ECONOMíA › BUSH DESIGNO A ZOELLICK, SU EX DELEGADO COMERCIAL

Nuevo jefe en el Banco Mundial

Robert Zoellick será el próximo presidente del Banco Mundial, en reemplazo de Paul Wolfowitz, quien dejará su cargo el próximo 30 de junio, implicado en un caso de nepotismo. Al aceptar el nombramiento, Zoellick consideró que el organismo atravesó un “período traumático”. “Hay mucha ansiedad, frustración y cólera acumulados”, añadió.

Al oficializar el nombre de Zoellick para el cargo, George Bush dijo que tuvo en cuenta que el funcionario está “enormemente preparado” para el puesto. El presidente estadounidense lo conoce bien. Fue su representante comercial, desde donde tuvo una enorme injerencia en el lanzamiento del ALCA y en el ingreso de China en la Organización Mundial de Comercio. Además fue negociador de los tratados de libre comercio que Estados Unidos rubricó con Chile, Singapur, Marruecos, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y República Dominicana.

Zoellick es un hombre de extrema confianza de la familia Bush. Además de aquel cargo estratégico que ocupó entre 2001 y 2005, fue número dos en el Departamento de Estado hasta el año pasado, momento en que pasó a desempeñarse como un alto ejecutivo del banco de inversión Goldman Sachs.

Durante el acto de nombramiento, en la Casa Blanca, Zoellick, un conservador de 53 años, aseguró que el organismo multilateral “necesita dejar atrás las desavenencias” y dijo creer que los mejores días para el Banco Mundial “todavía están por llegar”.

“Se pueden tener las mejores ideas y la mejor estrategia, pero si no es posible ponerlas en práctica, no va a funcionar”, señaló durante la rueda de prensa. Y añadió: “A pesar de toda la atención puesta sobre la estrategia, la política y la misión del banco, uno de los mayores desafíos, si no el mayor de todos los que el banco enfrenta, es el de la dirección y administración. Esta institución acaba de pasar por un período traumático”.

El ingreso formal de Zoellick al BM se producirá el primer día de julio. Será cuando deje su cargo Wolfowitz, cuya salida fue precipitada por acusaciones de nepotismo por haber favorecido un ascenso de su novia, también funcionaria del Banco Mundial.

Algunos países latinoamericanos, como México, apoyaron el nombramiento de Zoellick. Brasil también lo hizo, pero con reproches. Guido Mantega, ministro de Hacienda, reclamó una mayor participación de los países con directores en la institución al momento de elegir a las máximas autoridades. Mantega reclamó ponerle fin a la práctica usual de que mientras Estados Unidos elige al presidente del BM, Europa se queda con el principal sillón del FMI.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.