EL MUNDO › MAS DE SETENTA MUERTOS EN EGIPTO POR LA VIOLENTA REPRESION POLICIAL DE UNA PROTESTA

Masacre con el aval de la dictadura

Pese a la condena mundial, el ministro del Interior, Mohamed Ibrahim, culpó de la violencia a los partidarios de Mursi, a los que acusa de iniciar las agresiones al tirar piedras y disparar perdigones contra la policía.

Decenas de personas murieron ayer en Egipto en choques entre seguidores del depuesto presidente, el islamista Mohamed Mursi, y la policía en El Cairo. Las cifras de víctimas varían según la fuente. El Ministerio de Sanidad habla de 72 muertos y 292 heridos, según una de las últimas actualizaciones, mientras que los Hermanos Musulmanes aseguran que hubo 66 fallecidos y 700 heridos. La Hermandad habló inicialmente de 200 fallecidos, pero horas después corrigió sus cifras. Los enfrentamientos, que también causaron centenares de heridos, se desencadenaron la madrugada del sábado y se prolongaron hasta primera hora de la mañana en las inmediaciones de la plaza de Rabea al Adauiya, en el distrito de Ciudad Naser, donde los islamistas permanecen acampando. La Fiscalía General ha formado un equipo para investigar los hechos y determinar responsabilidades penales. El vicepresidente egipcio de Relaciones Exteriores, Mohamed el Baradei, fue la única autoridad gubernamental en condenar la violencia y las muertes causadas. La represión fue condenada por varios países de Europa.

El Ministerio del Interior, Mohamed Ibrahim, culpó de la violencia a los partidarios de Mursi, a los que acusa de iniciar las agresiones al tirar piedras y disparar perdigones contra la policía, que intentó evitar que cortaran el puente de 6 de Octubre, uno de los principales de la ciudad. Por su parte, los Hermanos Musulmanes, grupo al que perteneció Mursi hasta que accedió a la presidencia, el 30 de junio de 2012, sostienen que fueron los policías quienes atacaron a los manifestantes, contra los que dispararon con armas de fuego y escopetas de perdigones a la cabeza y el pecho.

Las autoridades anunciaron que desmantelarían muy pronto el acampe de los simpatizantes de Mursi en la capital. Ibrahim explicó que falta por elegir el momento y la manera adecuada de hacerlo. “No voy a decir que será mañana, pero ocurrirá muy pronto”, advirtió. Para llevar a cabo esta operación en los acampes de Rabea al Adauiya y de la plaza del Nahda, en Giza, las autoridades van a buscar cobertura jurídica con las denuncias de los vecinos de esos lugares.

Desde Rabea al Adauiya, los manifestantes aseguraron que no se van a mover y que resistirán de forma pacífica. En previsión de una irrupción de las fuerzas del orden, los islamistas han fortificado la plaza y han colocado barreras, hechas con adoquines arrancados de las aceras, en el denominado camino de Naser, que conecta la zona con el puente 6 de Octubre, donde está apostada la policía.

Sin embargo, El Cairo no fue la única ciudad donde hubo enfrentamientos, ya que al menos nueve personas murieron en Alejandría, al norte del país, en choques entre efectivos de seguridad e islamistas en torno de la mezquita de Al Qaed Ibrahim, en el centro.

Los disturbios de anoche se produjeron tras una jornada de protestas el viernes que congregaron a decenas de miles de personas a favor y en contra del golpe de estado militar que depuso a Mursi el pasado 3 de julio. Una marea humana ocupó la plaza Tahrir de la capital y sus alrededores, en respuesta a un llamamiento del jefe del Ejército, Abdel Fatah al Sisi, para dar apoyo a las fuerzas del orden en una lucha contra la violencia y el terrorismo. Las fuerzas armadas dieron también un ultimátum, que expiró este viernes, para unirse a sus filas y amenazaron con cambiar su estrategia contra la violencia acabado este plazo.

El único representante de las autoridades de transición que ha reaccionado públicamente hasta el momento es El Baradei, que condenó el uso excesivo de la fuerza y la muerte de personas. “Condeno enérgicamente el uso excesivo de la fuerza y las muertes, y estoy trabajando arduamente para que la confrontación se termine de modo pacífico, Dios proteja a Egipto y tenga piedad de las víctimas”, declaró en un mensaje en Twitter, después de que decenas de simpatizantes de Mursi murieran en El Cairo. La prestigiosa institución suní de Al Azhar, por su parte, ha instado a los sabios de todas las facciones egipcias a sentarse en la mesa de diálogo, que debería ser serio y sincero y tomado con responsabilidad y conciencia. “La única alternativa al diálogo es la destrucción”, avisó la institución. La responsable de la política exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, lamentó las muertes producidas en los disturbios. La jefa de la diplomacia europea expresó su preocupación por los últimos acontecimientos, según el comunicado difundido por la UE, en el que pidió a todos los implicados que se abstengan de la violencia y se ajusten a los principios de unas protestas pacíficas y no violentas. “Los derechos humanos, incluidas las libertades fundamentales de asociación y expresión, deben ser respetadas”, añadió Ashton.

El ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, condenó el uso de la fuerza contra los manifestantes en Egipto y pidió la liberación o imputación de los detenidos tras la destitución de Mursi. “Estoy profundamente preocupado por los acontecimientos ocurridos en Egipto y condeno el uso de la fuerza contra los manifestantes, que ha llevado a la pérdida de vidas”, afirmó en un comunicado. Por su parte, el gobierno alemán, que por medio de su ministro de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, expresó su preocupación, pidió a las autoridades de ese país que permitan la celebración de manifestaciones pacíficas y que hagan lo posible para evitar una nueva escalada de la violencia.

No es la primera vez que se produce un episodio de violencia desde el derrocamiento de Mursi. El más grave se registró el pasado 8 de julio, cuando un total de 51 personas perdieron la vida frente a la sede de la Guardia Republicana (la unidad de escolta y protección del presidente de Egipto) en choques entre islamistas y miembros de las fuerzas armadas.

Compartir: 

Twitter
 

El cadáver de un simpatizante de Mursi abatido por la policía durante la protesta de ayer.
Imagen: Télam
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.