EL MUNDO › DIáLOGO CON PAT THAKER, EXPERTA EN AFRICA Y MEDIO ORIENTE EN EL REINO UNIDO

Una intervención con efectos múltiples

Pat Thaker, del semanario The Economist, señala que serán claves el momento y la duración de una ofensiva militar en Siria. También la reacción de Damasco y sus aliados. Y que, sin duda, la guerra civil entrará en una nueva fase.

 Por Marcelo Justo

Desde Londres

En marzo de 2003, el Parlamento británico votó a favor del ataque militar a Irak para poner fin a un programa de armas de destrucción masiva, programa que, según los servicios de Inteligencia, “podría impactar al Reino Unido en 45 minutos”. Hoy el Parlamento inicia un debate que deberá definir la semana próxima si atacar militarmente a Siria por su presunto uso de armas químicas, presunción basada en los informes de Inteligencia. Aun así, la famosa frase de Marx –la historia se repite primero como tragedia y después como farsa– merecería ser reformulada. En el caso sirio, el ataque será una tragedia sin ninguna de las sonrisas que suelen acompañar a una farsa. En diálogo con Página/12, Pat Thaker, directora de Africa y Medio Oriente de la Unidad de Inteligencia del semanario británico The Economist, analizó las alternativas que se abren para Siria y la región.

–La ofensiva militar parece inevitable. ¿Cuál es el escenario más posible de ataque militar?

–Una acción breve y contundente. El momento y la duración son claves. No vamos a ver la intervención militar que vimos en Irak. Los objetivos serán instalaciones militares o vinculadas con los militares. No creo que haya ataques directos sobre instalaciones de armas químicas, por el riesgo a liberar agentes tóxicos. Habrá que ver cuál es la reacción de Siria y de sus aliados. Y ver qué impacto tendrá sobre la región en su conjunto. Una de las opciones que tiene Siria es involucrar a Israel en el conflicto lanzando un misil o activando el frente sur de Líbano a través de su aliado, Hezbolá. También podría lanzar un ataque contra el sur de Turquía y Jordania. Habrá que ver también la reacción de Irán y Rusia ante un conflicto. Ambos tienen consejeros militares en Siria y han advertido que puede haber consecuencias. En el caso de Irán, hay un nuevo gobierno que está enfrentando su primer gran reto diplomático.

–¿Cuáles son los riesgos de una intervención “breve y contundente”?

–En estas intervenciones siempre mueren civiles inocentes. Esto puede tener un fuerte impacto sobre la región. Tampoco se puede descontar que las defensas sirias puedan alcanzar la fuerza aérea de los aliados. Es un conflicto que viene ocurriendo hace tiempo, de manera que uno pensaría que es una alternativa que ya está contemplada, lo que no quiere decir, por supuesto, que no tenga riesgos. Pero, además, la intervención va a abrir una nueva fase en la guerra civil. Estados Unidos tiene muy claro que no es para remover a Assad, pero es evidente que será percibido como un intento de removerlo o de forzarlo a negociar su propia sustitución. La guerra civil siria ya ha tenido impacto en el Líbano, en Irak, en Jordania y hasta en Turquía. Con este ataque es de suponer que el tema de los refugiados se agravará.

–En el Reino Unido, ex jefes militares, como el del ejército británico, el general Lord Robert Dannatt, han señalado que no hay una estrategia muy clara. Un temor es que esta intervención va a reforzar la posición de los grupos vinculados con Al Qaida que luchan contra el gobierno de Assad, lo que sería cuanto menos una ironía, una intervención militar estadounidense que termine virtualmente aliada a Al Qaida.

–Es una de las preguntas clave. Nadie sabe bien cómo está conformada la oposición armada a Assad. Una parte es Al Qaida. De modo que cuando se arma al movimiento rebelde se está armando a Al Qaida. Este hecho tiene su contraparte en que es necesario enviar un mensaje claro sobre los ataques químicos. Pero es evidente que un debilitamiento del régimen de Assad que conduzca a su caída va a profundizar el conflicto, con una enorme incertidumbre a mediano plazo y un fuerte peligro de regionalización.

–La mera posibilidad de un ataque militar ha tenido un claro impacto económico con el alza del precio del petróleo y la inestabilidad de los mercados bursátiles. ¿Puede este conflicto pinchar la tímida recuperación que se está viendo en Estados Unidos, Japón y la Eurozona?

–El mercado está reaccionando a esta posibilidad inminente de ataque y se ajustará siempre y cuando el suministro petrolero no se vea afectado. Si el ataque no produce una inestabilidad regional, el impacto económico no será serio a nivel global. Pero esto es un gran interrogante. No sabemos qué va a pasar. De manera que a corto plazo habrá inestabilidad. Después depende de cómo salga la intervención militar y cuánto dure. Hay dos factores que moderan el impacto económico. La guerra civil siria no es un nuevo fenómeno y Siria no es un importante productor de petróleo. Además, todos los cambios que se han producido en el mercado petrolero por el petróleo de esquisto y el hecho de que Estados Unidos va a pasar de importador a exportador neto del producto son factores que estabilizan el mercado. El suministro ya no depende tanto de Medio Oriente, lo que ayuda a neutralizar el impacto de esta inestabilidad regional.

Compartir: 

Twitter
 

Los inspectores de la ONU trabajan en Siria para determinar si el gobierno usó armas químicas.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.