ECONOMíA

Buscan frenar los aire acondicionados chinos

La industria local presentó una denuncia de dumping de productores del gigante asiático de esos aparatos. La Dirección de Competencia Desleal está evaluando el reclamo. Se importan al mercado argentino a un precio más bajo que el de fabricación.

 Por Cledis Candelaresi

A casi un lustro de la devaluación, la Dirección de Competencia Desleal acumula hoy más reclamos de los que recibió durante el 1 a 1 para que se apliquen derechos antidumping sobre los rubros más diversos. Un ejemplo es de los productores de electrónicos que, a pesar de la bonanza coyuntural, consiguieron salvaguardas y ahora van por más, exigiendo protección contra la importación de equipos de aire acondicionado tailandeses, triangulados desde China. Las advertencias tienen un fundamento estadístico, ya que su participación en el mercado va en constante retroceso respecto de la mercadería del exterior.

Cuando un empresario argentino denuncia dumping tiene que probar que el rival que exporta lo hace a un precio menor que el que vende ese mismo producto en su mercado doméstico y que esto provoca daño para la industria nacional. Si aquella dirección del Ministerio de Economía entiende que estas condiciones se cumplen, fija un precio mínimo de importación y si se pretende ingresar un bien más barato, el importador tiene que pagar la diferencia.

Fabricantes de rubros tan disímiles como textiles, tubos con costura o electrónicos fueron en busca de la aplicación de ese derecho antidumping, dando lugar a un aluvión de pedidos que amenaza colapsar a aquella dirección, encargada de evaluar la justicia de los reclamos de los industriales locales. En Industria no falta buena voluntad, pero sí funcionarios suficientes para desempeñarse como “verificadores” de precios, viajando a los lugares de origen, por ejemplo.

A pesar de las restricciones operativas, hubo muchas medidas de protección y hay en estudio otras tantas, ya que siempre aparecen en escena nuevos rivales. Los equipos de aire acondicionado y microondas made in China tienen un derecho específico aplicado sobre pautas diferentes a las señaladas arriba. Como ese país no es considerado una “economía de mercado”, las autoridades compararon los valores de exportación con los internos de un país similar, en este caso Corea. Así se aplicó el antidumping.

Según los fabricantes locales, esa barrera sirvió para desalentar el ingreso de aires acondicionados chinos en un mercado en expansión, que el año pasado llegó al record de más de 400 mil unidades. El problema es que en la medida en que decreció esta importación aumentó en la misma proporción la de esos mismos bienes con certificado de origen en Tailandia y Malasia, supuestos lugares de paso de los equipos producidos en China.

Probar esa supuesta triangulación es una misión técnica verdaderamente difícil. Lo que alienta a los empresarios nucleados en Afarte –y que producen en Tierra del Fuego, animados por las desgravaciones de la promoción industrial– es la buena “disposición política” que notan en el Gobierno para cerrar el paso a lo importado.

El otro freno es el de los acuerdos privados, como el que impuso a los fabricantes de TV brasileños una cuota del 9 por ciento del mercado este año y del 10 el próximo. Pero aun así, la participación argentina viene en picada: del 95 por ciento histórico bajó al 84, cediendo lugar a los aparatos de Brasil y de China, de donde vienen básicamente los que los supermercados ofrecen con marca propia. Derrape similar al que ocurrió en el segmento de aire acondicionado y celulares: los productores argentinos quedaron fuera del boom, ya que aquí sólo se produce el 7 por ciento de los teléfonos.

Compartir: 

Twitter
 

Los aire chinos se triangularían por Tailandia y Malasia.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.