EL PAíS › UN SECTOR PLANTEA DIFERENCIAS CON LA CONDUCCIóN DE FERNáNDEZ

Volvió la interna al PJ Capital

Anoche debía reunirse el Consejo partidario, pero se suspendió. Un sector iba a plantear su desacuerdo con Alberto Fernández. Hubo un duro cruce entre Vilma Ibarra y Víctor Santa María.

La reunión del Consejo del PJ porteño que había sido convocada para anoche fue suspendida a último momento luego de que trascendiera la intención de un sector de dirigentes de plantear allí su rebelión contra el titular del distrito y jefe de Gabinete, Alberto Fernández. Aunque ninguno de los actores en disputa lo diga abiertamente, el debate de fondo se centra en una madrugadora pulseada por las candidaturas del kirchnerismo capitalino de cara al 2009. Mientras el sector disidente apuesta a que la búsqueda de los candidatos se haga dentro de la estructura del peronismo, el ala “albertista” preferiría inclinarse por fuerzas aliadas como la de Aníbal Ibarra.

Hace tiempo la tensión está latente. Pero si bien todos esperaban que en algún momento la cosa explotara, nadie especulaba que fuese ésta la circunstancia. La escasa representación del PJ porteño en la nueva estructura nacional del PJ (de los 75 dirigentes, sólo cuatro son porteños: como secretario general el mismo Fernández, en Derechos Humanos y Justicia Dante Gullo, Víctor Santa María como vocal y Juan Cabandié en Juventud), sumada a los vaivenes del jefe de Gabinete en el Gobierno fueron las gotas que rebasaron el vaso: “Nos parece un error que haya cancelado el encuentro de hoy (por ayer). Nosotros queremos abrir el debate, pero Alberto sigue sin dedicarle suficiente tiempo al partido para discutir los temas que les preocupan a los porteños”, disparó Santa María, titular del Suterh, en conversación con Página/12.

El encargado de responder fue el secretario del PJ porteño, Cristian Asinelli: “Visto que alguien malintencionado ha salido con la noticia de que se lo quería echar a Alberto Fernández, el presidente del partido, con el apoyo de la mayoría de las líneas internas decidió suspender hasta el fin de semana la reunión de hoy, para que no armen ningún tipo de problemas”, afirmó.

Envalentonados por la decisión de Néstor Kirchner de ponerse al frente del aparato partidario, los peronistas más ortodoxos creyeron ver una luz para poner al partido a la cabeza del Frente para la Victoria pensando en 2009. “El PJ porteño tiene una actitud muy pasiva a nivel nacional, es por eso que queremos plantear cómo defender al Gobierno en esta discusión con el campo y cómo encolumnarse detrás del proyecto de Kirchner”, explicó Santa María. Uno de los candidatos potables para este sector sería el ex jefe de Gobierno Jorge Telerman.

Del otro lado se encuentra el sector más concertista. Una de sus principales cartas es Aníbal Ibarra. Por eso, no resulta casual que además del titular de Cascos Blancos y dirigente del Partido Proyecto Popular, Gabriel Fuks, haya sido su hermana, la diputada Vilma Ibarra, quien saliera en defensa del jefe de Gabinete.

“Santa María quiere reducir al Frente para la Victoria porteño en un botín para pocos y alejado de la sociedad”, lanzó. También secretaria general del kirchnerista Partido de la Victoria, Vilma Ibarra le tiró a Santa María con todo lo que podía. “No representa el gremialismo de defensa de los derechos de los trabajadores, sino al sindicalismo clientelar; no representa el peronismo de las luchas sociales, sino el viejo ‘pejotismo’ que exige recursos y cargos.” Y agregó: “Ingresó a la Legislatura como delfín de Gustavo Beliz y hoy lidera el sector del PJ porteño más acuerdista con Mauricio Macri”.

Esta última referencia de Vilma Ibarra tiene que ver con la actitud del kirchnerismo del jueves último en la Legislatura, cuando resultó funcional al macrismo, al no dar quórum para debatir la convocatoria a elecciones de las comunas. Así, contra lo que dice la ley, finalmente se pospusieran para 2009. Sin embargo, no es tan claro que sólo el sector de Santa María haya actuado de ese modo. Por su parte, minutos después el sindicalista cargó contra los “malos progresismos que tanto daño le hicieron a la ciudad, especialmente a 194 familias” –en referencia a Cromañón– y, en defensa de su vocación frentista, desafió a Vilma Ibarra a que cada uno muestre la tropa que “puso” en el gobierno nacional: “Ahí va a quedar claro quién tiene cuánta gente. Ella tiene unos cuantos banqueros, a ver qué tengo yo...”.

Informe: Diego González.

Compartir: 

Twitter
 

Al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, le cuestionan su política de alianzas.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.