ECONOMíA › EL GOBIERNO LIBERó 2,7 MILLONES DE TONELADAS DE TRIGO PARA SU EXPORTACIóN LUEGO DE QUE LAS DECLARARAN LOS PRODUCTORES

Espigas blanqueadas con despacho al exterior

Agricultura y Economía reclamaron la registración del stock triguero para ordenar el cupo para el mercado interno y el de exportación. Luego de meses de resistir formalizar la tenencia, los productores informaron y así se habilitaron exportaciones.

 Por Sebastián Premici

El Gobierno anunció la apertura de un nuevo cupo de exportación de trigo correspondiente a la campaña 2010-2011. Serán 2,7 millones de toneladas que se suman a las 8,4 millones liberadas a lo largo del año. En total, este año los productores vía multinacionales exportadoras podrán colocar en el exterior un total de 11,1 millones de toneladas, uno de los niveles más altos de la última década. El anuncio fue realizado ayer por los ministros de Economía y Agricultura, Amado Boudou y Julián Domínguez, respectivamente, junto al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. El Ejecutivo autorizó estos permisos de exportación porque los productores accedieron a declarar los granos que tenían almacenados en sus campos. La liquidación de divisas por esas ventas sería de 540 millones de dólares, recursos que incorporará una mayor oferta para el mercado de cambios.

El viernes pasado, la cartera de Agricultura había comunicado la apertura de un cupo de 1,4 millón de toneladas, en base a las declaraciones de los productores. Sin embargo, quedaban algunas existencias por “blanquear”. Por eso ayer los funcionarios señalaron que el total liberado sería de 2,7 millones de toneladas. “Es necesario que declaren el stock físico para realizar una mayor apertura de las exportaciones”, señaló Domínguez durante una conferencia de prensa.

En este sentido, en el Ejecutivo estiman que todavía quedarían 500.000 toneladas de la actual campaña sin declarar, que podrían ser exportadas. “La metodología utilizada sirvió para dos cosas: para la seguridad alimentaria de los argentinos y para la transparencia en el funcionamiento de la economía”, sostuvo Boudou. El total declarado en las últimas semanas fue de 3,7 millones de toneladas, de las cuales un millón quedó reservado para el mercado interno y el resto se liberó para su venta al exterior.

Los funcionarios anunciaron, a su vez, que revisarán las existencias declaradas cada tres meses, con la intención de abrir las exportaciones de manera paulatina. “Como productores consustanciados con la exportación sabemos que las liberaciones en cuotas no son suficientes ni plantean el escenario ideal para el sector agrícola. No obstante, reconocemos que es un avance hacia la posibilidad de que el productor triguero pueda vender su cosecha pasada”, sostuvo Coninagro a través de un comunicado. Su titular, Carlos Garetto, se ufanó de que la medida fue gestada a partir de la visita de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a la sede de la entidad.

Menos benévolas resultaron las apreciaciones del presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, quien reclamó el fin de los cupos de exportación. “Para qué eso de abrir cada tres meses, si siempre pueden cerrarlos cuando es necesario y permitir que rija la competencia y que los precios sean los razonables”, sostuvo Biolcati.

Las cantidades de trigo de la actual campaña habilitadas para la exportación ya alcanzaron los 11,1 millones de toneladas. En la última década, éste fue el segundo mejor resultado, sólo superado por la campaña 2004-2005, donde se vendieron al exterior 11,9 millones. Durante el período 2008-2009, marcado por el conflicto de la resolución 125, se exportaron 5,5 millones de toneladas.

La actual campaña permitirá que ingresen al país aproximadamente 540 millones de dólares adicionales. El Estado, en concepto de retenciones, podría recaudar el equivalente de 124 millones de dólares, aproximadamente. Si se tiene en cuenta el total exportado (que incluye remanentes de otras cosechas), sumado a los 6,5 millones de toneladas para garantizar el consumo interno, esta cosecha movió 17,6 millones de toneladas. Para el período 2011-2012, el Ejecutivo calcula una cosecha total de trigo de 13,5 millones de toneladas.

El próximo paso de la cartera de Agricultura será apostar a un cambio en el sistema de comercialización. En la actualidad, los cupos de exportación son “gestionados” por las multinacionales que integran la cámara de exportadores. La idea de Agricultura es que los permisos puedan ser entregados directamente a los productores, al momento en que éstos declaren sus granos. Así las cooperativas podrían aumentar su participación en el comercio exterior sin depender de las multinacionales.

Compartir: 

Twitter
 

Los ministros de Agricultura y Economía, Julián Domínguez y Amado Boudou, junto a los secretarios Solís y Moreno.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.