ECONOMíA › FELISA MICELI PRESENTO EN DIPUTADOS EL PROYECTO DE PRESUPUESTO 2007

Con los vicios y virtudes de años anteriores

Suben las partidas para Educación, jubilaciones, desarrollo social y obra pública. Incluso la ministra señaló que los excedentes que surjan se destinarán a esos rubros. A la vez, el Presupuesto subestima el crecimiento, lo que genera una fuerte distorsión en los recursos y erogaciones.

 Por Miguel Jorquera

La exposición de la ministra de Economía ante la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados fue abierta, pero del mismo modo que los varios ministros de economía que la antecedieron en los últimos diez años, no aceptó preguntas de los legisladores ni de la prensa. Durante 45 minutos Felisa Miceli defendió el modelo económico asentado en el “mantenimiento” del tipo de cambio competitivo y los superávit fiscal y comercial para acumular reservas, además de destacar el aumento presupuestario de las partidas a educación, jubilaciones, desarrollo social y obra pública. La ministra justificó la subestimación de un crecimiento del 4 por ciento para todo 2007 en la “responsabilidad de no crear falsas expectativas y compromisos”. De todos modos, aclaró que los “excedentes” que se produzcan se destinarán a “gasto previsional, educación y salarios en la administración pública”. Para la oposición, así el Gobierno manejará “discrecionalmente”, por lo menos, un monto de 8000 millones de pesos sin control parlamentario.

A las 10.25, casi media hora después de lo previsto, la ministra ingresó en la Sala de Conferencias del Congreso acompañada del presidente de la Cámara de Diputados, Alberto Balestrini. Junto a ellos se sentaron los miembros de la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja, su presidente Carlos Snopek, Patricia Vaca Narvaja y el jefe de la bancada oficialista Agustín Rossi. Un funcionario del ministerio apoyó sobre la mesa dos pilas de carpetas con todo el Presupuesto. Era la presentación formal de la ley de leyes. Ayudada por el Power Point, Miceli se dedicó en la primera parte de su alocución a defender “el modelo” económico y los pilares en que se apoya: “el mantenimiento de un tipo de cambio competitivo y flexible”; “el mantenimiento del superávit fiscal” y “un sector externo superavitario”. Todo acompañado por la “acumulación de las reservas internacionales” en divisas de “libre disponibilidad” como “autoaseguro” del autónomo desenvolvimiento económico de la política oficial.

En este contexto, según Miceli, la “evolución del modelo” hizo que el PIB creciera un “43 por ciento desde la larga recesión del ’98 y mantuvo un crecimiento permanente desde 2002”; un “autofinanciamiento de las inversiones en base al ahorro y sin recurrir al endeudamiento externo”; “el crecimiento industrial y de las exportaciones de manufacturas con mayor valor agregado”. Todo esto acompañado por un cuadro que mostraba su evolución tras las crisis post ’85, de la hiperinflación, del tequila y de la salida de la convertibilidad.

Pero la ministra le dedicó un espacio a la “cuestión social”. Habló del crecimiento de la tasa de empleo como contrapartida de la reducción del desempleo “que pronto se ubicará en un dígito”; y la distribución del ingreso calculado por el índice Gini, que mostraba en la pantalla la tabla ministerial que le adjudica un crecimiento per cápita familiar en las zonas urbanas. “Es la primera vez en la historia, desde mediados de los ’70, que disminuyen el desempleo, la pobreza y la indigencia. Desde entonces, siempre las políticas económicas empeoraron los índices sociales”, disparó Miceli, quizás en busca de una respuesta de aprobación que no llegó desde la platea.

El único aplauso, surgido del sector oficialista, llegó cuando Miceli puso énfasis en que una de las partidas que aumentará en 2007 será para el sector previsional, para cumplir con el aumento de las jubilaciones ordenada por la Corte Suprema. Sin embargo, a la hora de enumerar los incrementos de partidas, la ministra privilegió ordenarlas de esta manera: “Educación, ciencia y tecnología” para cumplir con la ley de financiamiento educativo; las jubilaciones; en desarrollo social “para aquellos sectores que están en situación de indigencia y pobreza”; y el “incremento en la obra pública”.

En este último punto, la ministra defendió la “injerencia del Estado, no sólo en su rol de regulador, sino en el impulso de políticas públicas”. Habrá un aumento del 50 por ciento del presupuesto del Ministerio de Planificación: Julio De Vido será el ministro que manejará mayor cantidad de recursos. En ese rubro se incluyó un incremento del 39 por ciento en los subsidios para empresas energéticas, ferroviarias y de transporte terrestre. Tampoco pasó por alto el aumento de la partida (un 11,5 por ciento más que en 2006) destinada al pago de deuda, que adjudicó al “aumento de la tasa de interés en dólares” para los créditos internacionales y de la aplicación del índice CER en los vencimientos contraídos en pesos. En esos pagos se irán unos 13.900 millones de pesos.

El jefe de la bancada oficialista en diputados, Agustín Rossi, afirmó que el tratamiento del Presupuesto llegará al recinto “antes que termine el período ordinario de sesiones”. Eso será a fines de noviembre.

Compartir: 

Twitter
 

Felisa Miceli, ministra de Economía, sonriente mirando los varios tomos del Presupuesto 2007.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.