EL MUNDO › PESE A LA PROHIBICIóN, LOS ESTUDIANTES CHILENOS SE MANIFESTARON POR UNA EDUCACIóN GRATUITA

En vez de marcha fue batalla campal

Los Carabineros impidieron la movilización a punta de palos, carros hidrantes y gases lacrimógenos. Un grupo de jóvenes encapuchados quemó tres colectivos. Los enfrentamientos dejaron varios heridos y hubo detenidos.

 Por Christian Palma

Desde Santiago

Ya lo había anunciado anteayer, Eloísa González, la vocera de los secundarios. “Agosto no será un mes cualquiera para las movilizaciones estudiantiles.” Y sus palabras se hicieron ciertas ayer. Miles de estudiantes llegaron a Plaza Italia, en el centro de Santiago, con la idea de marchar por la Alameda, la columna vertebral de esta capital, reclamando por los nulos avances en sus demandas y por una reforma tributaria en curso destinada a aumentar los recursos del sistema educacional, pero que a todas luces es insuficiente. En paralelo, la Intendencia Metropolitana finalmente decidió no autorizar la manifestación masiva, lo que originó graves incidentes entre los jóvenes y las Fuerzas Especiales de Carabineros, que impidieron el paso a punta de palos, carros hidrantes y gases lacrimógenos.

El sector se convirtió en un verdadero campo de batalla y la fallida marcha en una de las más violentas y que más destrozos causaron luego de que un grupo de encapuchados (jóvenes a rostro cubierto) quemaran tres colectivos del Transantiago que circulaban por el lugar. Ni carabineros ni bomberos pudieron evitar que las máquinas ardieran. Los edificios públicos y privados aledaños tampoco escaparon de la acción delictual y fueron apedreados, mientras que el tránsito, en esa arteria clave de Santiago, estuvo interrumpido por largo rato.

A sólo dos cuadras de ese lugar, se encuentra la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH). Hasta ahí fueron repelidos algunos estudiantes y hasta allá llegó la represión. Su presidente, Gabriel Boric, denunció que Carabineros lanzó gases lacrimógenos a la sede y tuvo duras palabras para el rol de la policía. Aseguró además que sus propuestas sólo han sido respondidas con represión por el gobierno. “Lamento profundamente lo que está sucediendo hoy día en las calles de Santiago, pero la responsabilidad de esto es por la indolencia y el silencio del gobierno frente a las propuestas del movimiento estudiantil, en particular del ministro de Educación Harald Beyer, porque insisto, nosotros hemos buscado todas las maneras de diálogo posible. Ha ninguneado sistemáticamente al movimiento estudiantil”, dijo.

Agregó que “era evidente lo que iba a pasar. Hicimos un emplazamiento a los 120 diputados, les entregamos una carta, a los 38 senadores, al presidente de la República, y lo único que recibimos por parte del gobierno fue una carta que dice acuso de recibo”, insistió.

Más tarde, a través de su cuenta de Twitter, Boric sostuvo que la quema de micros fue un montaje producto de que justo ayer se discutía en el Congreso una ley que aumenta las penas a quien participe de manera violenta en manifestaciones públicas: “¿Qué hace un micro vacío en medio de la calle justo mientras se tramita la ley Hinzpeter?”, se preguntó el dirigente.

Más frontal fue Eloísa González, quien afirmó “que esto es un montaje del Estado, porque no sabemos quiénes son los encapuchados ni quiénes inician esto y conocemos que hay infiltrados de Carabineros que intervienen en las manifestaciones”, aseguró.

La joven, que se ha convertido en otra de las caras visibles del movimiento, culpó directamente a carabineros de la violencia. “Yo estaba al principio de la marcha y puedo dar fe de que Carabineros inició los enfrentamientos. Si quieren criminalizarnos, ¿por qué no hacen cumplir la ley a aquellos que lucran con la educación superior?”

“No bajaremos la lucha, seguiremos convocando a movilizaciones, seguiremos tomándonos los liceos, volveremos a convocar a marchar independientemente de si nos dan o no el permiso”, sostuvo al tiempo que advirtió a los políticos que si las cosas no cambian, las acciones se radicalizarán el próximo 28 de octubre, día en que se realizarán las elecciones municipales.

En ese sentido, Eloísa González llamó a las autoridades a “que se preparen, porque en los próximos días vendrá aún más fuerte la respuesta por parte de los estudiantes”.

Desde el gobierno, el vocero de La Moneda, Andrés Chadwick, condenó los hechos de violencia y declaró que “los dirigentes estudiantiles que convocan a estas marchas ilegales saben que están llamando y abriendo las puertas al vandalismo y la delincuencia, saben que se van a producir todo acto de tipo violento, alteraciones y faltas de respeto a la vida de las personas, producir daño a la gente que trabaja. Ellos no pueden eximirse de la responsabilidad que tienen en estas convocatorias”. En ese escenario, afirmó que “no es un tema de educación, es un tema de respeto al derecho de las personas a vivir en paz, es un tema de respeto por la convivencia democrática”.

Por su parte, el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, dijo que la acusación de montaje en la quema de tres buses durante los disturbios es ridícula. “Lo único que faltaba es que los estudiantes digan que la quema de estos tres buses es un montaje, es francamente ridículo.”

“Todos fuimos testigos de lo que ocurrió hoy. Pero la verdad es que los dirigentes estudiantiles, porque hay que distinguir entre ellos y los estudiantes que quieren una mejor educación, no pueden sostener esas palabras si quieren participar de buena fe en el debate público”, agregó el titular de Educación.

Al cierre de esta edición se esperaba el saldo policial y médico de la jornada, que dejó a varios detenidos y heridos, mientras los primeros cacerolazos en protesta contra el gobierno se dejaban sentir entrada la noche.

Compartir: 

Twitter
 

La fallida marcha de los estudiantes chilenos se convirtió en una de las más violentas.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.