ECONOMíA › DEBATE DE ECONOMISTAS SOBRE UNA CRISIS MUNDIAL

La mirada en Estados Unidos

 Por D. C.

El título del seminario que organizó el Ministerio de Economía era muy poco seductor: “Desbalances globales y arquitectura financiera internacional”. Sin embargo, para el mundillo de los economistas resultó sumamente atrayente. Entre el público había muchas caras conocidas de funcionarios y ex funcionarios, que siguieron con atención un tema que aquí parece lejano, pero que es prácticamente lo único que interesa en Estados Unidos y Europa. Se trata de los fortísimos déficit que presenta la primera potencial mundial, tanto en cuenta corriente como fiscal. Y el debate está centrado en si esa situación derivará en una crisis internacional, de gran impacto, o si finalmente se estabilizará.

Martín Abeles, subsecretario de Programación Económica, se encargó de la apertura. Se limitó a platear el tema y anticipar las preguntas que responderían los panelistas, con visiones no siempre coincidentes. “¿Es sostenible el déficit de cuenta corriente de Estados Unidos? ¿Por cuánto tiempo?”, señaló el funcionario. “¿Existe un límite para la demanda de activos denominados en dólares, que actualmente sostiene el endeudamiento público y privado de Estados Unidos?”, agregó.

Abeles sólo salió de la descripción y pasó al campo valorativo al analizar el rol que está jugando el FMI en este contexto internacional. Una prueba de que el organismo no hizo ni hace bien su trabajo, afirmó, es que países como Argentina, entre otros, aplican una política de acumulación de reservas para cubrirse frente a una eventual crisis mundial.

Los economistas que respondieron las preguntas sugeridas por Abeles fueron el estadounidense Jan Kregel, el mexicano Ariel Buira y los argentinos Arturo O’Connell (director del Banco Central), Federico Sturzenegger (ex miembro del equipo económico de Domingo Cavallo en 2001), Javier Alvaredo (de la consultora MVA Macroeconomía) y Roberto Frenkel (del Cedes).

Buira y O’Connell fueron los más pesimistas. El primero sostuvo que déficit de la magnitud que presenta Estados Unidos no son sostenibles y advirtió que, de no revertirse rápidamente, ese país sufrirá desde una desaceleración de su economía a una recesión y ello se traducirá en una caída del dólar y una crisis internacional. “No ocurrirá en tres o cuatro años, pero sí en diez, si esto no cambia”, afirmó. Del otro lado, aunque con argumentos distintos, Kregel, Sturzenegger, Alvaredo y Frenkel postularon que la situación es manejable y que no desembocará en una crisis. China financia a Estados Unidos porque de ese modo puede sostener su superávit comercial con ese país, fue una de las ideas esbozadas. Y en relación con Argentina hubo coincidencias en que, aunque se produjera una crisis, el país podría sobrellevarla sin sufrir como en los noventa.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.