ECONOMIA › EXPANSION DEL AUTOTRANSPORTE DE PASAJEROS DE MEDIA Y LARGA DISTANCIA

Negocios a la velocidad de una flecha

 Por Cledis Candelaresi

El entrerriano Raúl Derudder es un hombre de fortuna. El azar quiso que, guiados por la Mini Cooper que había vendido quince días atrás, los secuestradores se llevaran en su lugar a Franco Andreola, otro empresario menos próspero con quien compartía en Barracas el asado que los miércoles nuclea a autotransportistas y a algunos funcionarios. Junto a su hermano Guillermo explota FlechaBus, una firma de crecimiento vertiginoso que hoy domina más del 40 por ciento del mercado de los viajes en micros de larga distancia, con prácticas cuestionadas por sus competidores.

Las estadísticas de las cámaras empresarias son contundentes. A pesar del impacto desfavorable que en su momento tuvo la competencia de los vuelos a bajo precio, la oferta global del servicio de transporte de pasajeros de larga distancia creció desde los 3695 coches en 1995 a 4200 de este año. En ese contexto, FlechaBus descuella en este negocio.

Con la mejora de la actividad y con audacia inversora, la empresa de los hermanos Derudder pasó de tener una decena de ómnibus en 1992 a algo más de 1515 en la actualidad, capital que construyó, muchas veces, absorbiendo a los competidores que no pudieron evitar la quiebra. Esta nómina es larga e incluye a nombres como Nueva Chevallier, Autotransportes San Juan, Rápido San José, Empresa Argentina, Zenit, Ciudad de Gualeguay, El Norte Bis, La Estrella de Tucumán y Sierras de Córdoba, Tata Rápido, Córdoba SRL y Arito, entre otros.

Ese veloz crecimiento rápido llama la atención y alentó los rumores de que esa expansión fue sostenida por el uso de dinero no blanqueado, que había podido llegar al circuito legal con algún posible padrinazgo político. Aquí el otro costado de las sospechas: a la próspera empresa se la vinculó con notorios políticos entrerrianos justicialistas, como el gobernador Jorge Busti o el ex legislador Augusto Alasino, presuntos socios informales. Al menos, por ahora, el nexo probado de la transportista con figuras del PJ es a través del estudio legal que la asiste: PCG Consulting, de Eduardo y Adrián Menem.

Según coinciden varias fuentes del sector, la metodología para construir este imperio suele incluir algunos procedimientos irritantes. Los Derudder compran pasivos de las empresas competidoras en problemas, exigen el cobro de esos créditos y, al mismo tiempo, multiplican exageradamente la oferta de servicios en las rutas disputadas. Así terminan de ahogar a la transportista en problemas y se quedan con ella.

Un ejemplo reciente de tanta adrenalina emprendedora es la interferencia en la negociación que Vía Bariloche –una de las pocas competidoras sobrevivientes del mercado– estaba llevando a cabo con Marco Levin, dueño de la salteña La Veloz del Norte. FlechaBus le pagó una cuota de 6 millones de pesos de un préstamo bancario que estaba a punto de ser ejecutado a condición de que aquel empresario le firmara una opción irrevocable de venta en el lapso de un mes, sacando al otro interesado de carrera.

El personal que va anexando con estas adquisiciones también tiene sus quejas. Según aseguraron choferes de una de las compañías del grupo ante este diario, los 95 pesos diarios que les corresponden por viáticos de acuerdo con el convenio vigente suelen reducirse a 30, recorte que va acompañado con la “única opción” de dormir en departamentos en lugar de la regular habitación de hotel. Los choferes, agremiados en la Unión Tranviarios Automotor, lamentan que muchas prerrogativas obtenidas por ese paraguas sindical se diluyan de hecho, cuando son tratados por sus empleadores como empleados de comercio.

Estas faltas no le habrían impedido a la compañía conseguir la prerrogativa de explotar la emblemática Boletería 0 de la Terminal de Omnibus de Retiro, en la que está prohibida la venta de pasajes. FlechaBus consiguió el permiso para ofrecer paquetes turísticos desde ese visible lugar, pero aprovechó la ocasión para expender también boletos. No es la única ventaja con la que apuntala su floreciente negocio.

Pisándole los talones se ubica el Grupo Plaza, un competidor también potente, que integra el cada vez más reducido núcleo de empresas contrincantes junto a Vía Bariloche, Andesmar y Crucero del Norte. Pocos actores para un mercado que se expande, a pesar de las subas de tarifas muchas veces ajenas al deterioro general en la calidad del servicio.

Compartir: 

Twitter
 

FlechaBus domina el 40 por ciento del mercado de larga distancia.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared