EL MUNDO › LAS IZQUIERDAS DEL MUNDO SE DAN CITA EN LA CAPITAL DE VENEZUELA CONTRA EL NEOLIBERALISMO Y POR LA PAZ

El foro social frente a la crisis mundial

En plena debacle del liberalismo, los partidos y movimientos progresistas tienen la ocasión de confrontar ideas y plasmar acciones en un mundo de arenas movedizas. La destitución de Lugo fue tema destacado del Foro de San Pablo.

 Por Eduardo Febbro

Desde Caracas

Por primera vez desde su creación, el Foro de San Pablo celebra su decimoctava edición en la capital de Venezuela: 600 invitados y más de una docena de talleres temáticos convergen en Caracas bajo un lema común: “Los pueblos del mundo unidos contra el neoliberalismo y por la paz”. En plena debacle del liberalismo, el Foro ofrece una ocasión única a las izquierdas del mundo para confrontar ideas y plasmar acciones en un mundo de arenas movedizas. Jorge Mazzarovich, presidente de la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente Amplio de Uruguay, destacó en Caracas que estos acontecimientos sirven para dar un nuevo impulso a los procesos de unidad y solidaridad entre los pueblos latinoamericanos. Para Mazzarovich, en eso están “las bases del cambio, es decir, en una integración solidaria y complementaria. Es a esto a lo que se enfrenta el imperialismo”.

Esta XVIII edición venezolana del Foro de San Pablo se articula en torno de 14 talleres temáticos, entre los que destacan los temas de defensa, democratización de la información y comunicación, medio ambiente y cambio climático, migraciones, movimientos sindicales y sociales, pueblos originarios, seguridad agroalimentaria, seguridad y narcotráfico. El foro le dio también un lugar destacado a las mujeres y los jóvenes, quienes harán un balance de la experiencia técnica, económica, política y social de los gobiernos de izquierda en América latina. El secretario ejecutivo del Foro, Walter Pomar, señaló que la pluralidad de las izquierdas “nos da una capacidad de debate y una incidencia mucho mayor en la realidad”. El primer acto oficial del encuentro lo plasmaron los parlamentarios latinoamericanos, quienes aprobaron una docena de declaraciones y resoluciones en solidaridad con Cuba, Haití y con el reclamo argentino por las Islas Malvinas.

En una serie de declaraciones especiales, los parlamentarios abogaron por la independencia de Puerto Rico, por el derecho de Palestina a “ser un Estado libre e independiente” y por el pueblo boliviano. Los parlamentarios también adoptaron una resolución contra el golpe de Estado en Paraguay y un texto de repudio por las “bases militares extranjeras” desplegadas en América latina. Paraguay ha sido un tema de predilección en los primeros debates. La histórica senadora colombiana y defensora de los derechos humanos, Piedad Córdoba, dijo ayer: “Lo que sucedió en Paraguay es un reflejo del golpe de Estado en Honduras, pero con una cirugía legislativa”. Piedad Córdoba asiste al foro representando al movimiento colombiano Marcha Patriótica. En este contexto, Córdoba dijo que esperaba que el documento final del foro se exprese sobre el conflicto armado en Colombia. Por lo pronto, el eurodiputado español Willy Meyer –es miembro de Izquierda Unida– observó que sin una concertación a escala mundial será difícil hacerles frente a situaciones como las que atraviesa Paraguay, debido a que el golpe contra Fernando Lugo responde a una lógica política importada de Estados Unidos. “Paraguay necesita una respuesta internacional de la izquierda, porque la ultraderecha de Estados Unidos está utilizando todas las vías para torcer la voluntad democrática de los pueblos”, dijo Meyer.

Esta casi cumbre de las izquierdas que se celebra en Venezuela permite encontrarse con dirigentes de todo el mundo que están hoy en el ojo de la actualidad. Ese es el caso de la diputada griega Rena Dourou, miembro de la coalición de la izquierda radical griega Syriza. Dourou puso el acento sobre una de las grandes paradojas de las democracias occidentales: no sólo están en manos de los poderes económicos sino que, además, se asiste al renacimiento de grupos que reivindican sin reparos sus lazos con la ideología de Hitler. El partido neonazi Amanecer Dorado sacó más de 7 por ciento de los votos en las elecciones legislativas que tuvieron lugar en Grecia a mediados de julio. Rena Dourou puso de relieve esa curiosa coincidencia: “La paradoja está en que la democracia nació en Grecia y ahora allí surge el neonazismo. Grecia es la cuna de la democracia y puede ser fatal para Europa que el nazismo se instale allí”. Que sean latinoamericanos, que vengan de Europa o de otros lados del mundo, el mensaje central que se destiló en la primera jornada de debates tuvo que ver mucho con la convergencia y la racionalidad en la acción. El eurodiputado Willy Meyer observó al respecto que “en el Foro San Pablo debemos ponernos de acuerdo en agendas comunes en contra del neoliberalismo, la guerra y la agresión permanente a los pueblos y los trabajadores”.

Compartir: 

Twitter
 

La guatemalteca Premio Nobel Rigoberta Menchú participó de las discusiones del Foro de San Pablo.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared