ECONOMIA › PROHIBEN LA VENTA EXTERNA DE NAFTAS. ABASTECIMIENTO Y PRECIOS

Llenar el tanque y luego exportar

Las petroleras han aplicado fuertes ajustes en los precios de los combustibles hasta ubicar la nafta premium cerca del dólar. Además, se han registrado muchos problemas de abastecimiento en el interior. El Gobierno cerró exportaciones hasta normalizar la situación del mercado.

 Por Claudio Zlotnik

El Gobierno anunció ayer la prohibición de las exportaciones de combustibles. La medida persigue un doble objetivo: por un lado, la normalización en el abastecimiento de naftas, sobre todo en estaciones del interior del país, y, por el otro, la retracción de los precios en los surtidores a los valores que mostraban el 31 de octubre del año pasado. Hasta que no bajen los precios, el Gobierno mantendrá vigente la imposibilidad de vender combustibles al extranjero, la crema del negocio para las petroleras. “Vamos a lograr una baja de los precios”, confiaban cerca de Guillermo Moreno.

La iniciativa fue comunicada por el secretario de Comercio a las compañías durante un encuentro que mantuvieron en su despacho. La decisión, les comentó el funcionario, se enmarca en la Ley de Abastecimiento. Por otra parte, en uno de sus artículos, la Ley de Hidrocarburos asegura que las exportaciones de combustibles sólo podrán llevarse a cabo en caso de un normal abastecimiento del mercado interno. No es, precisamente, ése el escenario de las últimas jornadas.

Tras las fiestas de fin de año comenzaron a escasear naftas en estaciones de varios distritos del interior. Hubo faltantes en provincias del noroeste y del nordeste, en las rutas que van a la costa atlántica y en varios puntos de la región patagónica. Los problemas subsistían hasta ayer, cuando Moreno citó a los empresarios.

Para las compañías, los focos de desabastecimiento fueron puntuales y se explican por la explosión de la demanda en los lugares de veraneo. “El consumo de naftas venía creciendo al 17 por ciento anual y, tras las fiestas, se notó un fuerte salto adicional. Los problemas son puntuales y tienen que ver con cuestiones de logística, muchos de los cuales ya están solucionados”, señaló, en diálogo con este diario, Tomás Hess, titular de la petrolera Esso. “El stock en nuestras refinerías es totalmente normal”, aseguró el ejecutivo a Página/12.

De todas formas, el punto más fuerte de la medida del Gobierno se refiere a los precios de las naftas, que en los últimos meses se dispararon. Los aumentos no fueron homogéneos, sino que variaron de acuerdo a cada petrolera y, a su vez, entre las distintas regiones del país. Durante el año pasado, las naftas se encarecieron un 35 por ciento en promedio. Una parte importante de ese ajuste se produjo en la última parte de 2007: durante diciembre, las subas en los surtidores promediaron el 9 por ciento, con lo que las naftas “premium” (alto octanaje) ya superaron los 3 pesos por litro y se encaminaban a redondear un dólar. En la provincia de Salta, el litro de nafta “premium” se encuentra en 3,19 pesos y ya hubo denuncias del gobierno provincial de “maniobras especulativas” por parte de las petroleras.

Cerca de Guillermo Moreno se mostraban optimistas. Creen que con la suspensión de las exportaciones se logrará un abaratamiento de los combustibles. Como ocurrió en su momento con la carne, la medida significará una fuerte presión para que las petroleras resignen rentabilidad en el mercado interno.

A mediados de noviembre último, el ex ministro Miguel Peirano había anunciado fuertes subas en las retenciones a las ventas de crudo y de combustibles. En promedio pasaron al 60 por ciento. Esa medida tenía por finalidad estabilizar los precios en las estaciones de servicio, pero no tuvo el efecto buscado.

Ayer, tras notificarse de la novedad, en las principales compañías del mercado empezaron a evaluar el impacto, pero evitaron hacer pública la próxima estrategia con los precios. Los empresarios consultados por este diario prefirieron conocer el detalle de la resolución, que sería publicada en las próximas horas en el Boletín Oficial.

Para las principales petroleras, las exportaciones de combustibles se convirtieron en un negocio con una gran rentabilidad, dada la constante alza del valor del barril de crudo. En el Ejecutivo creen que entre las propias petroleras existe un guiño para ir trasladando parte del incremento del crudo al mercado interno, a pesar de la existencia de las retenciones móviles. Ayer mismo, funcionarios de distintas provincias, en especial del norte del país, habían reclamado al gobierno nacional un mayor control sobre los aumentos “injustificados” en el precio de los combustibles y la falta del producto en surtidores. Se observaron casos en distritos como Neuquén, Salta, Córdoba y Chaco.

Compartir: 

Twitter
 

Comercio informó a las petroleras que no abrirá las exportaciones hasta que no bajen los precios.
SUBNOTAS
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared