EL MUNDO › EN EL DIA EN QUE SE CONMEMORABA LA REVOLUCION, AHMADINEJAD DIJO QUE SU PAIS “ES UN ESTADO NUCLEAR”

Irán anunció avances en su programa nuclear

El gobierno confirmó que se produjo el primer cargamento de combustible enriquecido al 20 por ciento. Numerosos websites opositores afirmaron que por lo menos una persona murió por los disparos de la policía.

 Por Katherine Butler *

El asediado régimen iraní movilizó ayer a cientos de miles de sus partidarios en el aniversario número 31 de lo que fue la Revolución Islámica de 1979. Durante la celebración, el presidente de línea dura, Mahmud Ahmadinejad, atinó a provocar una vez más a Occidente al afirmar que la República Islámica es ahora un “estado nuclear”. Aseguró que Irán no será intimidado por la presión internacional, mientras que reveló la exitosa producción del primer lote de uranio enriquecido a un nivel que podría equipar a la nación persa con capacidad armamentista nuclear. “Se ha producido el primer cargamento de combustible enriquecido al 20 por ciento”, dijo Ahmadinejad.

Manifestantes antigubernamentales esperaban usar las celebraciones del Día de la Revolución para hacer su despliegue de fuerza. Pero chocaron con el enorme despliegue de seguridad en varios puntos de Teherán. La policía disparó gases lacrimógenos y balas de pintura para dispersar a las multitudes que cantaban al son de los slogans opositores. Numerosos websites opositores afirmaron que por lo menos una persona terminó muerta por los disparos de las fuerzas represivas.

Asimismo, las principales figuras del campo opositor denunciaron acosos, incluyendo al anciano clérigo Mehdi Karroubi, quien formó parte de la disputa electoral en junio pasado. Karroubi fue atacado por radicales que rompieron las ventanas de su auto y lo rociaron con gas pimienta, según declaró.

Zahra Rahnavard, mujer del también ex candidato presidencial Mirhosein Moussavi, denunció haber sufrido golpes cuando apareció en las calles, mientras que Zahra Eshraghi, la nieta reformista del fallecido ayatolá Khomeini, fundador de la República Islámica, fue brevemente detenida.

Supuestos videos de hordas de manifestantes al grito de “Muerte al dictador” en varias ciudades inundaron los sitios web de la oposición. Sin embargo, numerosos post levantados en la red social Twitter señalaron que mientras las demostraciones de lucha contra el régimen se llevaron a cabo en importantes calles de Teherán, los esfuerzos por moverse al corazón de la ciudad fueron duramente reprimidos por milicias armadas Basiji que se trasladaban en motos.

El supremo líder ayatolá Ali Khamenei había advertido a los reformistas del Movimiento Verde que sufrirían un “puñetazo en la boca” si destrozaban las celebraciones oficiales. Pareciera que muchos, tal vez intimidados por las ejecuciones de los dos líderes disidentes en enero pasado, prestaron atención a las advertencias. Los trastornos en Internet, incluyendo el cierre del servicio de e-mail de Google en Irán, podría haber obstaculizado también la habilidad de la oposición en organizarse.

Grandes multitudes –de acuerdo con la televisión estatal, “decenas de millones”– cargaron banderas y posters del ayatolá Khomeini, fundador de la República, colmando las calles que conducen al monumento de Azadi (Libertad), lugar donde el presidente entregó el tradicional discurso del Día de la Revolución.

Pero cualquier sensación de victoria en el campo pro gubernamental es pasible de ser templada por las constantes divisiones que acechan al régimen y por un movimiento opositor que puede ser solamente contenido con grandes esfuerzos por las fuerzas de seguridad. Nader Mousavizadeh, experto en Irán del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, con sede en Londres, afirmó que la dirigencia debería sacar escaso confort en su muestra de poder. “Hay dos explicaciones”, dijo. “O crees que en los últimos seis meses de represión el movimiento verde se convenció de que el régimen les gusta, o crees que hubo un operativo de seguridad sin precedentes.”

Mousavizadeh señaló que el régimen se mantiene “profundamente dividido” en cuestiones tales como la oposición, la economía y la temática nuclear. “Estas divisiones no terminarán ahora. Son tensiones irresueltas que no se han esfumado”, concluyó.

Cuánto hubo de genuino en el apoyo público a la facción de línea dura que controla las palancas del poder, resulta difícil de estimar, incluso por los resultados de ayer. La celebración es un feriado público en Irán, y muchos de los que atienden al rally son trasladados en colectivos desde áreas periféricas, seducidos por la comida gratuita y diversos regalos. A su vez, gran cantidad de iraníes asisten por lealtad a los valores de la revolución, aunque sean altamente críticos con el liderazgo actual del país. En su alocución del día, el presidente aseguró que sus físicos nucleares han enriquecido exitosamente el primer lote de uranio a un grado del 20 por ciento de pureza. “El primer paquete de combustible nuclear al 20 por ciento fue producido y proporcionado a los científicos”, afirmó el mandatario, sin especificar cuánto uranio se enriqueció a ese nivel.

Anteriormente, Irán había enriquecido su uranio a un 3,5 por ciento, pero la movida al 20 por ciento es vista con alarma desde las potencias occidentales, ya que el país se acerca al punto en que puede crear bombas nucleares.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente Mahmud Ahmadinejad saludó a sus seguidores en el 31º aniversario de la revolución.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared