EL MUNDO › EL SENADO PARAGUAYO NO LE ACEPTA LA RENUNCIA

Y Duarte no se va

El presidente quiere asumir la banca en el Senado que obtuvo en las elecciones de abril, pero las fuerzas que apoyan a Lugo no quieren darle el gusto, a pesar de los deseos del ex obispo.

El presidente paraguayo, Nicanor Duarte Frutos, continúa en su cargo. La oposición no dio el quórum necesario para que el Parlamento tratara su renuncia en la sesión extraordinaria de ayer. De no poder juntar las bancas necesarias mañana, cuando está previsto volver a tratar la dimisión, el mandatario deberá permanecer en la presidencia hasta el 15 de agosto y podría perder sus chances de acceder a un escaño con voto en el Senado. “Si el tema no es tratado antes de la fecha del juramento, previsto para 30 de junio, el caso quedará en manos del nuevo Parlamento”, afirmó el diputado Oscar Salomón, del Partido Colorado.

La renuncia del presidente no responde a una crisis política ni de gobernabilidad, sino a una cuestión de tiempos. Duarte Frutos fue electo senador por el Partido Colorado en las elecciones del 20 de abril. Para poder jurar su banca el 30 de junio, junto con los demás futuros miembros de la Cámara alta, presentó su dimisión anteayer, a pesar de que Fernando Lugo asumirá la presidencia recién el 15 de agosto. Pero la Constitución paraguaya garantiza a los ex presidentes el cargo de senadores vitalicios, con voz pero sin voto. Por eso, si el Congreso no trata su renuncia se abriría una batalla legal para definir si el mandatario pierde su escaño con voto y asume como vitalicio, o si asume con voto luego de que entregue su mandato presidencial.

Las presiones sobre Duarte Frutos prenuncian una difícil relación en el mediano plazo entre Lugo y el Congreso, donde muy pocos legisladores le responden. en los últimos días Lugo y Duarte se han mostrado juntos en el exterior y han intercambiado elogios, luciendo como un modelo de transición ordenada. “Tiene derecho a jurar porque fue electo”, dijo el presidente electo sobre su antecesor. Pero el quórum fracasó por la ausencia de los supuestos legisladores de los partidos que apoyaron a Lugo en las presidenciales, Alianza Patriótica para el Cambio y Patria Querida.

Para tratar la renuncia de Duarte Frutos eran necesarios la mitad más uno de los parlamentarios de cada una de las dos cámaras. Y aunque a la convocatoria del Congreso en pleno acudieron 44 de los 80 diputados, sólo lo hicieron 20 de los 45 senadores. Después de la frustrada sesión unos 15 diputados colorados solicitaron inmediatamente la convocatoria a una nueva sesión para mañana. Sin embargo, en el oficialismo reinaba el pesimismo. “Si no hubo quórum hoy, es más difícil que lo haya el jueves”, sostuvo Salomón.

Después de la sesión los parlamentarios colorados se reunieron con Duarte Frutos y resolvieron adoptar una estrategia en caso de que también fracase la convocatoria de mañana. Amenazaron con no asistir a la ceremonia de jura de Lugo o, como variante, con no asumir sus bancas el 30 de junio, de modo de generar un “vacío de poder” a la futura gestión. “Hablaremos con los oviedistas, que son un partido fraterno y no asistiremos a la sesión que le deberá tomar juramento al presidente electo, Fernando Lugo”, declaró el diputado Cándido Aguilera al portal del diario Ultima Hora.

Los oviedistas devolvieron el piropo. “Lo único que hacen con esta actitud es retardar la aceptación de su renuncia, que podrá ser aceptada por el nuevo congreso”, señaló el diputado electo Oscar Tuma, del Unase, la tercera fuerza política. Tuma indicó que su partido podría unir sus fuerzas con el Partido Colorado para acoger a Duarte como senador si no lo hacen los parlamentarios salientes.

Desde la vereda opositora aseguraron que si la renuncia del mandatario es rechazada antes del comienzo del nuevo período legislativo, en su lugar debería asumir el primer senador suplente de los colorados. “Cuando Duarte entregue el mandato será automáticamente senador vitalicio y no puede, después de ser senador vitalicio, por disposición de la Constitución, volver a asumir el cargo de senador (electo)”, dijo ayer el senador de la Alianza Eusebio Ramón Ayala. Si no, “va a tener dos cargos como senador y eso está prohibido”, añadió.

“Debe seguir ejerciendo el cargo de presidente de la República hasta el 15 de agosto y asumir luego como senador vitalicio, como establece la Constitución”, coincidió el senador liberal Carlos Mateo Balmelli, que ayer no asistió a la sesión.

En medio de la confusión por una situación no prevista en la Constitución, algunos pícaros tratan de sacar ventaja. Según la prensa local, opositores anónimos advierten que lo que busca Duarte con su renuncia es inmunidad parlamentaria, pero se trata de una chicana: la senaduría vitalicia también otorga fueros.

Compartir: 

Twitter
 

Bancas vacías en el Congreso paraguayo para recibir el pedido de renuncia de Duarte Frutos.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.