EL MUNDO › BOGOTá HABíA SUSPENDIDO LAS RELACIONES DIPLOMáTICAS TRAS LEER A CORREA EN PáGINAI12

Ecuador amenaza a Colombia con el comercio

En una nueva escalada en el conflicto desatado a partir del bombardeo sobre Reyes, Uribe suspendió los contactos diplomáticos en respuesta a los comentarios de Correa publicados el domingo en este diario. La canciller ecuatoriana puso en duda la relación comercial.

Ecuador puso en un freezer las relaciones con Colombia y amenazó con restringir el comercio bilateral. El gobierno de Quito reaccionó así ayer después de que Bogotá postergara la anunciada reactivación de los vínculos en represalia por las declaraciones que hizo el fin de semana pasado a PáginaI12 el presidente ecuatoriano Rafael Correa. “Es un pretexto de Colombia. Ahora no vamos a restablecer relaciones y no sabemos hasta cuándo quedan suspendidas”, dijo a este diario la canciller de Quito, María Isabel Salvador.

Los gobiernos de Colombia y Ecuador habían acordado hace 15 días retomar su relación diplomática. Hasta hace tres noches venían trabajando palmo a palmo y ayer debían reunirse los encargados de negocios para intercambiar las notas diplomáticas, el mecanismo formal necesario para restablecer relaciones. Sin embargo, un nuevo cruce de acusaciones escaló de manera inesperada y Quito cortó ayer los pocos lazos que ambos países habían tejido delicadamente.

“Si la situación no tiende a mejorar, sobre todo en la posición de Colombia frente a Ecuador, no descartamos eventualmente la posibilidad de interponer restricciones de tipo comercial”, advirtió Salvador. La canciller jugó esa carta en respuesta a la ofensiva iniciada horas antes por el gobierno de Bogotá, que estaba disgustado con declaraciones hechas por Correa.

En una entrevista con este diario, el mandatario ecuatoriano aseguró el domingo pasado que su país fue el agredido cuando Colombia bombardeó a las FARC en Ecuador y que, por lo tanto, es su gobierno el que tiene que fijar los tiempos. “Pero para establecer relaciones plenas, vamos a exigir que se aclare plenamente ese ataque”, señaló.

Correa también acusó a Washington de cooperar con Bogotá. “Las bombas eran norteamericanas y, de acuerdo con los informes de nuestras FF.AA., no pueden haber sido arrojadas por aviones colombianos”, dijo. “Tres de los heridos fueron rematados en vida. El ciudadano ecuatoriano que murió ahí fue por culatazos y no por tiros, ni bombas”, añadió.

Al parecer, las palabras del mandatario cayeron como una bomba en el país vecino. Por este motivo, la Casa de Nariño decidió congelar ayer la recomposición de las relaciones diplomáticas con Ecuador, en medio del proceso de acercamiento que se había gestado desde principios de mes gracias a los oficios del ex presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter.

“Hemos decidido posponer este restablecimiento a la espera de que la actitud del gobierno de Ecuador, y especialmente del presidente Correa, sea una actitud amistosa, en donde haya espacio para el restablecimiento de los vínculos”, señaló ayer el canciller colombiano, Fernando Araújo, que no hizo más que cumplir las órdenes del presidente Alvaro Uribe. No obstante, desde el gobierno colombiano reconocieron que el enfriamiento de las relaciones no implicaba un rechazo del proceso de acercamiento.

Pero ya era tarde. Aunque Colombia es el segundo socio comercial de Ecuador después de Estados Unidos, Correa no estaba dispuesto, como lo había anticipado, a que le marcaran los tiempos. “El gobierno colombiano ha demostrado su falta de consistencia y coherencia en su relación con Ecuador. Se trata claramente de una nueva burla del gobierno colombiano, que demuestra claramente su falta de seriedad”, afirmó la canciller ecuatoriana.

Una fuente diplomática de Bogotá explicó que las expresiones de Correa violaron presuntos acuerdos. “Se había convenido en bajar el tono de las declaraciones públicas y empezar en una agenda positiva”, dijo. Pero Quito no les cree. “No hay voluntad por parte de Colombia, por eso faltan a su palabra”, dijo Salvador a PáginaI12.

Desde la incursión del ejército colombiano, Correa reclama al país limítrofe una indemnización por la violación territorial y el fin de lo que considera una campaña para tratar de relacionarlo con las FARC. Sin embargo, Araújo rechazó en reiteradas ocasiones cualquier reparación, al entender –como predica la doctrina del ataque preventivo– que la ofensiva colombiana contra el campamento guerrillero fue un acto de legítima defensa.

Mientras tanto, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza –que junto al Centro Carter trabajó en el acercamiento de las dos partes– pidió ayer a Bogotá y a Quito que cumplan el compromiso de nombrar sus encargados de negocios. “Este es el camino apropiado para avanzar en la recuperación de la confianza mutua, la cooperación e integración”, indicó desde Washington. Insulza anunció un viaje a ambos países.

Informe: Juan Manuel Barca.

Compartir: 

Twitter
 

Uribe, aquí pasando revista de tropas, se ofendió con los comentarios de Correa a PáginaI12.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.