ECONOMíA › EL GOBIERNO PRESENTO EL PROYECTO DE PRESUPUESTO PARA 2007

Metas que se alcanzan con inercia

La economía debería dar un vuelco para que el crecimiento sea tan poco y la recaudación tan escasa el próximo año. Miceli imitó a Lavagna en la fórmula conservadora de elaboración del Presupuesto. Se prevé una expansión de 4 puntos y una inflación de entre 7 y 11.

El Poder Ejecutivo elevó ayer al Congreso el Presupuesto para 2007, aunque la presentación formal quedó postergada para el próximo martes 26, cuando la ministra de Economía, Felisa Miceli, regrese de su viaje por Singapur y Estados Unidos. Tal como se había adelantado a comienzos de semana, el Gobierno prevé un crecimiento de 4 por ciento, una inflación de entre 7 y 11, un superávit primario de 3,1 por ciento del PIB y “un comportamiento levemente creciente del tipo de cambio nominal”. El gasto ascenderá a 121.303 millones de pesos, 14,7 por ciento más que este año, debido al fuerte incrementó de 29,3 por ciento en las prestaciones de la Seguridad Social, las cuales incluyen los aumentos en las jubilaciones y pensiones de este año y del próximo. Desde el Ministerio de Economía también se encargaron de resaltar la suba de 1569,1 millones de pesos en los recursos destinados a educación, ciencia y tecnología.

El texto presentado en la Cámara de Diputados incluyó el articulado con las estimaciones generales presupuestarias, mientras que las planillas anexas, con el detalle de los recursos que contará cada organismo público, recién será enviado al Parlamento dentro de dos semanas.

El crecimiento que proyecta el Gobierno para la actividad económica del año próximo se encuentra por debajo de todos los pronósticos formulados por las consultoras privadas que estiman un piso de 6 por ciento del PIB. No obstante, los cálculos oficiales se encuentran en sintonía con la estrategia conservadora iniciada por el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, hace ya cuatro años, con la presentación del Presupuesto 2003.

Lavagna todos los años envió al Congreso cifras sumamente cautelosas y lo justificaba al afirmar que “es preferible distribuir excesos a correr desde atrás por la sobreestimación de partidas y financiarlas con emisión espuria, como en los ’80, o con sobreendeudamiento, como en los ’90”. La oposición, en cambio, siempre ha criticado esa política porque afirma que es una estrategia elaborada para dejar al Congreso al margen de la discusión sobre la asignación de los recursos sobrantes, ya que es el Ejecutivo quien luego termina decidiendo sobre montos millonarios extra sin ningún tipo de condicionamiento parlamentario.

De los gastos totales, el 87,6 por ciento se prevé destinarlos a gastos corrientes (17,8 por ciento más que este año) y el 12,4 por ciento a gastos de capital (-3,4 por ciento). Esta última y leve reducción se debe a la baja de los aportes de capital destinados a las instituciones públicas financieras y a las empresas públicas.

Dentro de los gastos corrientes, se destaca la suba en la partida de Seguridad Social que pasará de 30.924 a 39.996 millones de pesos (29,3 por ciento). El incremento se explica por el efecto anualizado del aumento de las jubilaciones y pensiones mínimas a 470 pesos y el establecimiento de una movilidad de 11 por ciento al resto de los beneficiarios a partir de junio de este año. Asimismo, se incluye la anunciada movilidad de 13 por ciento que regirá a partir de enero de 2007.

Los gastos de consumo también suben (12,1 por ciento) a raíz del aumento salarial otorgado a los estatales. El conjunto de las remuneraciones representan el 67,5 por ciento de ese rubro y el 10,9 por ciento del gasto total. Al pago de intereses de la deuda pública se destinarán 13.900 millones, 2 por ciento del PIB y 11,5 por ciento más que este año.

Para financiar el gasto, se proyecta un incremento de 14,5 por ciento de los ingresos totales que llegarán a 128.473 millones de pesos, dentro de los cuales se contempla fundamentalmente los ingresos corrientes (tributarios y contribuciones a la seguridad social) que subirán 14,7. La diferencia entre ingresos y gastos, incluyendo el pago de los compromisos al exterior será superavitario en 7134 millones de pesos. En lo que hace al resultado primario, sin contar los pagos al exterior, el superávit que se calcula es de 21.821 millones de pesos, lo que equivale al 3,1 por ciento del PIB, estimado en 694.195 millones de pesos. La cifra es levemente inferior al superávit de este año que había sido previsto en 3,2 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

Julio De Vido consiguió un aumento en las partidas para obras públicas en el Presupuesto 2007.
SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.