EL MUNDO › ANTONIO GONZALEZ, EXPERTO ELECTORAL DE EE.UU.

“El voto latino es decisivo”

 Por Mercedes López San Miguel

A seis semanas de las legislativas en Estados Unidos, el partido voto latino podría hacer que el Partido Republicano pierda el control de la Cámara de Representantes. “El voto latino es importante en el ámbito nacional y jugará un papel decisivo en la Cámara baja, donde se vota por distrito”, dijo a Página/12 en videoconferencia desde Estados Unidos, el experto en voto latino Antonio González.

La guerra inacabada en Irak, la negligencia pre-durante la catástrofe del huracán Katrina, las falsas promesas sobre la mejora en la calidad de vida (servicio de salud, pensiones) son los motivos de la baja de aprobación de George W. Bush, que tendría un correlato en la decisión del electorado en los comicios de mitad de período. La comunidad latina, de 43 millones de habitantes y el segundo grupo racial en la nación, “se siente traicionada por Bush, que incumplió sus promesas de profundas reformas”, aseveró González, quien preside el Proyecto de Registro del Votante del Suroeste, en una videoconferencia desde la Embajada de Estados Unidos.

En los catorce estados que tienen gran parte de población latina, sobre un total de 50, el voto hispano es tradicionalmente favorable a los demócratas. Pero en las elecciones de 2004, la minoría más grande del país inclinó su balanza en favor de los republicanos, por valores morales y familiares como es la oposición al aborto. Según González, hubo falsas encuestas que salieron al día siguiente de los comicios. “Muchos de los medios dijeron que el voto latino se partió, mitad demócrata mitad republicano, pero esto no fue así. Bush no ganó lo que pretendía ganar del voto hispano. Fue de dos a uno en favor de los demócratas.”

Ahora todas las encuestas están de acuerdo en que Bush y su partido han perdido bastante del electorado latino. Hoy se llevan el 20 por ciento de aprobación entre los votantes latinos. González señala los motivos: “la guerra en Irak, las preocupaciones económicas para los sectores bajos y clase media que contienen gran parte de los votantes latinos. El precio del combustible, por ejemplo”.

La comunidad latina es el grupo más pobre de las etnias grandes (europea, africana, asiática); tiene menos alcance en educación, acceso a salud y vivienda. Por el crecimiento demográfico y por la movilización social ha crecido como fuerza electoral, en un tiempo más rápido que las otras, calculado en empadronamiento y registro. En 1994 había dos millones de electores latinos, ahora son 10 millones. Los funcionarios electos aumentaron de mil a seis mil en la actualidad. “El voto latino está fuerte en zonas como el sur y el este de Texas, el sur de Florida, el norte de Nueva México y el norte de California”, explica González.

Si bien la comunidad es en gran medida mexicana, se ha ido diversificando y según el último censo nacional, el flujo de inmigrantes también proviene de Sudamérica. Dos tercios de la población latina son de descendencia mexicana. El otro tercio está cambiando: antes se componía de cubano y puertorriqueños, pero ahora lo conforman argentinos, venezolanos, brasileños, colombianos y sobre todo centroamericanos. La comunidad argentina es pequeña, de medio millón de personas, y está ubicada sobre todo en la parte este del país. Menos de 50.000 son ciudadanos norteamericanos, por lo que es bajo el nivel de participación electoral. Los inmigrantes mexicanos provienen del centro y el sur de México. Para todos, la lucha por la legalización es un tema clave.

Pero la política de la Casa Blanca no mira con particular interés la región, con la excepción de Cuba y Venezuela. “Excepto el sector cubano de Miami, tres cuartos de los latinos dicen que desean normalizar relaciones con Cuba. El sector exiliado de Miami junto con sectores de la ultraderecha hacen que no se avance en ese sentido”, señaló el analista. El Congreso es clave para la normalización de relaciones con Cuba, ya que aprobó las leyes que impusieron el bloqueo, pero tiene mayoría republicana y no se avizoran cambios de rumbo.

Por otra parte, el polémico proyecto de construir un muro en 1200 kilómetros de la frontera con México divide al Congreso estadounidense, donde varios senadores exigieron ayer que la medida sea acompañada por una solución para regularizar a los sin documento. Tras reconocer a principios de mes el fracaso de una profunda reforma migratoria –que se esperaba aprobar antes de las legislativas–, a raíz de importantes divergencias entre ambas cámaras, los representantes republicanos volvieron a la carga con la aprobación del polémico muro. Esto, sumado a la ola antiinmigración que perciben los latinos, echa leña al fuego electoral.

González adelanta un pronóstico: “Si las elecciones de noviembre fueran hoy, los republicanos ganarían el Senado, los demócratas la Cámara baja”.

Compartir: 

Twitter
 

El experto Antonio González.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.