EL MUNDO › LOS ESTUDIANTES ACEPTAN CONVERSAR CON EL ALICAIDO GOBIERNO CHILENO

Un diálogo con movilización

La Confederación de Estudiantes de Chile seguirá marchando pidiendo una enseñanza gratuita. La gestión de Piñera tiene una baja aprobación del 22 por ciento, según un sondeo que revela que la educación es el principal problema de los chilenos.

 Por Christian Palma

Desde Santiago

Las 36 federaciones de estudiantes reunidas en la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) llegaron temprano a una de las sedes de la Universidad Católica para debatir si aceptaban o no retomar el diálogo con el gobierno y votar un posible regreso a clases para no perder becas y créditos, esto tras cuatro meses movilizados. La prensa no tuvo acceso a la crucial cita, pero trascendidos indicaban que la jornada no sería fácil, dado el cruce de posturas entre la dirigencia universitaria encabezada por la representante estudiantil de la Universidad de Chile, Camila Vallejo; el dueño de casa, Giorgio Jackson, y otros líderes más radicales que participan del pleno.

En medio de la reunión, se conoció la última encuesta del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC) que de alguna manera desniveló más la cancha a favor de los estudiantes, toda vez que la aprobación a la gestión del presidente Sebastián Piñera cayó al 22 por ciento (13 puntos menos respecto de mayo), mientras que el nivel de rechazo subió de un 53 a un 66 por ciento en el mismo período en que se ha desarrollado el conflicto estudiantil (ver recuadro). La muestra reveló además que en todos los estratos sociales la educación es el principal problema del país. Un 89 por ciento apoya las demandas estudiantiles y un 71 por ciento está a favor de efectuar un plebiscito para solucionar este problema. Junto a ello, la encuesta mostró que para el 37 por ciento de los consultados, el gobierno no está interesado en resolver el problema y que sólo está preocupado de “ganarles la batalla” a los estudiantes. Con esas cifras en mano, más la nueva multitudinaria marcha de la semana pasada –una vez terminada la modorra de las fiestas patrias y el impacto de la tragedia aérea en Juan Fernández– y el incendio provocado por el alcalde de la acomodada comuna de Providencia, el coronel de Ejército (r) Cristian Labbé, quien decretó cerrar los colegios y negar la matrícula a alumnos lejanos a su jurisdicción, puso otra vez en jaque las negociaciones llevadas adelante por el ministro de Educación, Felipe Bulnes y devolvió el mango del sartén a los estudiantes que obligaron, otra vez, al Ejecutivo a flexibilizar su planteamiento.

El sábado pasado, Bulnes envió un mail a Coquimbo, ciudad puerto del norte chileno donde se desarrollaba un pleno similar al de ayer y en el cual ofrecía flexibilizar la fecha tope para cerrar el semestre (7 de octubre), transparentar las actas del trabajo de la mesa de diálogo y retirar la urgencia a dos proyectos de ley relacionados con educación, con la idea de discutirlo con la Confech antes que con el Congreso. El correo fue bien recibido, pero no dejó contentos a todos los dirigentes que exigían el retiro total de estas iniciativas parlamentarias.

Luego de horas de discusión, los rumores que escapan a raudales del pleno hablaban de humo blanco, debido a que la Confech habría decidido reanudar el diálogo con La Moneda, siempre y cuando se incluyeran sus propuestas en la discusión del presupuesto de la nación del próximo año.

A las 21 horas, tras once de trabajo, se confirmó la noticia. Giorgio Jackson, sostuvo que se sentarán a la mesa, pero no detendrán las movilizaciones hasta ver avances concretos. “No somos ilusos”, dijo e insistió en el fin al lucro en la educación y a la salida de los bancos en el otorgamiento de créditos universitarios, entre otros temas.

“No abandonaremos a quienes quieren seguir movilizados y no permitiremos que pierdan sus derechos. Llamamos a los estudiantes y ciudadanía a seguir avanzado y los llamamos a que se sumen a la movilización nacional del próximo jueves, en la lucha por una educación gratuita de calidad y multicultural”, agregó Camila Vallejo, quien precisó que habrá libertad para que cada plantel decida o no cerrar el primer semestre, pero no iniciarán el segundo semestre de no apreciarse avances reales en esta instancia.

En este escenario, las conversaciones que partirían a la brevedad apuntarán además a aumentar los recursos para las universidades tradicionales y a la creación de un fondo de revitalización para las mismas. Mientras tanto, los “pingüinos” agrupados en las coordinadoras y asambleas de estudiantes secundarios también manifestaron su disposición a iniciar el diálogo, como lo señaló a Página/12 el vocero Freddy Fuentes. Para mañana se convocó una nueva marcha por la educación cuyos epicentros serán en las importantes ciudades de Valparaíso y Concepción.

Compartir: 

Twitter
 

La aprobación a la gestión de Piñera cayó al 22 por ciento, trece puntos menos que en mayo.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared