EL MUNDO › TRAS UN ATAQUE ISRAELí EN CISJORDANIA, LLOVIERON COHETES DESDE LA FRANJA

La violencia pudo más que la tregua

La Jihad Islámica rompió la tregua en Gaza, porque el ejército israelí mató a dos de sus hombres en Cisjordania, donde no había tregua. El cuarteto negociador pidió que vuelva la calma.

La Jihad Islámica violó ayer la tregua por primera vez al lanzar dos cohetes desde la Franja de Gaza contra el territorio israelí. El grupo se adjudicó estos disparos “como respuesta natural” por la muerte de dos de sus miembros en Cisjordania a manos de militares israelíes. El movimiento islamista Hamas, en el poder en Gaza, reafirmó inmediatamente su compromiso con la tregua que se aplica únicamente en la Franja y no en Cisjordania. Por su parte, el Cuarteto para Oriente Medio (Estados Unidos, UE, Rusia, ONU), reunido en Berlín, pidió ayer que vuelva la calma tras la violación de la tregua entre israelíes y palestinos en la Franja de Gaza en su sexto día de duración.

Ya antes del alba, un obús de mortero disparado también desde la Franja cayó del lado israelí de la barrera de seguridad entre ambos territorios, sin dejar víctimas, pero suponía la primera vulneración de la tregua. El disparo llegó después de que el ejército israelí y el Shin Bet (servicio de inteligencia interior israelí) mataran en una operación conjunta a dos supuestos miembros de la Jihad Islámica en Cisjordania, donde no rige la tregua. Ningún grupo reivindicó la acción.

Los dos cohetes Al Qassam lanzados por la Jihad Islámica impactaron en la región de Sderot, según el vocero de la policía israelí Micky Rosenfeld, que no informó de víctimas. Uno de los proyectiles cayó en el patio de una casa vacía, en la ciudad de Sderot, provocando sólo daños materiales, mientras que el segundo estalló en una zona abierta en el desierto de Neguev. “La Jihad Islámica reivindica el disparo de estos cohetes, en respuesta natural al asesinato de un responsable de las Brigadas al Qods (su brazo armado), Tarek Abu Ghali, y del resistente Iyad Khanfar”, indicó el grupo en un comunicado. “Nuevos asesinatos de resistentes de las Brigadas al Qods provocarán una respuesta contra las ciudades de Ashkelón y Sderot”, agregó.

Una unidad militar israelí, cuyos miembros iban vestidos como palestinos, mató el martes por la mañana en Naplusa en Cisjordania a un responsable de la Jihad Islámica, Tarek Abu Ghali, de 24 años, y a un estudiante de la universidad Al Najá, Iyad Khanfar, de 21 años, según fuentes palestinas. Un vocero militar israelí confirmó la muerte del responsable de la Jihad Islámica, buscado por “haber perpetrado atentados” contra los israelíes y sospechoso de estar preparando nuevos ataques.

Según esta fuente, Abu Ghali murió “en un intercambio de disparos” con la unidad israelí que pretendía detenerlo. Ghali era un líder de la Jihad Islámica en la ciudad cisjordana de Naplusa. El segundo fallecido era su adjunto, afirmó. Fuentes palestinas aseguran que Ghali Jumea no era ningún terrorista, sino un estudiante de cuarto curso de la Facultad de Artes y que ninguno de los dos jóvenes fallecidos iba armado.

Según el portavoz del gobierno israelí, Mark Regev, “cualquier disparo desde la Franja de Gaza es una violación flagrante del acuerdo concluido con Egipto”. Estos actos violentos coincidieron con la celebración de una cumbre entre el presidente egipcio, Hosni Mubarak, y el primer ministro hebreo, Ehud Olmert, en Charm El Cheij (Egipto) para abordar la tregua en Gaza. Al menos 518 personas, la mayoría palestinas, resultaron muertas desde el relanzamiento de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos en noviembre de 2007, en Annapolis, Estados Unidos.

Por su parte, un vocero de Hamas, Fawzi Barhum, declaró: “Reafirmamos nuestro respeto a la tregua y nuestros esfuerzos para que continúe y tenga éxito”, y llamó a “Egipto y a las partes concernidas a presionar sobre el ocupante sionista para que cese sus crímenes”. En Berlín, el Cuarteto para Oriente Medio y el primer ministro palestino, Salam Fayyad, hicieron un llamamiento por separado a la calma, al término de una conferencia de ayuda internacional a los palestinos. El grupo reiteró además “su gran preocupación ante la continuación de los asentamientos (de colonos israelíes en Cisjordania) y pidió a Israel que congele toda actividad colonizadora y que desmantele los retenes de vigilancia instalados desde marzo de 2001”.

El cuarteto también “expresó su fuerte apoyo a los suministros de carburantes a Gaza, así como la inmediata reanudación de una serie de proyectos paralizados de la ONU y de otros donantes para ese territorio”.

Compartir: 

Twitter
 

Activistas palestinos llevan el cadáver del militante muerto ayer en Nablus.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.