EL PAíS › EL KIRCHNERISMO DIO MEDIA SANCIóN AL PROYECTO SOBRE EL BANCO CIUDAD

Depósitos con otro destino

Por 128 votos contra cuatro, el Frente para la Victoria aprobó en Diputados el proyecto para que los depósitos judiciales de tribunales federales y nacionales pasen del Banco Ciudad al Nación. La oposición se retiró e impugnó la sesión.

 Por Miguel Jorquera

Sin la oposición en el recinto de Diputados, el kirchnerismo y sus aliados dieron media sanción al proyecto que promueve que los depósitos judiciales que generen las nuevas causas –a partir de la promulgación de la ley– de los tribunales federales y nacionales con asiento en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se realicen en el Banco Nación y ya no en el Banco Ciudad. El oficialismo obtuvo 128 votos y hubo sólo cuatro en contra, que aportaron el bloque de Felipe Solá y el oficialista riojano Jorge Yoma. El resto de los bloques opositores –UCR, FAP, Peronismo Federal, el PRO, la CC y Proyecto Sur–, volvieron a coincidir como en los tiempos del Grupo A y abandonaron el recinto esgrimiendo el argumento reglamentario de que la sesión comenzó “ocho minutos después” de la media hora de tolerancia para la espera. “Nuestra obligación es sesionar”, replicaron desde el oficialismo y le apuntaron a la oposición por boicotear una sesión acordada.

La sesión comenzó 38 minutos después de las 13 –la hora fijada para el inicio–, cuando el oficialismo logró sentar 130 diputados propios y aliados en el recinto, tras peticionar la prórroga de 15 minutos de espera a los 30 reglamentarios. Como cuando compartían el Grupo A, las bancadas opositoras coordinaron no dar quórum ante la impuntualidad de la tropa oficialista y esperaron tras los cortinados del hemiciclo del recinto.

“Se está violando el reglamento de la Cámara, esto es un muestra más de la prepotencia del oficialismo”, dijo el jefe del bloque de la UCR, Ricardo Gil Lavedra, antes de abandonar el recinto igual que el resto de los legisladores opositores. “No jueguen más con el cuchillo bajo el poncho. Ayer hubo una reunión de Labor Parlamentaria donde se acordó un temario con la oposición. Si no, convocábamos a una sesión especial”, replicó el titular de la bancada kirchnerista, Agustín Rossi.

El arduo debate que la oposición había prometido dar con variados argumentos en contra del proyecto oficialista terminó en un cuestionamiento reglamentario, abandonando el recinto e impugnando la sesión en una rueda de prensa en el Salón de los Pasos Perdidos. El macrista Federico Pinedo y su aliada Patricia Bullrich fueron los que se mostraron más entusiasmados en judicializar el tema. Luego, todos los legisladores de la oposición salieron para participar de la marcha que los bancarios del Ciudad hicieron frente al Congreso.

Adentro del recinto, Carlos Heller, de Nuevo Encuentro, fue el miembro informante del proyecto oficial como presidente de la Comisión de Finanzas y delineó las “modificaciones consensuadas” sobre el texto original. Entre ellas, su propuesta de mantener el actual stock de depósitos judiciales del Banco Ciudad hasta la extinción de las causas que le dieron origen. Sólo pasarán al Banco Nación los depósitos de las nuevas causas que surjan tras la promulgación de la ley. Incluso, Heller leyó un nuevo artículo incorporado al proyecto (el sexto) por sugerencia del diputado y abogado cegetista Héctor Recalde, a través del cual se establece que la nueva ley “no podrá implicar en ningún caso pérdidas de empleo” para los trabajadores del Ciudad. Los otros dos diputados sindicales que adhieren a la CGT moyanista, el canillita Omar Plaini y el hijo del líder camionero, Facundo Moyano, faltaron a la cita parlamentaria.

“El principal propósito es servir el crédito de los humildes, que no acceden al crédito personal. Sólo mediante la prenda de sus bie-nes muebles. Bienes prendados”, leyó Heller del texto de la ley que en 1964 obligó al Banco Nación a transferir los depósitos judiciales al entonces Banco Municipal de la Ciudad de Buenos Aires. “Sin embargo –continuó Heller–, de los depósitos judiciales por 6900 millones de pesos, la cartera pignoraticia del Banco Ciudad es de sólo 107 millones.” También recordó que el Ciudad volverá a recuperar los depósitos judiciales cuando los tribunales nacionales pasen a la órbita de la Ciudad. “Pero (Mauricio) Macri sólo quiere que los juzgados, como los subterráneos y la policía, sólo pasen a la Ciudad con los recursos económicos y que se sigan solventando con el presupuesto de la Nación”, sentenció el diputado.

Yoma fue el primero en oponerse en el recinto al proyecto oficial. El diputado oficialista riojano defendió la competencia de la Justicia en disponer el destino de los fondos que generan las causas en los distintos fueros. Otro que se sumó a las críticas fue Solá, aunque primero aclaró que su bloque dará “quórum siempre”. Afirmó que el proyecto del kirchnerismo “no tiene ninguna convicción y que su espíritu es sólo joder, joder y joder”, empujando al Ciudad a “la lógica de banca privada, agitando el fantasma de la privatización”. “No me interesa quién gobierne la Ciudad, el Banco Ciudad no está mal administrado”, afirmó el ex gobernador bonaerense, que agregó que sus tasas de créditos “son más bajas que el Nación y el Provincia (por el Bapro)”.

El kirchnerismo decidió entonces dar por terminado el debate y Rossi pidió que el proyecto se apruebe en una única votación en general y particular. El oficialismo y sus aliados consiguieron 128 votos a favor de los 132 diputados presentes. Los cuatro votos en contra los aportaron Solá y sus dos compañeros de bloque, más el de Yoma.

Compartir: 

Twitter
 

Julián Domínguez y Ricardo Gil Lavedra discutieron sobre la validez de la sesión de ayer.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.