EL MUNDO › HIZO ESTALLAR UNA FURGONETA EN EL PAíS VASCO, SIN CAUSAR MUERTOS

Otra bomba de ETA en seis días

La organización separatista vasca había avisado de la colocación del explosivo en un club marítimo de una zona residencial. Así sólo se produjeron daños materiales. Unos días atrás mataron a un guardia civil.

 Por Aitor Guenaga *

Desde Getxo

Sólo seis días después de acabar con la vida del guardia civil Juan Manuel Piñuel en la casa cuartel de Legutiano (Alava), la banda terrorista ETA hizo estallar ayer de madrugada una nueva furgoneta bomba. Esta vez la explosión, que no produjo víctimas mortales ni heridos, aunque sí importantes daños materiales, se produjo en un club marítimo en Getxo, localidad del País Vasco.

La bomba hizo explosión a la 0.50 (local) y fue de tal potencia que se oyó en varios kilómetros a la redonda y provocó un corte de luz. Previamente, hacia la medianoche del domingo una persona había avisado de su colocación mediante una llamada a la DYA en nombre de ETA. El desconocido aseguró que el artefacto explotaría a la una (aunque lo hizo diez minutos antes), lo que permitió a la Ertzaintza acordonar y desalojar la zona.

En el momento del estallido, en el club –que se encuentra en la carretera que une Algorta con Las Arenas– sólo permanecían un marinero y un guarda. Ninguno de los dos sufrió heridas. El vehículo cargado con el artefacto fue situado por los terroristas en la parte trasera del edificio, cerca de la zona peatonal del paseo marítimo de la localidad vizcaína.

La explosión de la bomba provocó importantes daños en la fachada de la instalación, donde abrió un importante boquete en un muro y un profundo socavón, además de romper cristales y tabiques. La onda expansiva también rompió ventanas en varias viviendas vecinas, situadas en calles perpendiculares al paseo marítimo.

El alcalde de Getxo, Imanol Landa (PNV), que llegó al lugar 25 minutos después del estallido, condenó “de la forma más radical y absoluta” el atentado y mostró su “hastío y repugnancia” por la utilización de la violencia. No es el primer atentado de ETA en el municipio que regentea.

Getxo ha sido objetivo repetido de la banda, que ha elegido esta zona residencial para atentar contra empresarios y profesionales que se negaron a ceder a su extorsión. El último ataque se produjo el 11 de noviembre, cuando la banda colocó dos artefactos junto a los juzgados, uno de los cuales causó heridas a un agente de la Ertzaintza.

* De El País, de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

La explosión no produjo víctimas ni heridos, aunque sí destrozos.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.