EL MUNDO › PRONóSTICOS PARA LAS PARLAMENTARIAS RUSAS DEL FIN DE SEMANA

Putin y Medvedev, número puesto

En Rusia esperan un conteo “sucio” en el voto para 450 bancas en la Duma, de la que saldrá el próximo gobierno.

De una treintena de partidos políticos que existían antes de que Rusia Unida (RU) se convirtiese en el oficialismo, seis son los opositores que se enfrentarán a esa fuerza, que lleva al presidente Dmitri Medvedev encabezando la lista. Si bien la oposición insiste en afirmar que RU no podrá renovar la mayoría constitucional del 75 por ciento obtenida en la Duma hace cuatro años, un sondeo divulgado recientemente por el Centro Levada señala que al menos un 96 por ciento de los rusos está convencido de la victoria de RU, sector que se perfila como ganador en las elecciones parlamentarias del domingo. Las encuestas señalan además que comunistas y ultranacionalistas obtendrán bancas en el Parlamento. Por otra parte, más de la mitad de los rusos cree que el reparto de escaños será determinado finalmente por las autoridades y que las fuerzas en pugna apelarán a métodos sucios como presionar a los votantes y manipular las listas. En los comicios que tendrán lugar el fin de semana están en juego 450 escaños de la Duma, espacio político que conducirá los destinos del país durante los próximos cinco años.

Los sondeos realizados por el Centro Levada señalan que la formación oficialista obtendrá el 53 por ciento de los votos, seguida por el Partido Comunista, con el 20 por ciento. Detrás se ubicarían el ultranacionalista Partido Liberal Democrático y Rusia Justa, con el 12 y el 9 por ciento de los sufragios, respectivamente.

Las otras tres formaciones que participan en las elecciones legislativas, las liberales Yabloko, Causa Justa y la nacionalista Patriotas de Rusia, quedarían muy por debajo del 7 por ciento necesario para acceder al reparto proporcional de los 450 escaños de la Duma. Sólo cuatro partidos cuentan actualmente con representación parlamentaria: RU, partido liderado por el primer ministro, Vladimir Putin; el también oficialista Rusia Justa, encabezado por el ex jefe del Senado, Serguei Mironov; el comunista PCR y el ultranacionalista PLD.

Los comunistas se encaminan a los comicios con cierta nostalgia hacia la extinta Unión Soviética, mientras lanzan duras críticas a la gestión de RU, sospechada de estar involucrada en escándalos de corrupción y compra de votos. “Rusia afronta hoy cinco retos principales: desigualdad social, catástrofe demográfica, desplome de la economía que depende totalmente de sus recursos naturales, pérdida de la capacidad defensiva y de aliados así como la degradación moral y espiritual”, describe el programa electoral del PCR.

En varias ocasiones, el líder del PCR, Guennadi Ziuganov, denunció la pasividad de las autoridades ante los numerosos casos de fraude cometidos durante la campaña electoral para los comicios legislativos. “Los sucesos de los últimos dos meses muestran que, en la mayoría de los casos de fraude, no se recibe una oportuna respuesta por parte de las fuerzas de seguridad y comisiones electorales. Más aún –insistió Ziuganov–, son organizados por esas mismas fuerzas”, afirmó el dirigente en una carta enviada anteayer a la Fiscalía General de Rusia.

Mientras tanto, el partido PLD cautiva simpatías populares por sus retóricas ultranacionalistas. Estos apoyos encuentran su repercusión en una sociedad donde casi la mitad de sus miembros se reconoce abiertamente como xenófobo, según encuestas divulgadas por el Centro Levada. El PLD está liderado por Vladimir Yirinovski quien, tras su irrupción en la arena política en 1991, no dejó de ser uno de los políticos más escandalosos de Rusia por protagonizar peleas con sus rivales tanto en el Parlamento como durante los debates televisivos.

Compartir: 

Twitter
 

Putin y Medvedev en plena campaña electoral.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.