ECONOMíA › LOS BALANCES EMPRESARIOS MUESTRAN GRANDES MARGENES

Las ganancias que da el gas

La queja es que el congelamiento de tarifas impide las inversiones en el sector energético. Pero los balances de los últimos cinco años prueban que el gas es un estupendo negocio para productoras y transportadoras.

 Por Fernando Krakowiak

Las crecientes restricciones en la oferta de energía les han dado nuevo impulso a quienes argumentan que la crisis del sector se debe al “congelamiento de las tarifas”. Según esta visión, no existen en la actualidad incentivos suficientes para viabilizar la inversión. Sin embargo, los balances presentados por las principales empresas petroleras y gasíferas durante los últimos cinco años están muy lejos de reflejar una situación de quebranto. Repsol-YPF, responsable de la generación del 40 por ciento del gas que consume el país, acumuló una ganancia operativa de 39.166 millones de pesos desde la devaluación. Transportadora Gas del Sur, una de las compañías cuestionadas por el presidente Néstor Kirchner el miércoles pasado, sumó 2310 millones en el mismo período. Transportadora Gas del Norte, la otra dueña de gasoductos que se encuentra en la mira oficial, ganó 776,7 millones de pesos. Las distribuidoras también obtuvieron fuertes ganancias. Lo que sigue es un detalle de las cuentas de algunas firmas del sector:

u Repsol-YPF. Es una de las grandes ganadoras del período postdevaluación, por la suba internacional del petróleo. El precio promedio del barril de crudo era de 31 dólares en 2003. Un año después llegó a 41,4, en 2005 trepó a 56,6 y el año pasado batió un nuevo record al promediar 66,2 dólares. Más allá de las retenciones, que llegan al 45 por ciento, la renta es notable, pues se estima que el costo de extracción está cerca de 8 dólares por barril. En los últimos cinco años, la filial local de la multinacional española declaró ganancias operativas por la friolera de 39.166 millones de pesos. De ese monto, 6883 millones los ganó en 2006. Sin embargo, ese mismo año su producción de crudo y líquidos cayó 6 por ciento y la de gas 3 por ciento. Esto se produjo en un contexto de caída del horizonte de reservas comprobadas que, en el caso del gas, ya se encuentra por debajo de los 10 años.

u Petrobras. Su utilidad operativa en 2006 fue de 2148 millones de pesos y desde la devaluación acumula 8359 millones. No obstante, sus reservas probadas de hidrocarburos líquidos y gas natural cayeron 31 por ciento el año pasado (40 por ciento para los hidrocarburos y 8 por ciento para el gas). En marzo de este año, al ser consultado sobre el desempeño de la compañía en Argentina, el presidente de Petrobras Brasil, José Sergio Gabrieli, sostuvo que “el sistema de precios no estimula muchas inversiones. Creemos que hay necesidad de algunas alteraciones en ese sector, especialmente en el área de derivados y en gas natural”. El ministro de Planificación, Julio De Vido, le respondió entonces que si las empresas no invierten “tendrán que irse”.

u Transportadora Gas del Sur. Desde la devaluación, acumula 2310 millones de pesos de utilidad operativa. Sólo en 2006 obtuvo 570 millones de pesos, 28,7 por ciento más que el año anterior. El servicio regulado de transporte de gas generó un beneficio de 211,4 millones, mientras que el resto de la ganancia provino fundamentalmente de la producción y comercialización de LGN desarrollado en el complejo Cerri de Bahía Blanca. Allí se recupera etano, propano, butano y gasolina natural del flujo de gas. A diferencia del segmento de transporte, esta actividad no se encuentra regulada. Las ventas de esos productos al mercado externo se efectúan a PIFC, subsidiaria de Petrobras, a precios vigentes en el mercado internacional. En el mercado interno, el propano y el butano lo compran compañías fraccionadoras y el etano la firma Polisur, a un valor acordado entre las partes. En su último balance, los resultados obtenidos con la producción y comercialización de LGN fueron calificados como “óptimos”. Pero al momento de decidir sus inversiones, la compañía no considera el negocio en términos integrales sino por segmento. Eso la lleva a seguir reclamando “una adecuada recomposición tarifaria que permita a las empresas transportadoras de gas llevar a cabo las inversiones necesarias para satisfacer la creciente demanda”. Como el Gobierno no otorgó ese aumento, las inversiones se han venido financiando a través de fideicomisos integrados con dinero de los futuros beneficiarios. Por ejemplo, la expansión del Gasoducto San Martín requirió una inversión de 351 millones de dólares, pero TGS sólo puso 40 millones.

u Transportadora Gas del Norte. Registró ganancias operativas en los últimos cinco años, acumulando 776,7 millones de pesos. El año pasado tuvo su mejor desempeño desde la devaluación al declarar una utilidad de 186,5 millones, 35,2 por ciento superior a la de 2005. De ese monto, destinó 1,2 millón a honorarios del directorio y de la comisión fiscalizadora y otros 34,2 millones “a la constitución de una reserva voluntaria para futuros dividendos”. Pese a ello, en su último balance destacó que “en la actualidad y fundamentalmente como consecuencia de la falta de resultados concretos en el proceso de recomposición de la licencia, no están dadas las condiciones económicas y financieras que permitan a TGN encarar, con sus recursos, ampliaciones de la capacidad del transporte existente”. Por ese motivo, por ejemplo, sólo aportó 8,4 millones de dólares de los 183 millones que se invirtieron para ampliar el Gasoducto Norte en 2005, según consta en el estado contable 2006 presentado en la Bolsa de Comercio. El resto surgió del fideicomiso creado por el Gobierno con aportes de terceros. Las obras, concluidas en febrero de 2006, permitieron transportar 1,8 millón de metros cúbicos adicionales de gas por día.

u Metrogas. Salvo en 2002, registró ganancias operativas en todos los balances posteriores a la devaluación. El año pasado obtuvo una utilidad de 112 millones de pesos y acumula 285 millones en cuatro años. No obstante, continúa reclamando un aumento de tarifas para incrementar sus niveles de inversión de acuerdo con las necesidades del mercado. En abril del año pasado, la Unidad de Análisis de Contratos de Servicios Públicos (Uniren) le acercó una propuesta donde se contemplaba un ajuste, pero todavía no llegaron a un acuerdo.

u Gas Natural Ban. La compañía obtuvo una ganancia operativa de 27,9 millones de pesos el año pasado y acumula 245 millones de utilidad desde la caída de la convertibilidad. Al igual que el resto de las empresas, venía reclamando un aumento integral de tarifas y fue la única en conseguirlo, pues aceptó la propuesta de ajuste formulada por el Gobierno. En abril de este año les aplicó una suba del 14 por ciento a los clientes residenciales, retroactiva a noviembre de 2005. A cambio, asumió el compromiso de invertir 52 millones de pesos, que se destinarán principalmente a la extensión de la red en zonas carenciadas, y poner en práctica un régimen de tarifa social.

Compartir: 

Twitter
 

Repsol obtuvo una utilidad operativa de casi 40.000 millones de pesos en el último lustro.
Imagen: Telám
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.