar trece días desaparecida, dijo que la demora en la investigación es atribuible “a la soberbia y a la ineficacia” del ministro de Seguridad Ciudadana de Tucumán, Pablo Baillo. “Le pedimos que solicitara asistencia a otros estados para intervenir teléfonos, dado que la provincia no tiene elementos técnicos que permitan el rastreo de llamados, pero no nos hizo caso porque todo el tiempo estuvo tratando de demonizar e investigar a la víctima, en vez de buscar a los culpables”. En la causa, el principal sospechoso es el remisero que llevó a Paulina en su último viaje, aunque también está en la mira el novio de la joven, César Soto, que ayer no pudo ingresar a la sala donde se hizo el velatorio, dado que el padre de la chica, Alberto Lebbos, le pidió que se retirara.

El abogado Mrad, en diálogo con Página/12, dijo que una de las claves es ubicar al chofer del remise que Paulina y su amiga Virginia Mercado abordaron a las 7 del sábado 26 de febrero, día en el que se produjo la desaparición de la víctima. Un identikit del remisero fue difundido ayer por el padre de Paulina. “En la búsqueda del sospechoso hay una demora imperdonable, porque nosotros tuvimos que pedirle al Registro Nacional de la Propiedad Automotor que trate de ubicar al Fiat Duna bordó. Aportamos las letras de la patente, sin los números, pero era posible ubicarlo poco después de la desaparición de Paulina, si las autoridades provinciales nos hubieran escuchado; no lo hicieron.”

“Con el tiempo transcurrido desde la desaparición, el sospechoso tuvo tiempo para salir caminando del país. Hay que pensar también que un auto se desarma en cinco o seis horas o incluso que puede seguir trabajando como remisero, con otro auto. Todo es posible”, se lamentó Mrad. “El ministro de Seguridad dice que ellos encontraron el cuerpo, pero en realidad lo encontró un chico que iba a caballo. Ellos no hicieron nada, salvo insinuar que la víctima había ido a bailar a un lugar (la zona del ex Abasto) donde según él hay prostitución y circula la droga. No hizo más que tratar de ensuciar a la víctima, que era una persona intachable que estudiaba, trabajaba y vivía con su hija y sus padres.”

El ministro Pablo Baillo, en cambio, consideró que el gobierno “cumplió con su trabajo” al encontrar el cadáver de la joven. “En otros gobiernos, nunca se hubiera sabido qué pasó con ella”, aseguró en alusión a otros tiempos de desapariciones sin esclarecer. El funcionario dijo que ahora queda “un camino más angosto para investigar, ya que pudimos desvirtuar temas de prostitución, de trata de blancas y otros que estuvieron en el tapete”. Baillo hizo consideraciones polémicas, como cuando fustigó a los padres: “¿Por qué dejan que sus hijos se movilicen en remises? ¿Por qué no los buscan ellos, como se hacía antes?”

En Tucumán no hay un registro oficial de remises y eso permite que cualquiera salga a trabajar con su auto, sin tener ningún tipo de habilitación. “Sólo le ponen una cinta, de cualquier color, en la antena de la radio y la gente lo para en la calle, como hicieron las chicas. No es necesario montar una remisería y por ese motivo es difícil ubicar al chofer que las llevó”, insistió Mrad. Hoy, a las 10, familiares y amigos de Paulina realizarán un acto para pedir el esclarecimiento del caso. La marcha comenzará en la Facultad de Comunicación Social, donde estudiaba la víctima, y finalizará en la Plaza Independencia.

Compartir: 

Twitter
 

El cuerpo de Paulina Lebbos, inhumado ayer en Tucumán.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.