EL MUNDO › MOHAMED MURSI DESAFIó LA DECISIóN TOMADA POR LOS MILITARES

El presidente egipcio restablece el Parlamento

El presidente egipcio Mohamed Mursi desafió a los militares, que reaccionaron con una reunión de emergencia. El nuevo presidente islámico egipcio, el primero electo democráticamente y no surgido de las filas castrenses, anuló ayer por decreto la disolución del Parlamento decidida por el Consejo supremo militar el 15 de junio en base a una sentencia de la Corte Constitucional. “El presidente Mursi ordenó la convocatoria de las sesiones del parlamento electo”, dijo Yasser Alí, colaborador del presidente. De este modo, el Parlamento deberá reunirse nuevamente hasta que se realicen las próximas elecciones legislativas tras la aprobación de la nueva Constitución, prevista para antes de fin de año.

Una comisión de cien miembros se había reunido por primera vez el 18 de junio para redactar el texto de dicha carta magna, pero no fijó una fecha para finalizar sus tareas. A mediados de junio, la Corte Constitucional invalidó la elección de un tercio de la Asamblea del Pueblo (Cámara baja), surgida de las elecciones generales de enero y con una fuerte presencia de los Hermanos Musulmanes y de los salafitas. La invalidez de esos comicios se sentenció por inconstitucionalidad de algunos artículos de la ley electoral. Esa sentencia permitió que el Consejo Supremo, que con el mariscal Hussein Tantawi gobernó Egipto tras la caída de Hosni Mubarak en 2011, disolviera toda la Asamblea y se atribuyera, entre otros puntos, el Poder Legislativo.

Luego de las elecciones presidenciales, al no poder hacerlo ante el Parlamento disuelto, Mursi juró el 30 de junio frente a la Corte constitucional que había declarado la nulidad de esa Asamblea.

Compareciendo ante los jueces, Mursi aseguró que respetaría todos los veredictos de la magistratura y de la Corte. Pero el decreto que emitió ayer echó por tierra esa decisión. La reacción militar no se hizo esperar y se convocó a una reunión de emergencia del Consejo militar para estudiar y debatir las repercusiones de la decisión del presidente.

La maniobra de Mursi fue interpretada como un claro desafío a la cúpula militar, que se había arrogado las funciones de la Cámara baja mientras ésta estuviera disuelta, y devuelve a Egipto a otro intrincado laberinto legal. El decreto presidencial llega un día antes de que el Tribunal Supremo Administrativo se pronuncie sobre la competencia o no del Tribunal Constitucional para ordenar la disolución de la Cámara baja.

Mientras tanto, Mursi trabaja para renovar la imagen de Egipto en el escenario internacional. Ayer, durante la visita a El Cairo del vicesecretario de Estado norteamericano, William Burns, le llegó la invitación del titular de la Casa Blanca. Barack Obama lo invita a que vaya a Estados Unidos en septiembre, al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Fuentes norteamericanas confirmaron que ambos mandatarios mantendrán en esa ocasión un encuentro bilateral. El próximo sábado, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, visitará El Cairo.

Compartir: 

Twitter
 

Mursi trabaja para mejorar la imagen de su país.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.