EL MUNDO › ACTORES, ESCRITORES Y DIRECTORES ISRAELíES BOICOTEAN EL TEATRO EN LAS COLONIAS DE CISJORDANIA

Los artistas contra los asentamientos

Yousef Sweid y Rami Heuberger, dos destacados actores, formaron parte de la protesta contra los asentamientos. El tema será parte central en las nuevas negociaciones directas entre israelíes y palestinos auspiciadas por Obama.

 Por Donald Macintyre *

Desde Jerusalén

Cinco importantes teatros israelíes enfrentaron ayer una disputa política después de que 60 actores, escritores y directores prominentes se comprometieran a boicotear las actuaciones pautadas en los asentamientos judíos en Cisjordania.

Las compañías desencadenaron la protesta tras haber planeado un programa de espectáculos para celebrar la apertura de un nuevo centro cultural. El espacio costará cerca de 10 millones de dólares y empezará a funcionar en noviembre en el asentamiento Ariel. La protesta, que fue condenada por el premier Benjamín Netanyahu, incluye a Yousef Sweid y Rami Heuberger, dos de los actores más conocidos de Israel. También es de la partida el premiado dramaturgo Joshua Sobol.

Los artistas enviaron su petición a la ministra de Cultura, Limor Livnat. En esa declaración, expresaron estar “consternados” frente a la decisión de los teatros de actuar en el nuevo auditorio del asentamiento e informaron que los artistas se negarán a hacerlo. Además, llamaron a las compañías israelíes a restringir su prolífica actividad a la “línea verde”, que delimita su frontera desde la Guerra de los Seis Días de 1967. En caso contrario, se estaría estimulando la empresa de los asentamientos, dijeron los actores y directores.

Sobol le dijo al diario Haaretz, que fue el primero en revelar los planes de los teatros, que esperaba que la petición impactara en el público israelí y promoviera un cambio profundo en los productores teatrales. “Hubo un letargo en los últimos años”, dijo el dramaturgo. “De alguna manera, la gente se volvió indiferente a muchas cuestiones existenciales en Israel y esto podría reavivar el debate público”, agregó.

Ariel es un asentamiento de unas 20 mil personas ubicado en Cisjordania. El director del teatro, Ariel Turgeman, insiste en que no se pueden cancelar los contratos de las compañías. Los asentamientos serán parte central en las nuevas negociaciones directas auspiciadas por el presidente Barack Obama y que se iniciarán esta semana en la Casa Blanca. La mayoría de la comunidad internacional las considera ilegales de acuerdo con el derecho internacional.

Netanyahu, que viaja mañana para participar de las conversaciones, abordó la protesta de los artistas en el encuentro semanal del gabinete. Según el primer ministro, Israel está enfrentando una campaña orquestada por elementos del exterior para “deslegitimar” al país. “La última cosa que necesitamos en este momento, mientras estamos bajo ese ataque, es un intento de boicot desde adentro”, disparó. “No quiero revocar el derecho de cada artista a tener una opinión política pero nosotros como gobierno no debemos financiar boicots a ciudadanos israelíes”, añadió.

Entre los teatros están el Habima y el Cameri de Tel Aviv, que tienen reputación internacional y ya anunciaron durante el fin de semana que las producciones seguirían adelante. Dijeron que respetaban los puntos de vista de los actores pero que aun así harán sus funciones en cualquier lugar en que haya amantes del teatro israelí.

A los dichos de Netanyahu le siguió un coro de desaprobación de la derecha y amenazas de revocar la financiación estatal a los teatros por el boicot de los artistas. La ministra Livnat insistió en que las presentaciones deben realizarse. “La cultura es un puente en la sociedad. Las disputas políticas deben dejarse a un lado de la vida cultural y artística”, dijo la titular de la cartera de Cultura e integrante del conservador partido Likud.

El ministro de Finanzas, Yuval Steinitz, dijo que el gobierno debe retirarles la financiación a los teatros que se nieguen a actuar en Ariel. “El Estado de Israel invierte una gran cantidad de dinero en teatros. Los impuestos con los que se financian esas salas son pagados también por los residentes de Ariel. Por eso, aquellos que están saboteando esto, no deberían ser empleados en Israel”, remarcó.

Yossi Sarid, un columnista de izquierda y antiguo líder del partido Meretz, escribió en Haaretz que las direcciones de los teatros han cometido un “gran error”. Y agregó: “Los artistas y los actores no son soldados. Nadie puede forzarlos a actuar, el menos que su nombre sea Andreo Zhdanov (el político soviético que se encargó de las purgas de los más famosos compositores en la era de Stalin). No son los artistas los que fomentan las divisiones sino aquellos que decidieron construir los asentamientos, incluida la ministra de Cultura”.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Los teatros anunciaron durante el fin de semana que las producciones seguirían adelante.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.