EL MUNDO › LUCIA TOPOLANSKY, CANDIDATA A SENADORA POR EL FRENTE AMPLIO Y EVENTUAL PRIMERA DAMA DE URUGUAY

“Seremos los más votados en el interior”

La mujer de Mujica estuvo trece años presa. Hoy habla de los planes de gobierno. La anulación de la Ley de Caducidad, la limitación del latifundio, la asistencia social y la salud. “Apuesto a que sean buenas”, dice sobre las relaciones con la Argentina.

 Por Mercedes López San Miguel

Desde Montevideo

Lucía Topolansky es candidata a ser reelecta senadora por el Frente Amplio y eventual primera dama. Tiene una certeza: su marido y compañero de militancia gana, sea en primera o segunda vuelta. Pese a sus saludables 65 años, admite estar cansada. Mucho trajín de campaña. “El Pepe salió de acá”, dice mostrando con los brazos la principal oficina del Movimiento de Participación Popular (MPP) de la capital uruguaya. Primero fueron compañeros de política en 1968, en el Movimiento de Liberación Nacional–Tupamaro, y después nació el amor, que se sostuvo en base a los mismos ideales y también al gusto por el tango. En el medio pasaron 13 años de cárcel. “Caímos juntos en 1972 y salimos con la amnistía en marzo del ’85”. Lucía estuvo en un penal de mujeres. No le desea la cárcel a nadie, ni a sus enemigos. Padeció torturas y maltratos y dice tener suerte de estar viva. A ella le habían dado 45 años, hubiera salido en 2017, pero no les creyó. Su fuerza fue el optimismo. “Al otro día de salir de la cárcel ya estábamos reagrupándonos, militando.” Ahora que su esposo es candidato ya anticipa que se quedan a vivir en la chacra.

–¿Qué opina de la anulación de la Ley de Caducidad?

–Va a salir. Es una ley completamente fuera de lugar, hay que eliminarla. Está claro lo que fue el Plan Cóndor, lo que fue la dictadura para nuestros países, queda claro en el imaginario de la gente. Los testimonios que dan los chiquilines hijos de desaparecidos sirven para que la gente se convenza de lo que pasó. Tabaré fue sacando de la ley los casos que se le presentaban. Las figuras más importantes de la dictadura están presas. Algunos cuerpos que encontramos fue por medio de la información de las Fuerzas Armadas en distintos niveles. Pero muchos militares callan.

–¿Cuál cree que va a ser la novedad de estos comicios?

–El Frente Amplio, que nació siendo montevideano, ahora creció en el interior. En esta elección va a ser la coalición más votada también en el interior, a pesar de la represión que ejercen los caudillos locales para que la gente no se pronuncie, por temor a arriesgar sus trabajos. Por ejemplo, en el departamento Cerro Largo, fronterizo con Brasil, que tiene mucha hectárea y latifundio y es históricamente blanco. Yo fui a hacer una actividad y allí constaté cómo habían llegado las políticas sociales del Frente Amplio. Le llegó la mejora a la asignación familiar, la computadora para los niños, el apoyo a los productores cuando hay sequía. Me recibieron muy bien y el acto político resultó enorme.

–Mujica dijo que quería limitar el latifundio. ¿Cómo sería?

–En 1948 se aprobó en el Congreso la ley de colonizaciones. No se le pusieron recursos. Una especie de reforma agraria a la uruguaya. Si esa ley se hubiera cumplido, hoy seríamos Nueva Zelanda: un país de emprendimientos familiares y no de grandes extensiones. Revisamos el otorgamiento de tierras y repartimos bastantes tierras. Tenemos muy despoblado el campo. Queremos fijar las familias con oportunidades. Hicimos una modalidad de colonias planificadas, como la de caña de azúcar. Estamos hablando de la tierra improductiva, no la que funciona. Eliminamos la figura de sociedad anónima, se tiene que saber quién es el dueño de la tierra. En lo personal, no creo que sea lo mismo un extranjero que compra un predio para la especulación que uno que se la juega acá. Tenemos que discutir el tema de la concentración de la tierra.

–Sigue habiendo desigualdad en Uruguay, ¿qué debería hacer el nuevo gobierno?

–Se bajaron la pobreza y la indigencia. Ahora hay que eliminar la indigencia y seguir bajando la pobreza. Tuvimos que aplicar un plan de emergencia social porque había gente que se moría de hambre. La asistencia fue directa a la familia, sin intermediarios. Hicimos un relevamiento: sabemos dónde está cada pobre de Uruguay. Les dimos esa ayuda material, a la vez capacitación; les enseñamos un oficio. Ahora tenemos que atacar los bolsones de pobreza a través de un segundo plan. Triplicamos el presupuesto de la Educación. Vamos a intentar que todas las escuelas sean de jornada completa, para que los niños no queden en la calle. Apostamos a la educación, porque con ella se rompe uno de los círculos de la pobreza. Por eso llevamos una laptop por alumno a los hogares. La sociedad uruguaya se está informatizando.

–¿Se modificó el sistema de la salud?

–Hicimos un sistema integrado entre la salud pública y mutual. Todas las familias con menores y discapacitados pueden poner a sus hijos en cualquiera de las dos, el Estado lo paga. No pudimos incluir a los jubilados, es lo pendiente para el próximo gobierno. Los hospitales públicos están como nunca estuvieron. Porque se destinó mucho más presupuesto.

–¿Conoce a la presidenta Cristina Fernández?

–Sí, me parece muy inteligente y que le han cobrado bastante que fuera mujer. Dice unos discursos políticos interesantísimos.

–¿Cómo imagina las relaciones con Argentina?

–Yo apuesto a que sean buenas.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Gentileza Diario La República
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.