EL PAíS › FUERTE GESTO DE KIRCHNER EN APOYO A CARLOS ROVIRA

“Dios no tiene partido”

 Por Diego Schurman

El apoyo de Néstor Kirchner a la reelección indefinida de Carlos Rovira excedió la foto y la entrega de dinero fresco para obra pública. A cuello de camisa, propio de los mitines de campaña, el Presidente bancó explícitamente ayer al gobernador de Misiones y atacó con dureza a sus principales detractores. “Siempre me dijeron que Dios es de todos, que Dios no tiene partido”, fue la frase dedicada al obispo Joaquín Piña, principal referente de la oposición local a la reforma.

El acto que reunió a Kirchner con Rovira tuvo un marcado sesgo proselitista y convocó a una multitud en la Costanera de Posadas. En un muy optimista cálculo a ojo, los hombres del Presidente hablaron de una concurrencia de 100 mil personas. “Son como ocho cuadras de gente”, calcularon la muchedumbre que, sobre la calle Polonia, levantó letreros con consignas para el 2007.

Afónico, con modismos raramente utilizados en el mundillo político, como aquellas alusiones al “amor”, Kirchner fue descontracturando un acto que prometía oficiar de respaldo más simbólico que contundente a la re–reelección de Rovira. “Nadie se quiere apropiar de la instituciones, menos quien se presenta permanentemente a elecciones”, dijo sobre el gobernador.

Kirchner ensalzó a Rovira por haberlo bancado en 2003, cuando el proyecto presidencial del kirchnerismo aún era una quimera. “Ha demostrado ser eficiente y leal”, dijo. En contraste, se refirió al ex gobernador Ramón Puerta como un hombre sin agallas, que no se animó a tomar las riendas del país durante la crisis de 2001 y cuyo pasado estuvo emparentado con el menemismo. Lo dijo así: “No tuvo el valor de asumir la conducción de la Patria cuando la Patria estallaba. Lo habíamos puesto como presidente del Senado, pero cuando llegó la hora de poner el cuerpo, achicó. Además, apoyó a quien no quiero nombrar (por Menem)”.

Amén de su pasado reciente, el Puerta de tiempo presente es quien no reniega de sus vínculos con Mauricio Macri ni de su intento de armar un espacio político con el líder del PRO, el duhaldismo y también Roberto Lavagna. En la pulseada electoral, todos contrincantes de la Casa Rosada.

Ni lerdo ni perezoso, el diputado Francisco De Narváez, integrante del grupo El General –que sponsorea la candidatura de Lavagna–, salió a defender a Puerta cuestionando a Kirchner. “¿Por qué va a Misiones a respaldar a Rovira? Precisamente porque construye el consenso de que la gestión de la billetera puede modificar el espíritu y la letra de la Constitución, y así no se construye un país”, dijo anoche.

El respaldo de Kirchner a la reforma constitucional para permitir la reelección indefinida del gobernador quedó plasmado al cuestionar con dureza a Piña, el mayor crítico del proyecto. “Quiero que me escuchen bien. Soy criado en la educación católica (...) por eso queridos misioneros, en la lucha de ideas nuestro Señor está por encima de cualquier circunstancia”, dijo sobre el obispo de Puerto Iguazú. Piña encabeza la lista del Frente Unidos por la Dignidad, que en las convencionales constituyentes del 29 de octubre intentará evitar la reforma de la Constitución que propone el Frente Renovador de Rovira.

Kirchner llegó a Misiones acompañado por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y los ministros de Interior, Aníbal Fernández, y de Planificación, Julio De Vido. Este último habló de una inversión de 1950 millones de pesos para obras de infraestructura, viviendas y escuelas. De Vido también fue testigo del petitorio que los productores de té le entregaron al Presidente en el aeropuerto de Misiones, poco antes de su traslado a la Costanera. Los “tealeros” quieren fijar en 30 centavos el precio mínimo de la hoja.

Este sector hace tres semanas que mantiene un plan de lucha, con cortes y piquetes en las rutas 14 y 12. A ellos pareció referirse Kirchner, poco después, cuando dijo que estaba dispuesto a “colaborar con los productores y los trabajadores” y que los esperaba para tomar un café en la Casa Rosada. Al cierre hizo alusión a la desaparición de Jorge Julio López, testigo clave durante el juicio al represor Miguel Etchecolatz (ver página 3).

Compartir: 

Twitter
 

Apenas llegó a Misiones, el Presidente abrazó a Rovira.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.