EL MUNDO › EL PREMIER ISRAELí ADMITIó DONACIONES DE MILES DE DóLARES

Acusan a Olmert de recibir sobornos

 Por Naiara Galarraga *

Desde Jerusalén

Las celebraciones por el 60º aniversario del Estado de Israel supusieron una efímera tregua para el primer ministro, Ehud Olmert, aunque las sospechas de que recibió sobornos de un empresario judío estadounidense han sido la comidilla de los festejos. El fiscal del Estado, Moshe Lador, le asestó ayer un duro golpe al revelar que los investigadores sospechan que Olmert, en persona, recibió del millonario Morris Talansky “dólares en efectivo, en sobres, durante encuentros esporádicos” entre ambos. Olmert ha admitido que recibió dinero del empresario, pero negó que fueran sobornos. El fiscal mencionó “sobres repletos de dólares entregados en mano” durante una visita relacionada con el caso en el Tribunal Supremo israelí.

La acusación que pesa ahora sobre Olmert es la de recibir cientos de miles de dólares, cuando la legislación israelí prohíbe las donaciones electorales superiores a unos centenares de dólares. El fiscal quiere que el magnate estadounidense que le entregó el dinero declare ante el juez el próximo domingo, incluso si no existe aún ninguna imputación formal, pero la defensa del premier intenta impedirlo con un recurso.

Estas últimas sospechas han revitalizado la batalla interna por la sucesión en Kadima, el partido de Olmert. Quizás obedezcan a eso las confusas palabras del viceprimer ministro Haim Ramon la noche del domingo, en una reunión de la facción. Ramon criticó al Ejecutivo por “negociar con Hamas en claro desafío de la decisión gubernamental de no hacerlo” hasta que los islamistas reconozcan a Israel. No quedó claro si se refería a contactos directos, lo cual sería novedoso, o a las negociaciones que, con mediación de Egipto, existen hace tiempo para alcanzar un alto el fuego en Gaza y la liberación de un soldado cautivo de Hamas. El gobierno francés admitió horas antes que ha mantenido contactos informales con los islamistas palestinos.

Olmert está en el ecuador de su mandato y la ministra de Exteriores, Tzipi Livni, parece el enemigo a batir en la lucha interna del partido Kadima. También proliferan los llamamientos a convocar elecciones anticipadas, casi una tradición en Israel.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.