ECONOMíA › LA ESCASEZ DE OFERTA ELECTRICA YA PREOCUPA A LAS PROVINCIAS

Buscan salidas para evitar los cortes

El desajuste entre el aumento de la demanda y el estancamiento de la oferta eléctrica provoca riesgos de desabastecimiento en varias provincias. Encuentros entre gobernadores para buscar una solución. Alperovich argumentó a favor de un aumento de tarifas.

 Por Cledis Candelaresi

Mientras la generación de energía eléctrica se mantuvo inalterable, en el último año la demanda aumentó casi un 7 por ciento promedio en todo el país, básicamente motorizada por la industria. Esta brecha entre oferta y consumo, cuantificada por el informe periódico de la Asociación de Distribuidoras (Adeera), da el marco estadístico a una crisis que en el interior intentan paliar con diferentes medidas, incluido el aumento de tarifas que el gobernador José Alperovich proclamó como imprescindible para el servicio de distribución de Tucumán.

Al menos con la retórica, la administración nacional sigue negando el riesgo de colapso que los funcionarios provinciales sí reconocen explícitamente. Misiones admitió ayer que se dispone a importar energía desde Paraguay para paliar un déficit de entre 80 y 90 megawatts previstos para este verano, básicamente por la demanda de aserraderos y productoras de celulosa. Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos programan un cónclave para coordinar políticas de restricción, que podrían incluir el cambio de uso horario. Catamarca se dispone a declarar la emergencia energética y prevé la compra de nuevos generadores para superar un faltante de entre el 15 y 20 por ciento en el abastecimiento eléctrico.

Esta búsqueda ansiosa de alguna solución para enfrentar los previsibles picos de demanda estival tienen un fundamento en el último informe de Adeera, que agrupa a 41 distribuidoras de todo el país. Según el reporte de agosto, la demanda nacional creció el 6,96 por ciento promedio, valor que trepa al 11,53 por ciento para la industria. Observado por provincias, el consumo tuvo registros extraordinarios en Jujuy (18,43 por ciento), del 16,98 en Santiago del Estero y del 11,53 en Misiones.

No hubo inversiones suficientes ni en generación ni en distribución para acompañar el aumento de la demanda, en gran medida estimulada por la bonanza industrial. Sobre este planteo, Alperovich sugirió como solución un ajuste de tarifa para Edet, la distribuidora tucumana, que se dispondrá con el aval de la Legislatura. “Quiero ser sincero con la gente: el valor de la energía hace mucho que no sube y si no hacemos esto, la compañía no podrá concretar las inversiones que todos estamos necesitando.”

El argumento del mandatario K es el mismo que utilizan las distribuidoras reguladas por la Nación (Edenor, Edesur y Edelap), a las que se les autorizó un reajuste para usuarios comerciales e industriales en la renegociación contractual, finalmente suspendido por la renuencia del poder central a admitir movimientos en estas tarifas. Estas privatizadas, que ante el congelamiento de precios limitaron la inversión al mantenimiento básico, siguen apostando a que, luego de la suba en pasajes aéreos y subsidios a colectivos, llegará su turno de recomponer ingresos. Algo que difícilmente puedan seguir haciendo por la vía de aumentar sus ventas, ya que casi no queda energía disponible en el sistema.

Compartir: 

Twitter
 

El faltante de oferta energética para el verano ya pone en alerta a muchas provincias.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.