ECONOMíA › LA NACIONALIZACION BOLIVIANA, SEGUN “THE ECONOMIST”

Una historia tergiversada

 Por Fernando Krakowiak

El semanario británico The Economist cuestionó ayer la nacionalización de los hidrocarburos anunciada por Bolivia, al destacar que la ruptura de contratos “acarrea costos que los nacionalistas de los recursos de Latinoamérica, y de otras partes, rara vez reconocen”. El presidente boliviano, Evo Morales, ha hecho la apuesta de que las multinacionales “permanecerán en el país como contratistas bajo duras condiciones. Pero aun cuando lo hagan, una nacionalización vuelve más recelosos a los extranjeros a la hora de invertir y encarece el capital no sólo en la industria petrolera sino en el conjunto de la economía”, advirtió el semanario conservador en un editorial donde recordó la historia a medias.

Las compañías estatales “son a veces ineficaces y corren el riesgo de politización, como ha ocurrido con la de Venezuela bajo Chávez”. Desde que el presidente venezolano “provocó una huelga, y despidió a muchos de los huelguistas, hace tres años, la producción ha caído fuertemente”, señaló el semanario. Si bien es cierto que la producción cayó en ese momento, vale aclarar que las huelgas de abril y diciembre de 2002 no fueron provocadas por Chávez sino por la oposición a su gobierno para intentar destituirlo, como de hecho hicieron de manera efímera el 11 de abril de ese año. Ese boicot de los gerentes y capitanes de la flota mercante de la compañía estatal PdVSA llevó al presidente a despedir a 529 empleados en enero de 2003.

“Cuando caiga el precio y los países productores se encuentren con que es demasiado costoso desarrollar sus propios recursos, las empresas extranjeras exigirán mejores condiciones, lanzando así un ciclo destructivo de renegociaciones y abrogaciones”, destacó The Economist, que parece no registrar que las principales y más rentables compañías petroleras del mundo son estatales, tal el caso de Aramco de Arabia Saudita, KPC de Kuwait, NIOC de Irán, Petrobras de Brasil y PdVSA de Venezuela.

“Es ésta la tercera vez que Bolivia ha nacionalizado su industria petrolera, y la segunda que Venezuela exprime a los extranjeros”, escribe el semanario, para luego recordar que, tras nacionalizar el sector en 1975, Venezuela volvió a invitar a los inversores dos décadas después. El dato es cierto, pero también es verdad que la nacionalización venezolana de 1975 y las llevadas adelante por Bolivia en 1936 y 1969 se produjeron por falta de inversiones de los capitales privados. El ex presidente venezolano Carlos Andrés Pérez lo explicó cuando justificó la nacionalización venezolana de 1975, haciendo hincapié en “la explotación irracional, la falta de actividad exploratoria en los últimos años, el enorme desperdicio de gas que se producía, el bajo rendimiento de la refinación y la escasa transferencia de tecnología que llegaba a efectivizarse en beneficio del país”. Una situación similar a la que atraviesa la Argentina en la actualidad.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.