ECONOMíA › ECONOMIA DESCARTO MEDIDAS DRASTICAS PARA FRENAR LOS AUMENTOS

No habrá congelamiento de alquileres

Pocas horas después de que Guillermo Moreno iniciara los contactos con el sector inmobiliario para frenar los aumentos de los alquileres, desde el propio Palacio de Hacienda salieron a desmentir que se busque un congelamiento de precios. O un acuerdo que fije los valores, como se hizo con otros sectores de la economía. El aparente cortocircuito entre funcionarios de Economía deja al descubierto la complejidad para abordar el tema, algo que va más allá de las habituales internas entre la ministra Miceli y el secretario de Comercio Interior.

El descarte del congelamiento es sensato. Si se impusiera una medida de ese tipo, no pasaría mucho hasta que se notara una retracción de la oferta de inmuebles en alquiler. La convocatoria del Gobierno a las partes involucradas y la posterior desmentida sobre el control de precios dan idea del problema estructural en que se convirtieron los valores de los alquileres.

La devaluación y el posterior boom de los precios de las viviendas desembocó en un exceso de demanda para la renta. La gente que antes sacaba un crédito hipotecario, ahora se ve impedida porque no alcanza a cubrir la relación cuota-ingreso exigida por los bancos. Y salió masivamente a alquilar. Está claro que si bien los alquileres subieron, no lo hicieron en la misma magnitud que las viviendas.

La desmentida de funcionarios del entorno de Miceli sobre un posible congelamiento también tiene como objetivo evitar un impacto negativo sobre la actividad de la construcción, uno de los motores del ciclo económico. Si los inversores se retraen del mercado porque conjeturan una pérdida de rentabilidad en el negocio inmobiliario, habrá menos construcciones. Algo que el Gobierno desea evitar.

La solución a la cuestión parece difícil de encontrar para el corto plazo. España tomó medidas de fondo, con un Estado activo en el mercado de los alquileres, pero es un proceso que lleva tiempo. Lo mismo que si se busca la manera de que los bancos incrementen sustancialmente sus stocks de préstamos para la vivienda.

Mientras tanto, Moreno continuará con sus reuniones con los actores. Hoy será el turno de las inmobiliarias. El problema que tendrá el funcionario, sostenían desde el entorno de Miceli, es que los propietarios carecen de un nucleamiento que los represente. O al menos uno que sea creíble para sellar un pacto posible hacia adelante.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.