ECONOMíA › “NO HAY HACIENDA PARA CONSUMO Y EXPORTACION”

El stock repuntó, pero no alcanza

 Por Sebastián Premici

Los especialistas consultados por Página/12 coinciden en que, si se dejara de regular la exportación de carne vacuna de un día para el otro, no habría capacidad para abastecer al mismo tiempo al mercado interno. El stock ganadero pasó de 57,5 millones de cabezas en 2008 a 47,9 millones en 2011. Los dirigentes agropecuarios, los exportadores y los miembros de la oposición repiten que la pérdida de 10 millones de cabezas fue pura responsabilidad del kirchnerismo. Desde el Gobierno, en cambio, responden que dicho stock comenzó a recuperarse a partir de 2012. Al cierre del año pasado, había 51,6 millones de cabezas, de las cuales 7 millones eran terneros. El número de cabezas de terneros tuvo un incremento de 31 por ciento entre 2002 y 2014.

“Si se abre indiscriminadamente, se producirá lo mismo que en 2006, no hay cantidad de hacienda para abastecer el consumo interno y la exportación, en la dimensión que reclaman los ganaderos. La consecuencia inmediata será el aumento de precio para los consumidores”, sostuvo a Página/12 Williams.

–Los ruralistas y la oposición suelen poner el ejemplo de Uruguay como un país que privilegió sus exportaciones a diferencia de lo que ocurrió en el país.

–Lo que te quieren decir es que lo que no se vende en el mundo, la carne gorda, la grasa, el hueso, tiene que quedar para el mercado interno. Van a querer que comas eso. En Uruguay se hizo así, en Bolivia también, ahí vendieron toda la carne, y actualmente comprar un hueso en Bolivia cuesta una fortuna. Paraguay también vendió toda su carne y ahora los precios que pagan los consumidores son altísimos.

–¿Cuál fue la reacción de los empresarios ante las promesas de una devaluación y apertura de exportaciones? –consultó este diario.

–La carne, la media res, ya aumentó en el último mes entre tres y cuatro pesos, por lo tanto, el aumento se trasladó a todos los cortes con subas entre un 3 y 5 por ciento, dependiendo del corte.

Según Williams, el kilo de milanesa de nalga pasó de 126 pesos a 130 pesos, el lomo de 135 pesos a 140 pesos, y el asado, de 81 pesos a 85 pesos. “Si aumenta el precio de la carne, el pollo, la harina, como ya está ocurriendo, ¿qué va a comer la gente?”, se preguntó Williams.

Compartir: 

Twitter
 

Alberto Williams, minorista.
SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.