EL MUNDO › EL PRESIDENTE DE ESPAñA NEGó HABER COBRADO DINERO EN NEGRO

Piden la renuncia de Rajoy

Tras dos días de silencio, y en un momento más crítico, Rajoy dio explicaciones ante el escándalo que estalló cuando su nombre apareció en una lista publicada por la prensa entre presuntos beneficiados de pagos de “dinero negro”.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, negó ayer haber cobrado dinero en negro. Además, atribuyó el escándalo de corrupción que salpica a su partido, el Partido Popular (PP), a ataques desestabilizadores contra España. En las calles, miles de españoles pidieron su renuncia.

Acechado por la crisis y el desempleo, al jefe del gobierno español le surge una preocupación inesperada: limpiar su imagen y calmar la indignación ciudadana después de verse señalado por un escándalo de corrupción. “Ganaba más dinero en mi profesión que como político. No he venido a la política a ganar dinero, vine perdiendo dinero. Pero para mí el dinero no es lo más importante de esta vida”, se defendió ayer delante de la dirección de su partido. Tras dos días de silencio, y en uno de los momentos más críticos de su carrera, Rajoy dio explicaciones ante el escándalo que estalló cuando su nombre apareció en una lista publicada por la prensa entre presuntos beneficiados de pagos de “dinero negro”. “Nunca, repito, nunca he recibido ni he repartido dinero negro ni en este partido ni en otra parte”, insistió. Consciente de su delicada situación, el jefe del Ejecutivo advirtió también que no se quedará de “brazos cruzados” ante ataques que, según consideró, no sólo pretenden desacreditar a su partido y al gobierno de España sino crear una situación de zozobra e inestabilidad en un momento particularmente delicado desde el punto de vista económico y social. “Si alguien piensa que a este partido se le puede amedrentar con técnicas de agitación, también se equivoca. Y desde luego, quiero dejar muy claro que este partido se va a defender”, indicó. Asimismo, dejó claro que no renunciará. “Si alguien piensa que, mediante el acoso, yo me voy a encoger o que puedo abandonar la tarea que los españoles me han encomendado, tengo que decirle que se equivoca”, añadió. Durante su intervención, leída con sumo cuidado, aseguró que el gobierno tiene un rumbo marcado para su tarea. “Les aseguro que no se va a torcer”, expresó. Después de que su nombre apareciera entre los receptores de pagos –sobresueldos– en los documentos manuscritos de la “contabilidad B” del PP publicados por el diario español El País, el jefe del gobierno español anunció que personalmente se compromete a que las declaraciones de renta y patrimonial suya y del resto de los dirigentes de su partido estén esta semana a disposición de los ciudadanos en la página web de La Moncloa. “No tengo nada que ocultar, no temo a la verdad”, dijo. Rajoy reiteró que el PP no tiene ninguna relación con los 22 millones de euros descubiertos en una cuenta particular en un banco suizo, en referencia al dinero del ex tesorero del partido Luis Bárcenas, procesado por evasión fiscal, y calificó de “infamia” la “historia de los sobres”, en alusión a los sobresueldos. Dentro de su exposición involucró al líder de la oposición, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, entre quienes contribuyen a desestabilizar el país. “Tengo que lamentar el comportamiento del jefe de la oposición que ha prestado el crédito que no merecen las insinuaciones más dañinas, sin calibrar en modo alguno el efecto que tales insinuaciones puedan tener para nuestro país”, sostuvo.

La jornada se presentaba clave después del anuncio de que Rajoy iba a dar declaraciones por primera vez tras su implicancia directa en el caso de corrupción. Pero la decepción llegó cuando se informó que sólo intervendría ante la cúpula partidaria. Dentro de la sede central del partido la indignación se apoderó de los periodistas, mientras, por tercer día consecutivo, miles de españoles protestaron ante el bunker del PP en Madrid y otras ciudades de España. Al grito de “Rajoy dimisión” y “ladrones”, los manifestantes, convocados a través de las redes sociales, exigieron la renuncia del jefe del Ejecutivo español y la convocatoria de elecciones. “Este presidente es un delincuente” y “aquí está la cueva de Alí Baba”, fueron algunos de los lemas coreados por los ciudadanos indignados. También unas mil personas se congregaron ante la sede del partido en Barcelona tras una manifestación desde plaza Cataluña.

“Acusaciones todas, explicaciones ninguna”, dijo el líder de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, al calificar la intervención de Rajoy. Asimismo, lo responsabilizó de haber llevado a España a “una situación imposible, inviable e ingobernable”. Por su parte, el líder de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara, reiteró la necesidad de que el presidente se someta a un pleno y una comisión de investigación. “Rajoy negó todo, pero son sólo palabras, la transparencia se demuestra con hechos concretos”, resaltó.

Compartir: 

Twitter
 

“Nunca he recibido ni he repartido dinero negro ni en este partido ni en otra parte”, dijo Rajoy.
Imagen: EFE
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.