ECONOMíA › COMENZó EN EL SENADO EL DEBATE DEL PROYECTO DE LEY QUE DISPONE LA REAPERTURA DEL CANJE DE TíTULOS DE DEUDA EN DEFAULT

Primer paso de la estrategia de aislar a los buitres

El dictamen de mayoría de las comisiones de Presupuesto y Economía del Senado habilita el tratamiento el próximo miércoles.

 Por Sebastián Premici

Las comisiones de Presupuesto y Economía del Senado firmaron el dictamen de mayoría para suspender la denominada ley cerrojo, que permitirá una nueva apertura del canje de deuda. La iniciativa será tratada en el recinto el próximo 4 de septiembre. El radicalismo afirmó que acompañará la reapertura, aunque cuestionó la estrategia política y jurídica del Ejecutivo ante la Justicia norteamericana. El FAP adelantó que se opondrá, como ya lo hizo en los anteriores canjes. La senadora Sonia Escudero (peronismo disidente) no firmó el dictamen y dejó entrever que votará en contra, una actitud similar a la que podrían adoptar los puntanos Liliana Negre de Alonso y Adolfo Rodríguez Saá.

“Nos enseñaron que había que endeudarse cuando las tasas de interés eran bajas, pero éstas siempre crecen. Lo sabemos nosotros con todo el dolor que nos causó y lo sabe el pueblo norteamericano, con el estallido de las hipotecas subprime. El endeudamiento es un gran negocio para los centros financieros”, enfatizó Axel Kicillof, viceministro de Economía, y agregó: “Nos recetaron el llamado Blindaje, con la condición de bajar el gasto público y recortar las jubilaciones, y luego vinieron con el Megacanje. ¿Se acuerdan de David Muldford?”.

Mientras pronunciaba estas palabras, la mirada de Kicillof estaba puesta en el final de la mesa donde estaban sentados los radicales Ernesto Sanz, Gerardo Morales, José Cano, Juan Carlos Marino y Luis Petcoff Naidenoff. Tanto el Blindaje como el Megacanje formaron parte de la deuda que eclosionó a fines de 2001 con el gobierno de la Alianza.

“Esto es una política de Estado que nos encuentra despojados de nuestras posiciones partidarias”, sostuvo Sanz a su turno. De esta manera adelantó que la posición de la UCR será acompañar el nuevo proceso de canje, al igual que en 2005 y 2010. Dicho esto, el radical ensayó una serie de cuestionamientos. “El Gobierno disimula errores del presente con derrotas del pasado. Tenemos derecho a saber cómo fue la estrategia jurídica en los tribunales de Estados Unidos. Tenemos la convicción de que hubo una mala gestión política en la reestructuración. Los responsabilizamos a ustedes. Cómo creen que se puede ganar un pleito con todas las cosas que han dicho sobre la Justicia norteamericana”, expresó Sanz, con tono virulento.

“El negocio de los fondos buitre no es cobrar sino demandar a los deudores. Por ejemplo, el fondo Elliot compró bonos argentinos en 2008, que representaban 400 millones de dólares, por los que pagó solamente 40 millones. Y ahora reclama 700 millones de dólares. A esa jugada se está oponiendo la Argentina”, sostuvo Hernán Lorenzino, ministro de Economía.

El debate de la deuda externa siempre tiene cuestiones que provocan una elevada tensión en el Congreso. Fue durante una asamblea legislativa a fines de 2001 cuando Rodríguez Saá declaró el default. Ayer, el puntano aseguró que sería bueno “investigar a quienes son los verdaderos tenedores de deuda defolteada”. “Expliquémosles a los argentinos que esto nos perjudica, que aquí hay un fracaso. Anótenlo bien porque parece que sólo los festejos son del kirchnerismo y los fracasos son de todos”, manifestó Rodríguez Saá casi al final de la reunión, sin mencionar que fue él quien declaró el default.

Al momento de tratarse la última reapertura del canje, en noviembre de 2009, el puntano votó en contra de la normalización del pago de la deuda, al igual que los salteños Carlos Romero y Sonia Escudero, con quienes hoy conforman un interbloque.

Por lo general, en las reuniones de comisión deberían primar los discursos técnicos, sobre todo cuando hay funcionarios del Ejecutivo, mientras que los discursos políticos quedan para el recinto. Esa es la regla tácita de la Cámara, que pocas veces se cumple. En este sentido, Sanz aprovechó el envión y le recordó al oficialismo que “3 de cada 4 argentinos votó en contra del gobierno y eso merecería una reflexión más profunda por parte del gobierno”.

También cuestionó a Mariano Recalde por su gestión en Aerolíneas y por el video que se difundió el lunes a la noche, donde el funcionario criticaba a la empresa LAN. Acto seguido, se retiró del salón Azul del Senado donde transcurría la reunión y no volvió para escuchar las respuestas de los funcionarios.

“No tiene nada que ver el discurso interno”, respondió Miguel Angel Pichetto a la diatriba de Sanz. “No creo que hayan sido los discursos lo que determinó el fallo de la cámara de Nueva York. No es una cuestión de discursos sino de intenciones”, reflexionó el jefe del bloque del FpV, quien también cuestionó a los “economistas estrellas de televisión”, que argumentan que el Gobierno debería volver a los mercados internacionales.

En 2010, el llamado Peronismo Federal votó en contra de la reapertura del canje. En la reunión de ayer hablaron Rodríguez Saá y Escudero. La senadora salteña criticó el proyecto enviado por el Ejecutivo, ya que considera que “se está prohibiendo el pago en mejores condiciones a los tenedores de deuda pública que hubieran iniciado acciones legales, lo que parece anticipar que el Ejecutivo no va a cumplir con un eventual fallo en contra”. De esta manera, Escudero adscribió a los reclamos de los fondos buitre, que pretenden cobrar por la totalidad de la deuda demandada, cuando el 93 por ciento del universo de los tenedores de bonos defolteados entraron en los canjes realizados en 2005 y 2010.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El ministro Hernán Lorenzino y el vice Axel Kiciloff explicaron el alcance de la tercera ronda del canje.
Imagen: Joaquin Salguero
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.