SOCIEDAD › EL GOBIERNO PORTEñO CONVOCó A LA METROPOLITANA EN APOYO A LA CONSTRUCCIóN DEL CENTRO CíVICO

Una obra en el Borda con apoyo policial

El macrismo quiere construir en el hospital una nueva sede de Gobierno, sin el consenso del personal. Los trabajadores resistieron el inicio de las obras. Ocuparon un taller protegido, que sería afectado por la construcción.

 Por Eduardo Videla

El macrismo dio inicio a su obra emblemática –la construcción de un centro cívico en terrenos del Hospital Borda– de una manera no menos simbólica: con la presencia de efectivos de la Policía Metropolitana, obreros de la empresa contratista procedieron al vallado de la zona involucrada, mientras un grupo violentaba el acceso a uno de los edificios afectados, el taller protegido Nº 19, donde los internos hacen tareas de rehabilitación, según denunciaron profesionales y trabajadores del hospital. Todo ocurrió entre las 5 y las 6 de la mañana, hasta que la presencia de empleados y delegados sindicales logró frenar el inicio de los trabajos. Legisladores de la oposición se hicieron presentes en el lugar, en apoyo a los trabajadores, que permanecieron anoche en el lugar y hoy realizarán una asamblea para resolver futuras medidas.

Las vallas que había colocado la empresa constructora terminaron alimentando el fogón que ardía, al atardecer, para abrigar a los trabajadores y pacientes en su vigilia. La rueda se había armado en medio de la canchita de fútbol, un espacio que utilizan los internos y que ahora sería afectado por la obra.

El proyecto del macrismo consiste en construir una nueva sede para la Jefatura de Gobierno y cinco ministerios en tres hectáreas que hasta ahora pertenecían al hospital. Dentro de ese espacio está el edificio donde funciona uno de los talleres protegidos intrahospitalarios, donde los pacientes internados aprenden los oficios de carpintería y herrería y fabrican camas, sillas, armarios y otros muebles para el equipamiento hospitalario. De acuerdo con el acta de preadjudicación, firmada el 1º de agosto, la obra –a cargo de la UTE Teximco-EMA-Dal Construcciones– costará 369,5 millones de pesos.

La vicejefa de Gobierno, María Eugenia Vidal, encaró personalmente, meses atrás, la negociación con los gremios: a cambio de no poner obstáculos a las obras, el Gobierno de la Ciudad haría las inversiones necesarias en la infraestructura del hospital. Los delegados de ATE, Sutecba y de la Asociación de Profesionales rechazaron la propuesta. Pero la Asociación de Médicos Municipales, UPCN y la conducción del Sutecba avalaron el proyecto y firmaron su acuerdo. En ese consentimiento parcial se basó el gobierno porteño para iniciar las obras.

“El centro cívico es parte de un proyecto inmobiliario que contempla la venta del Edificio del Plata y otros inmuebles del Estado para financiar la obra”, advirtió Marcelo Frondizi (ATE), titular de la junta interna de los talleres protegidos del Borda y el Moyano. “Sería mejor invertir ese dinero en mejorar la infraestructura de los hospitales o en construir casas de medio camino para cumplir con la ley de salud mental”, cuestionó. Para Pedro Santillán, enfermero y delegado de Sutecba, la obra es consecuencia de “un proceso de vaciamiento del hospital: están trasladando pacientes a clínicas particulares, transfiriendo recursos del Estado a manos privadas”.

Como el inicio de los trabajos no prosperó, el interventor del hospital, Néstor Pérez Baliño, convocó a los delegados. “Le pedimos que, antes que anda, saque a la policía del hospital. Esa presencia es muy traumática para los pacientes internados”, comentó Frondizi a este diario. Una vez retirados los efectivos, Pérez Baliño les informó que el predio ya había sido transferido, por decreto, del Ministerio de Sa-

lud al de Desarrollo Urbano, encargado de las obras. “Nos prometió que el tema se iba a debatir en la Legislatura, pero nos adelantó que mañana (por hoy) vendría nuevamente la empresa para iniciar las obras”, comentó Frondizi.

Durante el día, legisladores de distintos bloques se acercaron a expresar su apoyo a los trabajadores: Francisco Nenna y Gabriela Alegre (Frente para la Victoria); Fabio Basteiro (Buenos Aires para Todos); Aníbal Ibarra y María Elena Naddeo (Frente Progresista Popular) y Rocío Sánchez Andía (Coalición Cívica).

“Es preocupante que se avance con esta obra cuando desde hace más de un año y medio sectores del hospital no tienen gas y sufren problemas de infraestructura y falta de personal”, dijo Alegre. Naddeo sostuvo que la construcción del Centro Cívico es “ilegal, porque no tiene financiamiento de la Legislatura, e inconsulta, porque la asamblea del personal rechazó el proyecto, que sólo fue aceptado por dos cúpulas gremiales en contra de la opinión de profesionales y trabajadores”. Todos repudiaron la incursión de la Metropolitana en el hospital, “un verdadero dispositivo represivo sobre trabajadores y pacientes de un hospital de salud mental en el momento en que se está discutiendo un negocio inmobiliario”, según calificó Basteiro.

Vidal explicó que la policía se presentó en el lugar porque “un grupo de personas cortó el alambre e ingresó por la fuerza en la zona de la obra”. Los trabajadores, en cambio, denunciaron que la Metropolitana llegó mucho antes, para forzar un candado e ingresar al taller protegido.

Dijo Vidal que el lugar de la obra “es una zona que está vacía, donde no se atiende a ningún paciente”. Alegre replicó en cambio que afecta “al edificio de Talleres Protegidos, uno de los pocos dispositivos de salud mental de la ciudad que cumple con las leyes vigentes porque busca la recuperación de los pacientes a través del trabajo productivo”.

Compartir: 

Twitter
 

Los trabajadores permanecieron anoche en el lugar y hoy harán una asamblea para resolver futuras medidas.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.