EL MUNDO › FUERTE DISPUTA ENTRE EUROPA Y LOS PAISES EMERGENTES POR LA SUCESION EN EL FMI

El viejo mundo o el nuevo

Los líderes europeos se apuraron a reclamar para sí la designación del reemplazante de Strauss-Kahn en el Fondo Monetario. La urgencia es porque esta vez se dio un hecho inédito: China y un conglomerado de emergentes salieron a disputar ese lugar.

 Por Tomás Lukin

La renuncia de Dominique Strauss-Kahn a la conducción del Fondo Monetario Internacional desató una fuerte puja alrededor de su sucesión. Desde que comenzó a funcionar en 1946, la dirección del organismo estuvo en manos de un representante europeo. Sin embargo, la dimisión del francés acusado de violar, secuestrar y abusar sexualmente de una mujer en Nueva York sucedió en medio de un escenario global novedoso donde el poder de veto en el Fondo de Estados Unidos y Europa debe convivir con el creciente peso político, económico y simbólico de los países en desarrollo de Asia y América latina. Ayer, apenas se conoció la noticia, distintos líderes de la Unión Europea salieron a marcar el terreno. Reclamaron celeridad en la elección de un nuevo director gerente que, según aseguraron, debe provenir de esa región. La crisis estructural de la Eurozona y la tradición histórica son los principales argumentos que esgrimen ante la emergencia de candidatos provenientes de los países en desarrollo. La UE todavía no consensuó quién será su candidato, pero la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, sobresale entre los nominados, aunque también existen contendientes alemanes.

La conducción interina del FMI, a cargo del estadounidense John Lipsky, informó ayer que el decano del Consejo de Administración comenzó a contactar a los 24 miembros del órgano de gobierno para iniciar el proceso de selección del nuevo director gerente. Los miembros del Consejo representan a un país o conjunto de países, pueden nominar candidatos para el puesto y cuando surge más de un nombre la decisión se alcanza por consenso. Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, China, Arabia Saudita y Rusia poseen un representante cada uno. El resto de los 179 países que integran el Fondo se distribuyen las 16 plazas restantes. Cada director vota de acuerdo con el peso de su “cuota” dentro del organismo.

La tradición indica que la dirección de las instituciones de Breton Woods se reparte entre Estados Unidos y Europa. Por eso, el Banco Mundial está encabezado por un economista norteamericano mientras que la conducción del FMI queda en manos de un europeo. En las elecciones de director gerente de 2000 y 2004 fueron presentados candidatos provenientes de Japón, Egipto y República Checa, pero el poder de veto que tienen Estados Unidos y las potencias de Europa permitieron reproducir la práctica histórica.

Sin embargo, la urgencia y la fuerza de las declaraciones europeas reflejan el creciente poder dentro de los foros multilaterales que lograron los países emergentes –encabezados por China, Rusia y Brasil–. Ese reposicionamiento les permite presionar en forma conjunta sobre la toma de decisiones en espacios como el FMI o el G-20. Ayer el Ministerio de Relaciones Exteriores de China, el titular del Banco Central de Brasil y el gobierno ruso reclamaron que el Fondo continúe aplicando reformas estructurales que amplíen la representatividad de los países periféricos y que el proceso de selección se haga sobre un criterio meritocrático, transparente e imparcial y no meramente geográfico. Dentro de ese grupo de países se ubica el gobierno argentino. Si bien no posee una posición de poder, el país coordina sus expresiones en los foros multilaterales con Brasil.

“Los países en desarrollo tienen derecho de ocupar la conducción del FMI y el Banco Mundial, pero en este escenario donde hay serios problemas en la Eurozona y el Fondo está fuertemente involucrado, existen muchos argumentos en favor de un candidato europeo”, sostuvo la canciller de Alemania, Angela Merkel. En la misma frecuencia se expresó el primer ministro francés, Nicolas Sarkozy, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

“Viva Europa”, sostuvo la ministra de Economía francesa y candidata a ocupar la conducción del Fondo, Christine Lagarde, cuando fue consultada por su posible designación. “Cualquier candidatura deberá surgir de los europeos, unidos, todos juntos”, afirmó la funcionaria. En tanto, el gobierno de David Cameron dio de baja una posible nominación del ex primer ministro opositor Gordon Brown, y también figuran en la lista el ex presidente del Bundesbank, Axel Weber, y el ex ministro de Finanzas de Alemania Peer Steinbrueck. Por el lado de las economías en desarrollo también se menciona el nombre de Zhu Min, ex vicegobernador del Banco Central chino y asesor de Dominique Strauss-Kahn en el FMI.

Por su parte, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, expresó que “no hemos tomado posición sobre ningún candidato. Queremos ver un proceso abierto que conduzca a una sucesión rápida de un nuevo director general del Fondo”. El gobierno norteamericano posee con el 16,8 por ciento de los votos poder de veto en el organismo ya que para impulsar cualquier iniciativa se requiere el 85 por ciento de las voluntades.

Compartir: 

Twitter
 

El estadounidense John Lipsky asumió transitoriamente la conducción del organismo de crédito.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared