EL PAíS › FRENTE A LOS TRIBUNALES SE REALIZó UNA MANIFESTACIóN EN APOYO A LA LEY DE MEDIOS

Una plaza entre aplausos y silbidos

Mientras se desarrollaba la audiencia, y durante el resto de la jornada, organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos, artistas y académicos se reunieron convocados por la Afsca y la Coalición por una Comunicación Democrática.

 Por Ailín Bullentini

Aplausos y silbidos midieron, desde la plaza Lavalle, el impacto de las exposiciones de cada uno de los “amigos del Tribunal” que se sucedieron sin respiro frente a la Corte Suprema, en lo que fue la primera parte de la audiencia pública para analizar la constitucionalidad de un puñado de artículos de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. “Lorenzetti, Fayt, Argibay, Highton, ¿de qué lado están?”, preguntaba uno de los tantos carteles que alzaron mujeres y hombres de todas las edades mientras escuchaban con atención de expertos los argumentos a favor y en contra de la aplicación plena de la norma aprobada en 2009. El punto más álgido de la jornada lo ofreció el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), Martín Sabbatella, que ya por la noche ofreció un encendido discurso ante una plaza repleta de gente. “Con este abrazo popular militante esperamos que en poco tiempo se resuelva la situación y que la Corte esté a la altura de la circunstancias, para que nuestra democracia pueda seguir dando pasos adelante en lugar de retroceder”, dijo Sabbatella. Y concluyó: “Con la fuerza militante de los pasos dados seguiremos por lo que falta”.

La inmensa mayoría de las agrupaciones militantes colmó la plaza frente al edificio principal del Poder Judicial varias horas después del final de la audiencia organizada por la Corte Suprema. Para el momento en el que Sabbatella subió al escenario, ya habían festejado con su música Teresa Parodi, Peteco Carabajal, Juan Carlos Baglietto y Lito Vitale y varios otros músicos. “Hoy estamos defendiendo el futuro. Esta ley tiene su historia de militancia por una comunicación para todos y todas, y es ése el futuro que queremos”, remarcó el titular de la Afsca.

Desde temprano, durante la primera parte de la jornada, se podían ver las banderas de Nuevo Encuentro, Kolina, Miles y ramas de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), a las que luego se sumaron las del Movimiento Evita, La Cámpora y la Juventud Peronista. Así también lo hicieron diversas personalidades presentes, que desde un primer momento sostuvieron la necesidad de la aprobación y, desde hace cuatro años, la aplicación completa de la ley de medios. Referentes de organismos de derechos humanos, como Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo (Línea Fundadora), académicos como Horacio González y Edgardo Mocca, numerosos actores, muchos legisladores nacionales y de la Ciudad fueron de la partida pasada la media tarde.

Sabbatella le dedicó un “especial reconocimiento” al vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, también presente. Desde una carpa ubicada en un costado del predio, el Foro organizado en conjunto por la Afsca y la Coalición por una Comunicación Democrática comenzó no bien finalizó la transmisión de la audiencia pública, que se extendió hasta pasadas las 14 (ver aparte).

Horas antes de expresar la postura estatal frente a la Corte Suprema, lo que hará esta mañana, Sabbatella aseguró que la ley de medios audiovisuales “enfrenta posiciones dominantes que generan prácticas desleales y lesionan la libertad de expresión, el derecho a la comunicación y la democracia”. “La ley no habla de ningún grupo en particular, pero en esta discusión sí se habla de Clarín porque es el gigante tomatodo, porque es el único que se resiste, porque construyó su poder con la ayuda del genocidio en los ’70, de los negocios durante los ’90, extorsionando a los cableoperadores del interior y porque utiliza este poder económico mediático para condicionar la democracia y extorsionar a los gobiernos.” Por último, señaló: “Las decisiones se toman en el Congreso nacional, en la Casa de Gobierno, donde están los representantes del pueblo, no en una oficina de ningún CEO. Es eso lo que no se bancan –dijo, en alusión a los dueños del conglomerado mediático–: no mandar más”.

Mientras se desarrollaba la audiencia pública que organizó la Corte, mientras se sucedían los argumentos a favor y en contra de la constitucionalidad de los artículos 15, 18, 41 y 161 de la ley, afuera “el pueblo que escribió” esa norma –tal como definió la convocatoria de la Coalición y la Afsca– escuchaba con atención, festejaba y fustigaba las expresiones bajo el sol.

“Cómo no vamos a venir”, se asombró Hilda Salmo ante la pregunta acerca de su presencia frente al escenario instalado de espaldas al Palacio de Tribunales, con la atención puesta en una de las pantallas gigantes apostadas a cada lado. Salmo se acercó a la plaza junto con una amiga, con quien coincidió en que la audiencia pública ante la Corte era “una payasada”, ya que “nada puede primar más que el pedido de toda una sociedad que exigió y luchó por una ley que el Congreso aprobó hace mucho tiempo”, consideró. “Necesitamos esta plaza llena de gente para defender a esta ley que garantiza la libertad de expresión para todos”, dijo Hugo Feterrath, orgulloso militante de la agrupación Pingüinos K: “Nosotros luchamos por la libertad de expresión, ellos exigen libertad de opresión”, destacó.

Cuando el representante del Observatorio Iberoamericano de la Democracia, el venezolano Asdrúbal Aguiar, culminaba su exposición en respaldo de lo planteado por el Grupo Clarín en cuanto a la inconstitucionalidad de los artículos de la ley de medios, las reacciones del afuera comenzaron a inmiscuirse en la sala en donde se llevó a cabo la audiencia. Aguiar recibió las primeras silbatinas de parte de los manifestantes. Luego, al titular de la Asociación Argentina de Juristas, Beinusz Szmukler, lo recibieron con aplausos, que se repitieron cuando sus argumentos respaldaban la posición del Estado.

Los aplausos también alentaron al abogado constitucionalista Víctor Abramovich, quien, como parte de la Universidad Nacional de Lanús, habló en favor de la ley: “Esta es una norma de garantía”, dijo. Al semiólogo Eliseo Verón, quien al final de su discurso calificó de “obsoleta” a la ley, lo abuchearon largo y tendido. Las palabras del titular del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Horacio Verbitsky; la defensora del Público, Cinthya Ottaviano; y la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, fueron por lejos las más festejadas. “Exactooooo”, asintió un convencido cuando Ottaviano expresó que “la información pertenece al público”. Entre la gente casi ni se escucharon las palabras del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, hacia el cierre de la audiencia, que continuará hoy con las posturas de las partes y las preguntas de los jueces supremos. “Tomala vos, damela a mí, el que no salta es de Clarín”, se cantaba en la plaza.

Compartir: 

Twitter
 

“Por la democracia y la libertad de expresión” fue el lema de la convocatoria a la plaza Lavalle.
Imagen: Carolina Camps
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.