EL PAíS › LUEGO DE LA DECISIóN, EL GOBIERNO CONVOCARá A LOS RURALISTAS

Con expectativas satisfechas

En el Gobierno celebraban que el largo encuentro de ayer dejó al descubierto la interna de las entidades agropecuarias. Convocará a los ruralistas para mañana. Del encuentro participarán Alberto Fernández y el ministro de Economía.

 Por Daniel Miguez

Era lo que el Gobierno esperaba: que los ruralistas levantaran el lockout para ponerle fin a un conflicto que ya se había enturbiado demasiado. Pero las interminables discusiones de los presidentes de las cuatro cámaras agropecuarias, que consumieron más de cuatro horas en un lujoso hotel de la avenida Córdoba, colmaron de expectativa los pasillos de la Casa Rosada. Es que la interna cada vez más áspera entre los ruralistas, en la que aparecieron cristalinamente todas las contradicciones de intereses que ya se venían manifestando sin altavoz, conspiraba para redondear un acuerdo.

En el Gobierno ya estaban avisados de que no iba a ser fácil la decisión para los ruralistas, pero cuando la reunión entró en su segunda hora, evaluaron si era conveniente entrar en contacto con ellos y decidieron que no. Que sólo atenderían si los llamaban por alguna consulta y dicen que finalmente esos llamados no se produjeron. Los dirigentes rurales luego de anunciar el levantamiento del paro también dijeron que no hubo contactos con gente del Gobierno y que recién hoy podría haberlos. Sólo el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, admitió que se comunicó con el secretario de Agricultura, Javier de Urquiza, pero se quejó de que llamó al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, pero que no le respondió el mensaje.

Por lo trabajosa que era la definición de los empresarios agropecuarios sobre los pasos a seguir, hacia las 20 en el Gobierno no tenían idea de cuál iba a ser el desenlace, cuando horas antes estaban seguros de que el lockout se levantaría. “Sabemos que van a sacar un documento. Según el tenor que tenga, vamos a definir la convocatoria”, le dijo a Página/12 una alta fuente del Gobierno. Finalmente el documento se limitó a levantar el lockout a partir de esta medianoche y ratificar el acto del 25 de mayo en el Monumento a la Bandera en Rosario.

Por lo que el Gobierno decidió que los va a convocar para el miércoles a una reunión en la que además de Alberto Fernández posiblemente participe el ministro de Economía, Carlos Fernández. En la práctica será la continuidad del encuentro de 6 de mayo pasado, la última en la que estuvieron cara a cara el jefe de Gabinete y los dirigentes ruralistas. En aquella ocasión estaba casi todo acordado. Sólo quedaba definir cómo se iba a modificar el decreto 125 del 11 de marzo que impuso las retenciones móviles para que no afectara los mercados a término. Las soluciones que se barajaban eran dos: o atenuar la curva de ascenso en el porcentaje de las retenciones de acuerdo con el incremento del precio de la soja y el girasol o poner un tope a las retenciones a partir del cual aunque el precio suba la retención quedaba fija. Todos los números y las variables de negociación están sobre la mesa, ya analizadas hasta en sus más mínimos detalles por los técnicos del Gobierno y de las entidades agropecuarias. Sólo queda la decisión política de acordar cuál variante cierra.

Seguramente el Gobierno hubiera preferido que entre las medidas decididas ayer por los ruralistas no figurase la de mantener el acto del 25 de mayo, con el que esperan competir mediáticamente con el que la presidenta Cristina Kirchner hará en Salta. No sólo por el valor que en sí mismo que hubiera tenido ese gesto, sino también, porque en algunos rincones del Gobierno todavía tenían una secreta esperanza de poder sellar el Acuerdo del Bicentenario si había acuerdo con los ruralistas.

De todas maneras el Gobierno cuenta con que los ruralistas no se pusieron de acuerdo sobre el carácter de ese acto. El presidente de la Sociedad Rural, Luciano Miguens, dijo que no será un acto político, mientras que el presidente de la CRA, Mario Llambías, desearía reunir a la mayor cantidad de opositores. Y Eduardo Buzzi, quedó a mitad de camino, luego de que su principal respaldo político, el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, le dijo que él no apoyaba esa movilización.

Compartir: 

Twitter
 

La Presidenta recibió al magnate mexicano Carlos Slim mientras los ruralistas estaban reunidos.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.