EL PAíS › CRíTICAS A LA POLíTICA AMBIENTAL

El costo de no hacer

 Por Eduardo Videla

“Cuando uno se pregunta qué hizo la Ciudad para disminuir la cantidad de residuos a enterrar, la respuesta es muy sencilla: nada. Por eso es lógico el reclamo de la provincia, que ve crecer su pasivo ambiental sin que el gobierno porteño asuma un compromiso solidario para remediar la situación”. Esto afirmó ayer el auditor porteño Eduardo Epzsteyn, quien fue ministro de Ambiente hasta 2006, respecto de la tarifa diferenciada que la Ceamse aplicará a la Ciudad a partir de junio, por la disposición de sus residuos, y de la respuesta que dio Mauricio Macri.

Para Edgardo Form, diputado por Nuevo Encuentro, “2008, 2009 y 2010 fueron los peores años desde la sanción de la Ley de Basura Cero y representan los tres años en los que más basura se enterró en la última década”. Esa ley establece un cronograma para que la Ciudad reduzca la cantidad de residuos que van a relleno sanitario, que en vez de bajar, subió. “Greenpeace advirtió que el pico de crecimiento de 2008 debió ser una señal de alerta, pero el gobierno de Macri, como es costumbre, optó por no hacer nada”, agregó Form.

Epzsteyn, por su parte, advirtió que Macri, cuando asumió, contaba con esa ley como “marco legal para aplicar políticas de reducción de la generación de residuos”, pero por la “la falta de convicción para aplicar una política seria hizo que ese instrumento se volviera inútil”. “Nunca se trabajó en conjunto con la provincia, no aplicaron seriamente planes de educación e información para que los vecinos puedan separar en el hogar y pasaron años hasta que colocaron los primeros containers para la disposición diferenciada”, enumeró el ex ministro de Aníbal Ibarra.

Para el diputado Form, “más que campañas como ‘Jugá Limpio’, que pueden pasar los filtros de agencias de publicidad pero no se ajustan a lo establecido por la Ley de Basura Cero, es necesario un plan integral de gestión de residuos sólidos urbanos que incluya recolección diferenciada y el tratamiento adecuado de residuos secos y orgánicos, la realización de campañas de comunicación sobre las ventajas de la separación domiciliaria de residuos. Es decir, una gestión eficaz y participativa y no una nueva ola de grandes globos amarillos”, concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.