ECONOMíA › AMERICAN AIRLINES LLAMó A CONCURSO LUEGO DE CUATRO AñOS DE PéRDIDAS RECURRENTES

Volando a la convocatoria de acreedores

La tercera aerolínea de Estados Unidos se acogió al artículo 11 de la ley de quiebras para buscar ordenar su situación. La empresa aclaró que seguirá ofreciendo sus servicios con normalidad mientras busca renegociar la deuda.

American Airlines, que llegó a ser la mayor aerolínea de los Estados Unidos, solicitó ayer la suspensión de pagos con el objetivo de reestructurar su deuda, debido a las elevadas pérdidas que acumula en los últimos años. La firma se acogió al artículo 11 de la ley de quiebras estadounidense hasta tanto pueda sanear su situación, reducir sus costos y volver a ser competitiva. Es una situación similar a lo que en la Argentina se conoce como convocatoria de acreedores. En lo que va del año, American Airlines lleva acumulado un rojo operativo de 884 millones de dólares, al tiempo que presenta una flota con una antigüedad de más de 20 años que la torna poco eficiente. La compañía aseguró que, más allá del pedido de una protección de acreedores, continuará ofreciendo el servicio con normalidad. El anuncio provocó un inmediato desplome de sus acciones en Wall Street, que llegaron a caer más de un 95 por ciento en los movimientos previos a la apertura de la rueda.

Las dificultades financieras de American Airlines se tornaron cada vez más evidentes. Desde 2007 tan sólo logró registrar un trimestre de ganancias. Los rumores sobre la posibilidad de que la tercera mayor aerolínea de Estados Unidos se amparara en el artículo 11 comenzaron en octubre último, cuando un número inusual de pilotos se acogió a la jubilación, lo que fue interpretado por el mercado como un intento de resguardarse en ese beneficio ante una situación financiera acuciante. Finalmente, AMR y varias filiales pidieron la protección frente a los acreedores. American Airlines forma parte de la alianza de doce empresas asociadas, tiene presencia en más de 50 países y una nómina de 78 mil empleados.

“Esta fue una decisión difícil. Pero es necesaria y es lo correcto que vayamos por este camino”, señaló el flamante presidente de la compañía, Thomas Horton. La compañía responsabiliza de su situación a la disparada del precio del combustible y a “la dura competencia”. La mayoría de las más de 900 aeronaves de American Airlines y de American Eagle, su línea aérea regional, son antiguas, consumen mucho combustible y requieren de un gran trabajo de mantenimiento. American sigue operando con el Boeing MD–80, que en promedio tienen una antigüedad de 20 años. Este año, la empresa tuvo que gastar un tercio adicional para el combustible.

Casi la mitad de los ingresos fue destinada a la compra de carburante, y la aerolínea no pudo trasladar por completo este aumento de los costos a los pasajes. Este fue también uno de los motivos por el cual Aerolíneas Argentinas no pudo equilibrar este año sus cuentas, argumento que desestimaron algunos gremios.

En cuanto a la continuidad de los trabajadores, Horton anunció que iniciará negociaciones con los sindicatos para reducir los costos laborales a un “nivel competitivo”. En Estados Unidos hay una fuerte competencia por los precios. Sin embargo, sólo American Airlines ofrece la mayor conectividad, con más de 3300 vuelos diarios. La compañía tiene previsto además avanzar con la renovación de su flota, según anunció en una carta a sus socios comerciales.

Compartir: 

Twitter
 

En lo que va del año, American acumula un rojo operativo de 884 millones de dólares.
Imagen: EFE
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.