EL MUNDO › APRUEBAN EL MEGAPROYECTO PESE A PROTESTAS ECOLOGISTAS Y UN CLIMA SOCIAL CONVULSIONADO

Aysén ya tiene central hidroeléctrica

En medio de un fuerte dispositivo policial, la empresa planea edificar allí una central de embalse con una capacidad estimada de 640 megawatts y una inversión de 645 millones de dólares, ubicada a 1650 kilómetros de la capital trasandina.

La Secretaría de Evaluación Ambiental (SEA) de Aysén aprobó por unanimidad la construcción de la central hidroeléctrica en Río Cuervo, al sur de Santiago, Chile. La entrada en funcionamiento está prevista para 2019 y se espera que sea la primera de tres presas que Energía Austral, filial de la minera suiza Xtrata Cooper, pretende construir en la zona. En medio de un fuerte dispositivo policial y a pesar de la oposición de grupos ecologistas y algunos parlamentarios, la empresa planea edificar allí una central de embalse con una capacidad estimada de 640 megawatts y una inversión de 645 millones de dólares (unos 500 millones de euros), ubicada a 1650 kilómetros de la capital trasandina. Por su parte, la alcaldesa de Aysén, Marisol Martínez (Democracia Cristiana), dijo al diario chileno La Tercera que la votación donde se aprobó el proyecto hidroeléctrico muestra un “incumplimiento con la mesa social”, ya que no se respetó el acuerdo de realizar una consulta ciudadana antes de la votación.

“La mesa social tendrá que evaluar su visión, hay muchos temas por delante que tratar y eso tendrá que definirlo la mesa. Obviamente aquí hay un incumplimiento con la mesa, claramente no se respetó el que se postergara esta votación hasta que se desarrollara un plebiscito vinculante, así que claramente ésa es una falta a los compromisos”, dijo Martínez en conversación telefónica con La Tercera. Uno de los puntos que despiertan mayor controversia es el de los riesgos que presenta, para la población de Aysén, la construcción de la represa: la megaestructura se emplazará sobre una falla geológica. En ese sentido, el director del Servicio de Evaluación Ambiental, Eduardo Riveros, indicó que se evalúan impactos ambientales y no riesgos de los proyectos. La alcaldesa mostró preocupación por el proyecto: “Me parece preocupante que habiendo un estudio que arroja riesgos volcánicos y fallas activas, no sean éstas abordadas adecuadamente y que se determine continuar con este proceso, generando un peligro inminente para la población de Aysén y para el futuro de Aysén. La entidad que debe resguardar nuestra seguridad hoy día creo que no la ha abordado adecuadamente”, dijo.

“Estamos hablando de un sector que está lleno de volcanes alrededor, con tres líneas de fallas que son de alto riesgo”, describió el senador de Renovación Nacional, Antonio Horvath, la zona donde se ubicará la represa. Y anunció la interposición de varios recursos judiciales para impedir un proyecto que, en su opinión, podría tener un menor impacto si se construyera una central sin represa. El senador oficialista criticó a su vez que la evaluación se haya hecho en forma parcializada y que no se optara por una central más pequeña. En la misma tónica que la alcaldesa de Aysén, el ingeniero civil –y ecosenador independiente, como se presenta en su página web– cargó contra los integrantes de la comisión por no haber escuchado los argumentos en contra del proyecto.

“Estas megacentrales no crean un crecimiento sano, por cuanto se traen trabajadores de fuera de la región y son muy perversos, porque, además, no se cumplen los compromisos, como ocurrió en la región de Biobío”, señaló el parlamentario. Asimismo, Horvath dijo que se está repitiendo una situación similar a la que se vivió hace un año, cuando se impulsó la construcción de Hidroaysén, “con claras vulneraciones a la ley, porque se están aprobando proyectos con exigencias a futuro. Esto es como entregar un cheque sin garantía”, afirmó.

“Todos los impactos significativos identificados han sido respondidos satisfactoriamente con las correspondientes medidas de compensación y mitigación –dijo la intendenta, Pilar Cuevas, rechazando las críticas–. Dado esto, la comisión aprobó de forma unánime la central de Río Cuervo”, agregó la funcionaria. La puesta en marcha del proyecto supone una rebaja de la tarifa eléctrica de un 21 por ciento para los 100.000 habitantes de Aysén, así como la construcción de caminos turísticos, entre otras condiciones que la comisión propuso para apoyar la iniciativa. Los habitantes de Aysén mantuvieron durante febrero y marzo protestas para denunciar el aislamiento de su región, que se traduce en problemas de conectividad, educación y altos precios de combustibles y otros productos.

Mientras tanto, en el exterior del edificio donde se reunió la comisión, los carabineros detuvieron a tres manifestantes por desórdenes públicos, según informó la policía.

Quien mostró satisfacción por el resultado de la votación fue el gerente general de Energía Austral, Alberto Quiñones, que en un comunicado destacó la tramitación “rigurosa y transparente” que se realizó para aprobar la construcción de la hidroeléctrica. “Hemos trabajado para entregar un proyecto sustentable, que aportará energía limpia a partir de una fuente renovable y contribuirá a que Chile atienda su creciente demanda energética y generará beneficios concretos para Aysén en términos de empleo y turismo”, explicó. El proyecto Río Cuervo se suma al de Hidroaysén que, impulsado por Endesa Chile en la misma región, contempla la construcción de cinco presas en los ríos Pascua y Baker.

Compartir: 

Twitter
 

Las protestas vecinales en Aysén por el elevado costo de vida se suceden desde el verano.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.