EL MUNDO › EN LA CONFERENCIA DE TOKIO PROMETIERON 16.000 MILLONES DE DóLARES

Ayuda mundial para un Afganistán violento

Los seis soldados de la ISAF, la fuerza de la OTAN en Afganistán, muertos ayer, tras la explosión de una bomba artesanal en el este del país, eran militares estadounidenses, declaró un alto funcionario estadounidense que se mantuvo en el anonimato. Las circunstancias del atentado no fueron precisadas. El este y el sur de Afganistán son las principales zonas de fricción entre las fuerzas progubernamentales, apoyadas por la ISAF, y la insurrección talibán. Mientras tanto, representantes de más de 80 países se reunieron ayer en la Conferencia de Tokio y prometieron ayudar a Afganistán con 16.000 millones de dólares.

Los funcionarios subrayaron que la contribución está condicionada a la lucha contra la corrupción, una mayor gobernabilidad y elecciones libres en 2014 y 2015. “La capacidad de la comunidad internacional para brindar apoyo a Afganistán dependerá de que el gobierno afgano cumpla con sus obligaciones, como parte de este renovado acuerdo de asociación”, señala la declaración final de la reunión celebrada en la metrópolis nipona. Los participantes, que instaron a Kabul a utilizar la ayuda “de modo más eficaz”, abogaron por un proceso de paz con los talibán, quienes “deben renunciar a la violencia, reconocer la Constitución y rechazar el terrorismo internacional”, indica el documento.

La declaración, que consta de dos partes, propugna un “cambio de paradigma” en la relación entre Afganistán y el mundo, lo que incluye la revisión de los avances en los compromisos adquiridos por ambas partes y –cada dos años– una conferencia a nivel ministerial. La primera tendrá lugar tras las elecciones presidenciales afganas, en 2014, en Reino Unido. Durante la Conferencia, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, alentó a todos los participantes a seguir colaborando. “La comunidad internacional, los afganos, los países vecinos y el sector privado tienen que brindar la mayor disposición a colaborar a fin de lograr la década de transformación tras la retirada de las tropas de combate de la OTAN, a finales de 2014”, explicó la funcionaria.

En tanto, el presidente afgano, Hamid Karzai, señaló que pese a los avances de los últimos años, la situación en el país sigue siendo difícil, que la economía está “subdesarrollada”, la corrupción resta eficacia a la ayuda internacional y que serán necesarios “muchos años” de trabajo para que el país logre ser independiente, añadió. Estados Unidos, la Unión Europea y Japón son las mayores fuentes de ayuda para su país.

Compartir: 

Twitter
 

Un herido en uno de los ataques de ayer.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.