EL MUNDO › MURDOCH SE DISCULPO CON LAS VICTIMAS Y ECHO A SU EDITORA

Pidió perdón por espiarlos

El magnate australiano pidió perdón a la familia de una adolescente asesinada por haberle pinchado el celular y le aceptó la renuncia a su protegida, la directora ejecutiva de News International Rebekah Brooks.

 Por Marcelo Justo

Desde Londres

Ruppert Murdoch pidió disculpas a la familia de la asesinada adolescente Milly Dowler por la interferencia telefónica de su celular y anunció que este fin de semana extenderá el pedido a la sociedad entera mediante una serie de avisos en los diarios. Consciente de que el cerco empieza a cerrarse sobre su imperio mediático, Murdoch le aceptó la renuncia a su protegida, la directora ejecutiva de News International Rebekah Brooks, cinco días después de decir que ella era su “prioridad número uno”. En sendos comunicados, tanto Brooks como James Murdoch, hijo de Ruppert y número tres de la compañía, combinaron elogios mutuos y muestras de arrepentimiento. La nueva ofensiva tiene el sello implacable y sorpresivo que caracteriza a Murdoch y muestra que hoy está dispuesto a bajarle el pulgar a quien sea para salvarse.

Murdoch es el accionista principal de la compañía madre del imperio, News Corp., con un 12 por ciento de las acciones, seguido por el príncipe saudí Alwaleed bin Talal, con un 7 por ciento. En medio de crecientes rumores sobre la supervivencia de la familia al frente de la organización, el príncipe declaró el jueves a la noche a la BBC que tenía plena confianza en Ruppert y James Murdoch, pero que Brooks debía renunciar. Lo que no había logrado el jefe de la oposición, el laborista Ed Miliband, que hace nueve días pidió la cabeza de la ex editora de News of the World, ni el mismísimo primer ministro David Cameron, que esta semana se sumó (tarde) a la ofensiva, lo consiguió el príncipe saudí y la creciente presión que hay sobre el grupo. Ciencia ficción hace dos semanas, hoy muchos discuten abiertamente la posibilidad de que los Murdoch se vean obligados a dar un paso al costado para salvar el imperio.

Se trata del segundo conglomerado mediático del mundo y se extiende de Estados Unidos a Europa, Australia y Oriente. En Estados Unidos tiene una red de canales de cable y periódicos como el Wall Street Journal a la cabeza y un valor total estimado de 42.000 millones de dólares. En Europa Murdoch renunció a controlar la totalidad accionaria de Sky, pero todavía tiene un 39 por cientode las acciones: unos 20 mil millones de dólares. En comparación, la operación de su compañía News International en el Reino Unido, propietaria de la fenecida News of the World, The Sun, The Times y The Sunday Times, es menor. La prensa sensacionalista financiaba a la “seria” y con el cierre del News of the World el domingo este modus operandi parece en peligro.

Las acciones de News Corp. que venían cayendo en picada durante la semana sufrieron un nuevo golpe cuando el FBI indicó el jueves que investigaría los alegatos de escucha telefónica de familiares de las víctimas del 11 de septiembre. De ahí la presión sobre Murdoch y las distintas iniciativas que ha tomado para terminar con el escándalo desde que The Guardian reveló la escucha telefónica de Milli Dowler: cierre del News of the World, retirada de la propuesta de adquisición del resto del paquete accionario de BskyB y renuncia a una aparente intocable del grupo, Rebekah Brooks.

La ofensiva pública se completa con el encuentro que sostuvo ayer el mismo Ruppert Murdoch con la familia de Milli Dowler y los anuncios de este fin de semana. En representación de la familia de Dowler, su abogado señaló que Murdoch se había mostrado “sinceramente arrepentido” y que varias veces había pedido perdón y se había tomado la cabeza entre las manos. El problema es que la crisis no se limita al campo de las relaciones públicas. Con tres investigaciones en curso –dos en el Reino Unido y una en Estados Unidos– nadie puede garantizar qué otros trapos sucios quedarán a la vista. La pestilencia es intensa. Escuchas telefónicas de familiares de víctimas de atentados y de pedófilos, de caídos en la guerra de Irak y Afganistán, quizá de los atentados del 11 de septiembre, coimas a policías y un poder que parecía colocarlo por encima de la sociedad y los políticos. El tema es hasta dónde llega el olor.

Andy Coulson, editor de News of the World entre 2003 y 2007 y ex jefe de prensa del primer ministro David Cameron, fue arrestado y puesto en libertad bajo fianza el 8 de julio. Otro importante ejecutivo de News International, Neil Wallis, fue arrestado el jueves. El abogado de la compañía de toda la vida, Tom Crone, renunció ese mismo día. El martes, Murdoch padre e hijo comparecerán en la Cámara de los Comunes ante el comité parlamentario de asuntos domésticos. Es posible que Murdoch padre pueda argumentar que no sabía nada de lo sucedido, es más difícil que su hijo James, director ejecutivo de News Corporation, a cargo de la operación de News International, pueda refugiarse bajo el paraguas de la ignorancia.

Compartir: 

Twitter
 

Murdoch y su hijo brindaban en marzo durante un festival hípico en el centro de Inglaterra.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared