EL MUNDO › AMENAZA PARA AHMADINEJAD

Pena con latigazos

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad (foto), podría ser condenado a recibir 74 latigazos. El castigo se produciría de efectuarse la denuncia del Consejo de Guardianes, que lo acusa de infringir la ley al acompañar a su asesor, Esfandiar Rahim Ma-shaei, a inscribirse como candidato a la presidencia. “Todos los miembros de la Junta de Inspección Electoral creen que la presencia de Ahmadinejad en el Ministerio del Interior para presentar a uno de los candidatos es ilegal, por eso se lo denunciará al Poder Judicial”, señaló el portavoz del Consejo, Abas Ali Kadjodaei. La ley electoral prohíbe que tanto el Estado como sus representantes utilicen su poder a favor o en contra de cualquier candidato. Sin embargo, el mandatario respondió restándole importancia al cuestionamiento. Señaló que se trata de palabrería y volvió a apoyar a su asesor. “Mashaei es Ahmadinejad y Ahmadinejad es Ma-shaei”, proclamó.

Por su parte, el vicepresidente, Hamid Bacai, y el portavoz del gobierno, Gholam Husein Elham, defendieron el derecho de Ahmadinejad de acompañar a Mashaei a inscribirse y subrayaron que no hubo ilegalidad. La cadena de televisión Al Arabiya dijo que la condena para el presidente por violar las leyes electorales podría ser de seis meses de cárcel a 74 latigazos, algo improbable por tratarse del presidente de la república.

Los ultraconservadores ven la candidatura de Mashaei como un reto al líder supremo, ayatolá Ali Jamenei, ya que es considerado un hereje dentro del régimen teocrático musulmán chiíta de la República Islámica de Irán. Mashaei tiene posiciones más abiertas que las del clero conservador. Los sectores más religiosos creen que pretende relegar al clero del poder en beneficio de una doctrina más nacionalista. Por eso algunos de los miembros del Consejo de Guardianes criticaron su postura y hay posibilidades de que su candidatura sea rechazada. El Consejo de Guardianes, que está integrado por seis religiosos y seis juristas elegidos por el Líder Supremo y por el Poder Judicial, por un mandato de seis años que se renueva por mitades, es la institución de mayor influencia en Irán. Tiene el poder de vetar a los candidatos de las elecciones parlamentarias, presidenciales y de la Asamblea de Expertos. Si la candidatura de Mashaei es rechazada, Ahmadinejad se quedaría sin un candidato destacado para ocupar la presidencia. Pero éste no es el primer cortocircuito entre Mashaei y el Consejo: en 2009, cuando fue designado para ocupar el cargo de vicepresidente de la república, Jamenei ordenó su destitución. Su paso por la vicepresidencia duró tan sólo una semana. Su postura más secular y su percepción de conservador moderado, le han valido la enemistad del clero islámico. Como una especie de revancha, Ahmadinejad lo ha convertido en uno de sus funcionarios más cercanos y en su candidato personal.

El portavoz del Consejo señaló el domingo que el organismo tiene que revisar 686 expedientes de los aspirantes a candidatos que se inscribieron en el Ministerio del Interior y que el 21 de mayo estarán en condiciones de afirmar cuántos de ese total son aptos. A partir de esa fecha, los candidatos tendrán tres semanas para la campaña política, que finalizará el 23 de junio, 24 horas antes de las elecciones.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.